Close
Radio Radio Radio Radio

Demanda por terrenos en Ñuble crece 91,5% en el primer semestre

El diseñador gráfico Mauricio Valverde Sandoval (37), junto a su esposa (36), también diseñadora, y a su pequeño hijo de seis años, tomaron una decisión radical en junio del año pasado, angustiados por las restricciones que impuso la pandemia: dejaron Concepción y se mudaron al campo, específicamente al sector Los Maquis, en Cobquecura, en busca de una mejor calidad de vida.

“Estuvimos tres meses encerrados en Concepción, vivíamos en un condominio, donde la gente no se saluda, ni siquiera sabes los nombres de los vecinos. Fueron los meses más malos del encierro para nosotros como familia, así es que arrancamos. Vendimos casi todos los muebles y cosas grandes, hice más de diez viajes en la camioneta, con todas las dificultades que había en esa época para poder moverse”, recordó.

El profesional destacó que fue una buena decisión: “Mi hijo, que ahora tiene siete años, es el más feliz. Es hiperactivo, así es que hay que moverse con él, y siento que le ha hecho muy bien el campo, ha bajado las revoluciones”.

Valverde y su esposa son dueños de la agencia Estudiocienpies, de diseño, publicidad y comunicaciones, lo que les da la libertad de trabajar de manera remota.

Destacó que “acá hay mucha gente que se ha venido, un vecino vendió un terreno de 20 parcelas y las vendió todas, hoy ya hay cinco construcciones en proceso, acá pega mucho el conservacionismo ambiental, estamos arrancando eucaliptos y reemplazando por árboles nativos, este año planté más de 100 nativos, tengo un pequeño vivero. Tenemos, además, una muy buena relación con los vecinos, a veces ayudamos en las labores agrícolas, acá aún funciona el mingaco -o cambio de días-, no se ve mucho el pago en dinero, aún hay trueque de semillas”.

“Después de 13 años viviendo en Concepción, siempre tuvimos la idea de vivir en el campo. Ambos, con mi señora, venimos de ciudades pequeñas (Quirihue y Cobquecura) y la entrada de nuestro hijo al colegio era la fecha límite para decidir quedarnos en Concepción o vivir en un lugar más tranquilo, con mejor calidad de vida y lejos del estrés de las grandes urbes. En Cobquecura está la familia de mi señora, mientras que mis padres y hermanos viven en Quirihue, así que acá estamos más cerca de los afectos”, sostuvo Valverde.

Además, hizo hincapié en los atractivos de Cobquecura. “Siempre me gustó Cobquecura, esa mezcla de mar y campo, hay 52 kilómetros de playas hermosas, gente buena, vecinos de verdad que te ayudan y al final te sientes parte de una comunidad, donde ser un aporte real. Hay hartas necesidades, pero las personas son felices, con poco hacen mucho y eso es algo que hay que aprender y cultivar”.

“Sin temor a equivocarnos, ha sido el mejor año de nuestras vidas como matrimonio, estamos tranquilos, rodeados de familia, mi hijo tiene amigos, es libre acá; hemos desarrollado nuestra vida casi con completa normalidad, lleva más de dos meses asistiendo a clases presenciales, estamos a seis kilómetros del mar, en el campo, tenemos aves, dos perros, rodeados de naturaleza, y la tranquilidad de poder trabajar desde casa, con mejores ingresos y lejos del estrés de las grandes ciudades”, resumió.

“Nosotros nos vinimos al campo, a retomar labores de agricultura a pequeña escala, a futuro planeamos algo turístico, estamos construyendo nuestra casa- oficina y tenemos una excelente conexión a internet móvil acá. Además, tenemos varios planes que estamos ejecutando: estamos reforestando con nativos, tenemos huerta, chacra e invernadero”, describió.

Mauricio Valverde también abordó el dinamismo que exhibe el mercado de los terrenos en Cobquecura, con un aumento sostenido del valor del suelo en los últimos años, incidido también por las expectativas de la pavimentación de la ruta costera y de la construcción del puente en la desembocadura del Itata.

“Hay un alza significativa, tenemos vecinos que han comprado media hectárea por sobre los 30 millones de pesos, lejos del mar, olvídate los valores de los terrenos con vista al mar”, comentó.

Estudio

De acuerdo al estudio realizado por la plataforma de compraventa de terrenos PortalTerreno.com, en el primer semestre de 2021 se observó un aumento de 91,5% en la demanda de terrenos en la región de Ñuble, el quinto mayor incremento a nivel nacional.

