Close
Radio Radio Radio Radio

Los diablos rojos salen a sorprender a los cruzados con ímpetu ofensivo

La final de la Súper Copa en noviembre del año pasado dejó un amargo sabor en Ñublense tras caer en una dramática definición a penales frente a la Universidad Católica en el estadio Ester Roa Rebolledo de Concepción.

Tras casi seis meses después, diablos rojos y cruzados se vuelven a ver las caras, esta vez en el estadio Nelson Oyarzún Arenas de Chillán, que será una caldera este domingo y donde el cuadro ñublensino espera ratificar su sello ofensivo, que le ha permitido mantenerse todo el torneo en la parte alta de la tabla de posiciones.

Con sello ofensivo

“Respetamos a Católica, que es un gran equipo, pero más enfoco en mis jugadores, a los que les dije que debían jugar también como equipo grande, porque representan a un club y una ciudad grande, así que será un lindo espectáculo”, anticipó el DT, Jaime García, quien volvería al 4-3-3 para sorprender a los cruzados con mucha velocidad y potencia por las bandas.

De los últimos tres duelos con la UC, Ñublense perdió solo uno, pues en San Carlos de Apoquindo el año pasado igualó 2-2, tras ir ganando 2-0, en Chillán había perdido 1-0 con un autogol de Fabricio Fontanini y en la Súper Copa igualó 1-1 y solo cayó en los penales.

“No, no, esto no es una revancha por la Súper Copa, cada partido de esta clase es una motivación doble para nosotros, que queremos seguir peleando arriba y este partido es una prueba para saber si estamos para seguir peleando puestos de Copa Libertadores”, analizó el volante argentino, Federico Mateos, quien también explicó la razón por la cual el Rojo siempre le ha hecho buenos partidos a los elencos llamados “grandes”.

“Yo creo que pasa porque los jugadores en estos partidos dan un plus, quizá psicológicamente en otros partidos no lo damos, además el cuerpo técnico sabe manejar estos partidos y uno se motiva el doble contra estos equipos y quiere sacar la mayor motivación posible para dejar bien parado al club”, reconoce la “Joya” Mateos, quien le marcó a la UC en el último duelo que sostuvieron chillanejos y cruzados en Collao, el 2021, por la final de la Súper Copa.

El argentino cree que si vencen a la UC, pueden prolongar una gran primera rueda.

“Uno siempre quiere ganar, si jugamos la Champion, te aseguro que la queremos ganar, pero sabemos que todos los rivales son difíciles y la idea es pelear siempre arriba”, sentencia.

La UC

En la UC lamentan la ausencia de Fernando Zampedri, suspendido, al igual que Diego Valencia, pero el técnico Rodrigo Valenzuela cree que tiene plantel para suplir esas ausencias.

“Sabemos que Ñublense es un equipo que ha estado prácticamente todo el torneo arriba en la parte y tiene definida su forma de jugar, por lo que también tendremos recaudos, pero esperamos imponer nuestro juego. Sabemos que Fernando (Zampedri) es importante para el equipo, pero tenemos un plantel competitivo y algunos jugadores que no les ha tocado participar, sabemos que cuando lo hagan serán competitivos”.

Para el choque con la UC, García dispuso los ingresos de Rafael Caroca, Matías Moya y Alexander Aravena, formado en la cantera cruzada.

Se esperan 10 mil espectadores en el estadio Nelson Oyarzún para un espectáculo que estará marcado por un fuerte despliegue policial y una sed de revancha incontenible por parte de los diablos rojos que aún recuerdan esa final de la Súper Copa.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top