Close
Radio Radio Radio Radio

Reconversión e identidad

Agencias

El cambio climático, la incorporación de mayor tecnología en el manejo y la cosecha, el mejoramiento del riego, pero principalmente, las nuevas tendencias de los mercados, mueven a pensar que muchos cultivos en Ñuble tenderán a desaparecer y dar paso a otros con mayores rentabilidades y ventajas competitivas para la exportación.

No se puede negar que el futuro de la agricultura en Ñuble, así como en el resto del país, está ligado estrechamente al comportamiento de los mercados internacionales, dado que las perspectivas de desarrollo del sector tienen directa relación con el crecimiento que exhibe la demanda mundial por alimentos, como consecuencia del aumento de la población mundial y de los consumidores.

Las nuevas tendencias en materia de alimentación saludable, la mayor demanda por productos orgánicos, el incremento del consumo de Asia, las fuertes exigencias en materia de inocuidad y trazabilidad, la irrupción de las economías emergentes, la competencia de otros países productores en el Hemisferio Sur, el desarrollo de nuevas variedades, la presión por elevar los rendimientos y la oportunidad que representan los cultivos transgénicos, son todas variables que determinarán una nueva configuración del mapa agrícola de Ñuble.

Hoy, en la región se puede observar un rápido crecimiento en la superficie de frutales y vastas superficies destinadas a los cultivos industriales. Un escenario ideal para el desarrollo de una agricultura moderna, que ya está forzando los precios del suelo al alza, tal como se viene observando en algunas zonas de riego, donde las fuerzas del mercado actúan en razón de los retornos esperados. De hecho, el mayor precio de la tierra ha dado pie a una competencia de los cultivos más rentables por ocupar todos los espacios disponibles, tal como ocurrió en las regiones del Maule y de O’Higgins, donde los altos retornos de frutales y vides transformaron lo que era una agricultura tradicional a una altamente tecnificada y orientada a la exportación.

Y este proceso de reconversión, que se irá implementando de la mano del desarrollo de la agroindustria, debiera traducirse en la transformación de Ñuble en una región frutícola de primer nivel, donde la inversión en tecnología y el aumento de los retornos deberán ir acompañados del mejoramiento del capital humano, y por tanto, de los salarios.

Para enfrentar este cambio, sin embargo, es fundamental una adecuada planificación del desarrollo, de manera de evitar que esa reconversión natural termine convirtiéndose en una concentración de la propiedad de la tierra en manos de unos pocos actores externos, que podrían profundizar el proceso de migración hacia zonas urbanas que ya está en marcha.

En ese sentido, el Estado tiene un rol clave en el fomento de la incorporación de la tecnología, y principalmente, en la capacitación de los productores, de manera que la reconversión no sea la lápida de la identidad rural de Ñuble.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top