Close
Radio Radio Radio Radio

Tuición del país

Señor Director:

He leído en los últimos días: ¡No podemos entregarle el país a la derecha! Hace mucho tiempo no leía semejante barbaridad. Tan nefasto como lo que dicen los otros: ¡No podemos entregarle el país a la izquierda. Como si el país se tratara de un niño cuyos padres se lo estuvieran peleando durante el divorcio.

Y así nos quedamos, enfrentados y divididos por la tuición momentánea del país. Creyendo que somos la mejor opción existente para la crianza.

Aristóteles señalaba que “todo Estado es, evidentemente, una asociación”, como el matrimonio, y continúa enseñando que “toda asociación no se forma sino en vista de algún bien”. El problema nace cuando esa “vista de algún bien” se transforma en un problema ambicioso de “poder”.

Una vez, un político de los malos, me dijo “en esto (de ser político) tienes que definir si quieres Poder o Dinero”. Convirtiendo esa asociación del Estado, en una asociación personal. A eso, yo le llamo Corrupción.

Entonces, me pregunto, ¿cuántos años hemos venido escuchando eso de no entregarle el país a la izquierda o a la derecha? Si finalmente la historia se repite una y otra vez, como la guerra constante entre Apolo y Dionisio, sin importar realmente quién gane. Entonces, quizás, la batalla que hemos dado esté errada, al creer que es un peligro que la Izquierda o la Derecha lleguen al gobierno. Tal vez, la lucha correcta es no entregarle el país a los corruptos. Y tal vez así, el divorcio social no sería tan necesario, y mucho menos tan recurrente como ahora. Cada cuatro años.

Alejandro Cid

Profesor de Artes

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top