Close
Radio Radio Radio Radio

“Los instrumentos de Arrau son una ventana a su imaginario sonoro”

Víctor Correa vive en Puerto Varas, pero su historia familiar lo ata a Chillán, puesto que toda su familia paterna es de esta zona. Es uno de los luthieres más buscados en el sur de Chile, y a pesar de su juventud, lleva en el cuerpo varios seminarios, talleres y capacitaciones tanto en Chile como en Europa.

Por estos días, Víctor viaja entre Puerto Varas y Chillán para hacerse cargo de la restauración de los instrumentos musicales que pertenecieron a Claudio Arrau y que ahora son parte del museo que lleva su nombre. La idea es que en el futuro cercano, se puedan exhibir al público, puesto que son más de 15. Mientras Víctor limpia con su propia saliva algunos de los instrumentos de Arrau, se dio un tiempo para conversar con La Discusión sobre este proyecto.

– ¿Cómo te conviertes en luthier?

Empecé chico, partí tocando violín y uno se va encontrando con los problemas de mantención y de tener los recursos, porque es caro. Así fui haciendo talleres, juntando conocimiento y luego entré de aprendiz a un taller en el cual terminé siendo el jefe. Cuando tuve más inquietud, fui a Europa para estudiar otras disciplinas. También estudié restauración y conservación de objetos patrimoniales. Empecé a los 15 y tengo varios años de carrete.

– ¿Qué hace un luthier?

Nos dedicamos a los instrumentos musicales en tres áreas: la construcción, reparación y restauración. Hay luthieres que concentran algunas de estas especialidades y hay otros que hacen de todo. En las localidades más alejadas de la capital, uno tiene que hacer de todo.

– ¿Con qué te encontraste en el museo?

Estamos en proceso de catastrar. La encargada de colecciones viene documentando desde hace tiempo la colección. Hemos ido tratando de dilucidar lo que hay. Hay alrededor de 15 instrumentos, hay de todo el mundo, africanos, asiáticos, europeos, chilenos. En su mayoría son bien folclóricos, escapan a lo tradicional. Recuperar estos instrumentos y poder exhibirlos es una ventana al imaginario sonoro de Claudio Arrau, de por qué cuando viajó a determinados países trajo esos instrumentos. Muchos de ellos no eran nuevos, eran usados, probablemente antes que él los adquiriera ¿Le habrá gustado ir a los persas, los compró o los recibió de regalo?

– ¿Cuál te llamó más la atención?

Son varios. Son los pequeños, los menos considerados. Hay una kalimba africana muy antigua, de construcción bien autóctona, cosas que uno casi ya no ve. Los instrumentos revelan realidades etnográficas.

– ¿Cuál es el plazo que se han impuesto?

La primera etapa termina a fin de año, estamos catastrando, documentando, fotografiando, generando fichas de cada uno para hacer las limpiezas y diagnósticos para estabilizarlos e impedir que sigan deteriorándose. Vamos a evaluar hasta qué punto los vamos a restaurar.

– ¿Por qué la saliva es el mejor limpiador?

En muchos objetos la saliva es muy efectiva porque tiene enzimas que son moléculas capaces de romper otras moléculas orgánicas, principalmente grasas; lo que más causa daño precisamente es la grasa de las manos. Estas enzimas además son inocuas, es muy seguro usar la saliva, sobretodo cuando el estrato es muy sensible.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top