Close
Radio Radio Radio Radio

Salud, pedagogías y cs. sociales: las apuestas de Benito Umaña para la sede Chillán de la UBB

Benito Umaña Hermosilla, actual decano de la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE) de la Universidad del Bío-Bío (UBB), anunció que competirá por la rectoría del plantel estatal.

Con más de diez años de experiencia en el cargo, y treinta y siete de ligazón con la casa de estudios -desde que lo acogió como alumno-; sostiene que su propuesta no se agota en una visión “economicista”.

“Es sistémica, pluriestamental y enfocada en las personas. Los desafíos son superar brechas tecnológicas y administrativas, además de la modernización, entre otros”, dijo.

– ¿Ser decano de la FACE puede otorgarle ventajas, como una visión más amplia de la realidad económica universitaria?

– Sin duda que ser decano por más de diez años me entrega una visión bastante amplia y estratégica de la universidad. Sin embargo, no debemos perder de perspectiva que la universidad es un ecosistema conformado por personas y estamentos, con sensibilidades y áreas del conocimiento muy diversas. Nuestra propuesta no se sustenta en una visión economicista, muy por el contrario, trabajaremos a través de una visión sistémica, pluriestamental, con una real y genuina preocupación por las personas, que priorice su desarrollo humano y espiritual. Nuestras seis facultades y veintiocho departamentos representan la pluralidad universitaria, y son el sostén de nuestra riqueza cultural.

– ¿Qué lo motiva a presentarse como candidato a rector?

– Indudablemente que hay un factor de identidad, considerando que llevo treinta y siete años ligado a la Universidad del Bío-Bío, desde que ingresé como estudiante, el año 1985. Eso ha significado que le tenga un enorme cariño a nuestra universidad, a la que he logrado conocer desde lo profundo en los distintos roles que me ha correspondido participar, tanto en Biobío, como en Ñuble. El aprendizaje alcanzado todos estos años me motiva a aportar desde la rectoría, entendiendo que no se trata de una sola persona, de una rectora o de un rector, sino que de un proyecto colectivo, convocante, con equipos multidisciplinarios que puedan abordar los enormes desafíos que tenemos hacia el futuro.

– ¿Cuáles son los desafíos más relevantes a abordar en su gestión de salir electo rector?

– Los desafíos los ubico en tres niveles. El primero, de corto plazo, tiene que ver con agilizar temas operativos y de procedimientos al interior de la universidad. Entendiendo que la modernización institucional es un proceso gradual, no podemos dejar de lado algunas tareas inmediatas que acojan las necesidades y quejas de los diversos estamentos respecto de la ralentización de nuestros procesos administrativos. Tenemos que brindar todas las condiciones a nuestros docentes, investigadores, administrativos y estudiantes para poder desplegar sus talentos y ponerlos a disposición de nuestra sociedad. En ese sentido, la pandemia nos abrió grandes oportunidades para identificar los nudos y brechas, por ejemplo, en materia tecnológica. El segundo aspecto tiene que ver con el mediano plazo, en que hay una serie de desafíos en materia de oferta académica. Cómo fortalecerla y modernizarla, es un desafío enorme, así también la creación de nuevas carreras. Respecto de la investigación, tenemos el objetivo de acercar la reciente creación de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado hacia los departamentos, hacia los académicos y académicas, para que les sea un apoyo relevante, una base que les permita agilizar todos sus proyectos y publicaciones. Y sin duda, el objetivo mayor es proyectar nuestra universidad hacia su centenario, como una institución de excelencia y líder en el centro-sur de nuestro país. En este pilar, la vinculación con el medio jugará un rol preponderante en los próximos años y décadas.

Sede Chillán

– La UBB anunció el proyecto para impartir Medicina en su sede Chillán, con la colaboración del Gobierno Regional de Ñuble. En su eventual rectoría, ¿Cuál es la importancia que le dará a esta iniciativa y al trabajo conjunto con las autoridades locales?

– En marzo del año 2018, realizamos algunas reuniones preliminares con el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y los Alimentos, retomando un trabajo de hacía ya varios años, el cual fue liderado por el Profesor Enrique Zamorano, de la Facultad de Ciencias, pues visualizábamos desde aquella época que la materialización de la carrera de Medicina para la Región de Ñuble era una oportunidad que debíamos abordar con sentido de urgencia. El polo de salud, y en particular la carrera de Medicina, es un proyecto que consideramos estratégico, no solo para el futuro de la Universidad del Bío-Bío, sino que para el bienestar de los habitantes de la región. Cumple plenamente con nuestra misión institucional como universidad estatal y pública, y tendrá nuestro apoyo en sus fases sucesivas con una adecuada vinculación con autoridades, el mundo privado y la comunidad regional. Hay otras iniciativas también muy importantes, como lo es la carrera de Química y Farmacia, que esperamos prontamente se concrete y se sume a la oferta de carreras de nuestra institución.

– También se está impulsando impartir la carrera de Derecho. ¿Cómo proyecta a la sede Chillán y su rol como formadora de recursos humanos para la Región de Ñuble?

– Efectivamente, hemos estado impulsando la creación de la carrera de Derecho, entendiendo que todos los proyectos de nuevas carreras nacen a partir de una disciplina en particular, pero donde confluyen aportes de diversas áreas del quehacer universitario. Necesitamos fortalecer la oferta académica de la Universidad del Bío-Bío, decisión que debe sustentarse en dos premisas: primero, en abrir espacios de diálogo al interior de la universidad sobre la pertinencia de estos cambios, con una mirada colectiva y visionaria. En segundo lugar, respaldar estas decisiones en estudios rigurosos y responsables. Además, vemos que una vía complementaria es replicar carreras, tanto hacia la sede de Concepción, como desde allá hacia nuestra sede de Chillán.

– La sede Chillán imparte un área clave para el desarrollo del país: las pedagogías. ¿Qué propone para potenciar estas carreras?

– Educación y Humanidades cumple un rol fundamental en nuestro entorno social, además de contar con una historia y prestigio que, sin duda, nos enorgullece.

Queremos fortalecer las carreras de Pedagogía y el área de Ciencias Sociales. Un elemento central es la articulación con todo el sistema educativo, especialmente el público de enseñanza media, hacia el cual debemos difundir nuestras carreras y aumentar el interés de nuestros jóvenes por pedagogía. El objetivo es poner en valor carreras que son trascendentales para el ciclo vital de todas las personas, y para el desarrollo de nuestra sociedad.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/