Lo anterior da cuenta de un fenómeno que se ha observado con mayor dinamismo en las regiones de Valparaíso (128,1%), Coquimbo (115,4%), Los Lagos (105,0%) y Metropolitana (103,7%).

“Durante los primeros seis  meses de este 2021, las cotizaciones por terrenos en todo Chile aumentaron fuertemente un 83% y sorprendentemente, la cantidad de terrenos publicados bajó, haciendo notar la gran absorción de terrenos en el último tiempo. El aumento se ha venido viendo de manera constante en los últimos dos años, notando la gran relevancia que han ido adquiriendo los terrenos en el país. La ‘nueva normalidad’ trajo un gran cambio en la manera de vivir y trabajar, pero también de la necesidad de buscar más espacio”, indica el estudio.

Entre los factores mencionados para explicar el fenómeno, el estudio apunta a la pandemia del coronavirus, al estallido social, al alto precio de la vivienda en Santiago, al teletrabajo y a la falta de espacio, términos que se han repetido durante el último año.

Las historias de personas que decidieron vender su casa en la ciudad para irse a vivir una vida más tranquila al campo, como la de Mauricio Valverde y su familia, se han ido haciendo cada vez más comunes.

Andrés Sadler, fundador y CEO de PortalTerreno.com, detalló que, en el caso de Ñuble, “prácticamente, más de la mitad corresponde a parcelas de 5.000 m2, que igualmente son las más demandadas y populares en la zona, básicamente por un tema normativo”.

Asimismo, detalló que Cobquecura es la comuna más demandada, seguida por Chillán, Pinto, Quillón y San Carlos.

Sadler explicó que “en general, vimos un aumento muy fuerte en todas las regiones y Ñuble destacó como el quinto mayor aumento dentro de Chile, casi alcanzado los niveles de cotizaciones de la Región del Bío Bío, que está más consolidada”.

El profesional apuntó que “el fenómeno sigue la tendencia general causada por el aumento de liquidez ante retiros de fondos previsionales, personas buscando mayor espacio gracias al teletrabajo y también la estacionalidad, ya que el primer semestre tiene dos meses muy fuertes en cotizaciones (enero y febrero)”.

En ese sentido, destacó que el principal uso que los visitantes al portal le quieren dar a los terrenos cotizados, es el de parcelas de agrado.

Precios al alza

El mayor interés por comprar terrenos en Ñuble no es un fenómeno nuevo, pues el avance de la fruticultura desde la zona central hacia el sur le ha puesto presión al mercado inmobiliario, que ha observado un aumento sostenido de la demanda y una fuerte presión al alza de los precios, particularmente en zonas de gran atractivo, como las comunas de Cobquecura, Pinto y Quillón, o de buena conectividad y cercana a ciudades, como Chillán, San Carlos, Coihueco y San Nicolás.

Lo anterior también ha despertado el interés de inversionistas inmobiliarios, que han buscado terrenos de gran extensión para desarrollar loteos, multiplicando el valor de dichos predios, un formato conveniente para familias que buscan tener una segunda vivienda y que están dispuestas a pagar más por aspectos como la urbanización y la accesibilidad, que en algunos casos ofrece facilidades para el acceso a financiamiento bancario.

El corredor de propiedades Raúl Roldán, quien ha observado la evolución del mercado de terrenos en Ñuble en los últimos años, coincidió con Sadler respecto del aumento de la demanda. “De todas maneras hay más interés, más que hace un año. Esto se relaciona con la necesidad de tener un lugar donde descansar, lo menos poblado posible, lejos de la urbe y todo lo que significa, además, la región por sí sola cuenta con muchos lugares atractivos, en el campo, en la playa, en la montaña.

Destacó que más de un 50% de los cotizantes busca un terreno para segunda vivienda, cerca de un 40% para negocio de loteo y apenas un 10% para fines agrícolas. De hecho, postuló que en el caso de quienes buscan un predio para levantar una segunda vivienda o eventualmente, mudarse definitivamente, “puede ser atribuible a los retiros de los fondos de pensiones”.

También apuntó a Cobquecura como la comuna más cotizada, e incluyó a Ninhue entre las favoritas.

Asimismo, sostuvo que, entre los compradores, “la mayoría son de Concepción y Santiago. Son familias y matrimonios de 45 años en adelante”, subrayó.

Roldán reconoció que “si bien los precios han tendido al alza, yo diría que no más de un 20%, existen buenas ofertas en la región, aún hay mucho que ver; la gente busca las tres B: bueno, bonito y barato”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top