Close
Radio Radio Radio Radio

Conectividad para Parque Lantaño

La línea férrea en su paso por Chillán constituye un límite que divide la ciudad en dos, con lo que las escasas vías de comunicación entre el oriente y el poniente, como ocurre en el sector de Parque Lantaño, se congestionan con facilidad en un contexto de fuerte crecimiento urbano hacia el poniente.

Este tema, que impacta directamente en la calidad de vida de unas 25 mil personas, ha cobrado actualidad tras el anuncio del Gobierno de triplicar, desde el próximo año, el servicio de trenes Chillán-Santiago, que reavivó en los vecinos de Parque Lantaño la necesidad de contar con mejor conectividad. Y si bien la mayoría de los residentes del sector valora el anuncio del eventual aumento de las frecuencias de viaje de trenes, también mayoritariamente considera que se debe contar previamente con la infraestructura necesaria para resolver los tacos que podrían agudizarse con el fortalecimiento del servicio ferroviario. Hasta cinco minutos puede llegar a durar un corte de tránsito, cada vez que un tren pasa por el sector.

Como muchas otras obras relevantes, sobre este proyecto hay una enorme mora, de 15 años, si consideramos la primera vez que fue anunciada a la comunidad por parte de las autoridades de la época. La buena noticia es que despertó de ese largo letargo y la semana pasada dio un paso importante, al concluir y ser aprobada por EFE la consultoría de diseño del proyecto Construcción desnivel Parque Lantaño, que se encuentra inserto en el Plan de Vialidad Urbana Estructurante de Chillán.

Una iniciativa de este tipo toma 4 a 5 años, pero debiese avanzar con mayor celeridad, en la medida que el Gobierno Regional y las carteras de Obras Públicas, Vivienda y Transporte se involucren en él.

Este paso a desnivel debería haber sido construido en 2007, cuando fue modernizada la Avenida Martín Ruiz de Gamboa, pero la falta de un sistema de evacuación de aguas lluvias lo impidió. Pero aquel escenario ahora cambió, pues ya no existe riesgo de eventuales inundaciones, gracias al Plan Maestro de Aguas Lluvias, ejecutado los últimos 5 años en Chillán.

Esta obra se ejecutará en un área ubicada en la Avenida Ecuador, entre las calles Ejército de Chile y 24 de Enero, en una longitud de 450 metros. Según las condiciones del proyecto licitado, además del paso bajo nivel, habrá que hacer una modificación en la Avenida Brasil, desde Ecuador hasta 150 metros al sur.

Desde el punto de vista técnico, este proyecto tiene un itinerario claro y definido, pero es bien sabido que para que iniciativas de esta envergadura sean priorizadas también se requiere voluntad política, lo que demanda una actuación proactiva de autoridades de Gobierno y parlamentarios, con el objetivo de obtener un trato preferente para ella.

Se trata, a fin de cuentas, de una de las mayores moras de la ciudad y un síntoma de nuestra mayor enfermedad: la conectividad. Por último y considerando que un paso bajo nivel mejorará los flujos de tránsito oriente-poniente, pero que desde la perspectiva de largo plazo no soluciona el tema de fondo, se requiere también pensar en intervenciones mayores, como el soterramiento de la línea férrea en todo su paso por la ciudad o en habilitar nuevos accesos en diferentes puntos estratégicos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top