Close
Radio Radio Radio Radio

Docentes y apoderados de colegios frente a las plazas de Chillán acusan perjuicio moral por constante instalación de carpas

Mauricio Ulloa

Impotencia. En esa palabra se podría cristalizar la principal sensación de apoderados, docentes y directores de los establecimientos educacionales que están ubicados frente a las plazas del centro de la ciudad, y que -de brazos cruzados- ven como estos espacios públicos y orientados al esparcimiento familiar se han convertido en lugares donde se bebe alcohol, se consume drogas y también como se han instalado campistas.

Puntualmente, este último fenómeno -el de las carpas- ya volvió a ser notorio en lugares como el odeón de la Plaza de Armas, la plaza San Vicente y, de manera casi escandalosa, en la plaza Los Héroes, frente a la Escuela México.

Allí, un grupo de personas se tomó toda la plazoleta (cerca de 30 metros de largo) para poner sus carpas, orear sus sacos y frazadas; para colgar su ropa.

Y esa es, de hecho, la primera imagen que ofrece la salida de la Escuela México.

Adriana Castro, orientadora de esta escuela, dice: “hemos tenido personas durmiendo en el acceso de la escuela, bajo el alero de la entrada. Y estas personas que llegaron ahí tienen toda una rutina de vida, almuerzan, duermen y hacen sus necesidades ahí y eso ya está generando una situación muy incómoda para los niños y los apoderados”.

En el Colegio San Buenaventura, la situación no es mejor. La plaza San Francisco ha sido escenario de intervenciones policiales, detenciones por beber en la vía pública y consumo de drogas. Además, lo de las carpas tampoco es novedad.

La inspectora del establecimiento, Lilian Saavedra, dice que “el principal riesgo son nuestros adolescentes, porque ellos si se enfrentan a eso, el riesgo de que generen lazos con personas que venden drogas siempre existirá. Acá hay un perjuicio moral, y creo que ya tendremos que analizar la posibilidad de pedir intervención policial o de Carabineros si esto no se soluciona”.

Apoderados molestos

El Colegio San Vicente tampoco está inmune. Grecia Ibarra, apoderada de un menor de segundo básico, sostiene que “acá, obviamente es todo seguro y mejor, pero todo eso que pasa en la plaza es penoso, da susto y llega a dar rabia que las autoridades no hagan nada. Entiendo a la gente en situación de calle, pero creo que hay mucha gente sin hogar en Chile y la mayoría no anda haciendo este show en las plazas”.

Paola Cabezas, mamá de un alumno de la Escuela México, relata que “nosotros somos del Parque Lantaño, donde también hubo carpas. Un día una de esas personas asustó a mi hijo y, ahora, cuando él vio esto en la plaza se asustó mucho. Uno se puede poner en el lugar de las personas en situación de calle, pero no comparto que vengan a ensuciar y a instalarse en la plaza, eso me parece hasta insalubre y muy triste que ocurra frente a la escuela”.

Sin embargo, los apoderados tampoco han presentado estas incidencias a las autoridades. Como ejemplo, en el Liceo Narciso Tondreau, que tras la última fusión cuenta con cursos desde prekinder en adelante, solo se han escuchado lamentos por lo que sucede en la plaza San Vicente, pero nada formal.

La subdirectora, Verónica Palacios, aunque añade que han advertido que en las noches hay personas que ingresan a dormir a los patios (dejando restos orgánicos), que han sido objeto de robos o que hay niñas a quienes les dicen frases con contenido sexual, “ellos lo comentan en sus casas, pero lo cuentan como algo normal, cotidiano, porque al final todo se normaliza, y eso es el mayor de los riesgos. Hay quejas, pero nosotros no podemos hacer nada, aunque tenemos que conversar y definir si las extendemos a las autoridades”.

Debut de la ordenanza

Alejandra Martínez, directora de la Oficina Municipal de Seguridad (OMSE) dijo a La Discusión que “en marzo, por unanimidad del Concejo Municipal, se aprobó una ordenanza que prohibe el acampar o pernoctar en espacios de uso público. Esta ordenanza se va a comenzar a aplicar a partir de mañana”.

Inspectores municipales y carabineros fueron a conversar con algunos campistas y, tras explicarles la actual situación de ilegalidad, les informaron lugares para poder hospedarse de manera gratuita y segura. “Volveremos mañana (hoy) para volver a conversar con ellos, y en caso de rebeldía, se aplicarán todas las disposiciones que permite la ordenanza, lo que incluye el desalojo”, adelantó.

La directora invitó a apoderados y representantes de colegios, afectados por esta situación, “a que nos visiten y poder solucionar de manera conjunta este problema”.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top