Close
Radio Radio Radio Radio

Cierre del Cine The Oz: El final del camino amarillo

Cristian Cáceres

Bajarse de la micro, caminar rápido y atravesar corriendo la Plaza de Armas de Chillán para llegar a la hora al Cine The Oz, pero esta vez no es para ver una película sino que para hablar con su dueño, Sixto Valdés, para saber por qué cierran.

Así es, luego de más 15 años, ya no seguirán las funciones en la afamada sala de cine chillaneja. “Nos vamos de acá, porque el aforo es tan pequeño que no nos permite visualizar que sea sustentable financieramente, entonces ya no aguantamos”, con estas palabras Sixto explica el cierre de The Oz.

Ahora, lo que solía estar lleno de butacas, personas y una pantalla gigante, está vacío. En los estantes quedan algunos DVDs, figuras de personajes, artículos de películas y en el suelo descansan cuadros de reconocidos filmes, como El mago de Oz, El padrino, Volver al futuro, entre otros. Todo dispuesto para una venta de garaje, que se llevó a cabo durante este fin de semana, donde los socios e interesados adquirieron los artículos.

“Lo único que guardé fue el equipo de cine y algunas butacas, porque nuestro interés es, ojalá en el corto plazo, abrir en otro lugar y esperamos adjudicarnos algunos proyectos”, menciona Valdés. Esta luz de esperanza se confirma en su comunicado donde hace una promesa: “no es un adiós, sino un hasta pronto”. Por esto el dueño de The Oz dijo: “síganos en las redes y participen en los proyectos que vamos a hacer por mientras online y en el Teatro Municipal”.

Dentro de las cosas que Valdés recalcó es “agradecer a todos: a las personas, a los socios que venían y a la gente que trabajó acá, sobre todo a la gente que trabajó en The Oz, que tienen que ser más de cien personas en todos estos años”.

Cómo empezó

En sus comienzos, Sixto Valdés junto con un socio abrió una tienda de videoclub, pero siempre con la idea de ser cine. “Los primeros dos años, 2006 y 2007, estuvo al lado en un local pequeño que está a diez metros de aquí y después nos cambiamos para acá. Cuando hicimos el negocio sabíamos que tenía un periodo de duración corta, porque los videoclub ya estaban en decaída, pero igual quisimos hacerlo porque era lo más cercano al cine que podíamos acceder”.

En esa época, era común ver los Blockbuster, pero el dueño del Cine The Oz cuenta que así como hoy día se diferencian de una multisala (por ejemplo Cinemark), también lo hicieron desde el comienzo con el videoclub. Pues ofrecía una serie de películas exclusivas, de carácter independiente, europeo, documental, entre otros. Y, en lo personal, “intentaba traer películas que me recordaban a mi niñez, de los años 80 y 90, incluso series de esa época”, aseguró Valdés.

Asimismo, tenían claro que “teníamos que innovar siempre, el cine era como una parte de ese proceso y en el camino para sobrevivir hemos sido cafetería, sushi, nos hemos reinventado muchas veces, incluso teníamos servicios de arriendos de equipo y producciones de eventos”, dijo Sixto.

Cuando ya lograron convertirse en una sala de cine, su fundador comenta entre risas que “el cine era super pobre, teníamos un proyector datashow, eso fue el 2011”. Luego, en 2019 ganaron un proyecto con el cual adquirieron equipos especializados de cine, pero esto fue antes del inicio de la pandemia por Covid-19, evitando que fuese provechoso.

La administradora de empresas, Belén Flores, trabajó durante años en The Oz, desde que inició todo, del 2006 al 2015, y comenta que en este periodo “mi labor era diversa, desde atender, arrendar y recomendar películas hasta un poco de pega administrativa.

Dentro de las iniciativas, Belén destaca las escuelas de cine en donde empezaron “haciendo difusión, puerta a puerta, colegio a colegio. Contándole a los chicos que se animaran a participar, así tuvimos las primeras ediciones de Calle Cinema, que era un proyecto súper lindo que tenía que ver con acercar el cine a los barrios. La idea era poder ir a distintas poblaciones y lugares para llevar una película destacada a la gente”.

Además, finaliza recordando que “todo fue hecho a pulso, era un sueño en el fondo. No importaba la pega que tuviéramos que hacer, si teníamos que caminar, hacer cosas a mano, trasladar cosas, porque The Oz siempre pasó a ser más que un trabajo”.

Porqué se llama The Oz

El cine The Oz recibe su nombre por la película The Wizard of Oz de 1985, que de acuerdo a lo que señala Sixto Valdés, este espacio quiere emular lo que ocurre en la filme, donde existe un mundo gris y un personaje, Dorothy, que es llevado a otro mundo pero de color. En pocas palabras, “un lugar donde las personas pudiesen entrar y poder encontrar el color, la esperanza, la alegría, la fantasía y sobre todo la fantasía”, afirmó el fundador de The Oz.

Por eso, después The Oz funda Hojalata, este centro cultural nace porque The Oz quería que existiera una organización que reflejara lo que muchas veces las empresas no son. “Tal como el hombre hojalata busca un corazón por que quería sentir y al final de la historia se nos damos cuenta que siempre lo tuvo”, afirmó Sixto.

Enfocando en que “esto es lo que se intenta impregnar en Hojalata, que fuese el corazón. Siempre se menciona que las empresas funcionan de una forma muy economicista y rentista, en el caso de Cine The Oz no era así”.

Lo más recordado

En el último tiempo la película que más se estrenó fue Joker, más de 50 veces proyectada. Durante las cinco funciones diarias desde las 12 del día hasta las 11 de la noche, con media hora entre cada función.

También, se realizaron maratones de Star Wars de 24 horas y cuando se inauguró el DCP (Digital Cinema Package), también, hicieron un rotativo de Avengers de un día.

Texto: Antonieta Henríquez

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top