Close
Radio Radio Radio Radio

Crean salas modulares para agregar valor a los productos campesinos

Con el objetivo de propiciar una cultura de innovación en la agricultura familiar campesina y agregar valor a la producción, el proyecto Modulab, desarrollado por la consultora Ideolab, de Chillán, con apoyo de Corfo, entra en su cuarta y última etapa, pues luego de desarrollar y habilitar las primeras salas de proceso modulares, se capacitará a los futuros usuarios no sólo en el manejo del equipamiento y los protocolos, sino que serán parte de un programa de formación en emprendimiento e innovación, de manera de mejorar su competitividad con una perspectiva de sustentabilidad.

Pablo Escobar, director de Ideolab Consultores, quien trabaja junto a Tabita Aguilar, explicó que el proyecto Modulab tiene dos grandes objetivos. Uno es la construcción y habilitación de estas salas de proceso de fácil montaje, para que los pequeños agricultores de la región puedan agregar valor a sus productos, por ejemplo, para el lavado, procesado y envasado de hortalizas, con la resolución sanitaria respectiva que, en la práctica, es una de las grandes vallas para la formalización de los emprendimientos agroalimentarios. “Nosotros, como consultores, los ayudamos a obtener su resolución sanitaria”, acotó.

El otro gran objetivo es la capacitación, añadió. “A partir de la innovación y la creatividad, agregar valor”, detalló el diseñador. Son talleres orientados a emprendedores rurales, en torno a tres ejes: la innovación y valor agregado, emprendimiento y modelo de negocios y branding y marketing digital.

El proyecto Modulab comenzó su ejecución en 2019, al adjudicarse financiamiento en la primera convocatoria del Fondo Innova Social, de Corfo. “Se dividió en cuatro concursos independientes y nosotros fuimos postulando a cada uno: el primer fondo fue para hacer el estudio de este proyecto; el segundo fondo fue para construir la primera sala, lo que nos sirvió para prototipar si era factible o no; el tercero fue para desarrollar el modelo de negocio; y ahora el cuarto fondo, que es el último, es para ejecutar este programa de formación y capacitación, y en el fondo tiene que ver con propiciar una cultura de innovación en la agricultura familiar campesina de la región de Ñuble, y para eso hay que sensibilizar a la comunidad”, resumió Escobar, quien subrayó que se trata de un objetivo de largo aliento, que requiere de la colaboración entre los distintos actores.

“Estamos generando alianzas con todos los municipios de la región. Ya partimos con la Municipalidad de Chillán, con quienes haremos el primer taller el próximo viernes 2 de diciembre, que son dos grupos que suman 30 personas, potenciales usuarios de las salas de proceso; después vamos a seguir con Pinto, y en enero continuaremos con San Carlos y San Ignacio; y así iremos cerrando fechas con los demás. Estos municipios están interesados en adquirir las salas, pero eso es de más largo aliento, porque hay que levantar recursos; en el caso de la Municipalidad de Chillán, tenemos un camino recorrido y solo falta conseguir el financiamiento”. Tenemos tres salas construidas, la Municipalidad de Chillán ya mostró interés por dos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top