Close
Radio Radio Radio Radio

Los desafíos de pensar a Chillán como una ciudad inteligente

DCIM100GOPROGOPR0178.

La mayoría de las proyecciones a futuro de las grandes urbes a nivel mundial reflejan edificaciones avanzadas, vehículos inteligentes, drenajes automáticos, climatización de última generación y transporte eficiente, amigable con el medio ambiente. Y así lo vislumbran múltiples expertos a nivel internacional. Durante esta semana se llevó a cabo el Congreso Futuro 2023, que por primera vez aterrizó en la Región de Ñuble y muchos de los temas que se expusieron estaban directamente relacionados con la digitalización y el futuro de las ciudades a base de grandes edificaciones tecnológicas en donde se almacenan bases de datos que conforman finalmente una sociedad inmersa en la globalización digital. Puede leerse como complicado de entender, pero el panorama futuro en una ciudad como Chillán, que lleva poco menos de cinco años como una capital regional, no está tan alejado de la realidad actual existente en el mundo. Aunque si bien, las diferencia con urbes europeas o asiáticas es bastante grande, siempre hay nuevos materiales y eficientes maneras de construir y llevar el funcionamiento de una ciudad.

Actualmente existen varios proyectos pilotos que se basan en construcciones y modernizaciones relacionadas con la inteligencia artificial.

Existe una necesidad de proyectar a la capital regional a futuro y en el país ha habido diversos congresos como el Futuro o Itaca, que se llevó a cabo en Concepción y en donde diversos expertos reafirmaron un compromiso de impulsar una agenda de desarrollo sostenible y colaborativa al 2030 con acciones e iniciativas reales. Pero en concreto ¿Qué le depara a la ciudad de Chillán a futuro en cuanto a construcciones, edificaciones, transporte público y tecnologías? Diversos expertos dieron sus proyecciones, apuntando también a la realidad y el contexto regional actual.

Nuevas construcciones: Materiales sustentables y funcionales

Actualmente se encuentran en ejecución solo en el sector céntrico de Chillán, al menos una decena de edificios cuyos diseños incorporan nuevas tecnologías y servicios digitalizados de acuerdo a las directrices arquitectónicas tendientes a la sustentabilidad y calidad de vida del entorno.

“Esperamos ver desarrollos habitacionales con mayor densidad en aquellos sectores que lo permitan y que cuenten con las obras viales suficientes. Las obras viales habitacionales deben estar próximas a los equipamientos comunitarios, comerciales y de salud para un mayor confort de sus habitantes. La ciudad y la región deben avanzar hacia una mayor conectividad, más inteligencia al servicio de las personas, tiene beneficios en la seguridad mediante cámaras, disponer de sensores que aporten información de flujo, tránsito. Contar con una mayor descentralización en el desarrollo comercial y de servicios, disponibles por barrios para tener una ciudad más cercana. Dotar a los proyectos de un empleo creciente de la eficiencia energética y de espacios adecuados para mayor tiempo de teletrabajo”, destacó Ricardo Salman presidente de la Cámara chilena de la construcción de Chillán.

Por otro lado, Angélica Caro, ingeniera, Doctora en informática y académica de la Universidad del Bío-Bío, cree que “en nuestra ciudad estamos viendo una gran apertura a este tipo de construcciones. Esto en mi opinión se seguirá dando, extendiéndose a diversos sectores de la ciudad, sobretodo en la periferia. Por otro lado, espero que las propuestas arquitectónicas sean innovadoras, como es el caso del edificio Los Héroes, donde también se privilegie lo estético y se le vaya dando un estilo propio a la ciudad de Chillán”

En la misma línea, los materiales del futuro también se están abriendo paso y los expertos concuerdan que estos deben estar en sincronía con el medio ambiente. Ante eso la madera se proyecta como un material esencial para futuras construcciones en altura o hasta en barrios completos, asegura Angélica. En ese sentido la experta comenta que “para el futuro en la construcción también se está avanzando hacia la utilización de biomateriales, los que están compuestos de varios elementos de origen biológico que permiten construir grandes estructuras. Estos materiales normalmente usan por ejemplo aserrín, residuos de la industria maderera o industrial y residuos de conchas de mariscos, lo que es bastante innovador. Nosotros como Universidad del Bío-Bío tenemos construcciones experimentales en altura, por ejemplo, basadas en madera mediante el uso de paneles que se construyen a partir de biomateriales y que privilegian aspectos que tienen que ver con el ahorro energético en las construcciones”.

Por otro lado, la impresión 3D también se está abriendo paso a estas nuevas edificaciones, la que se usa para desarrollar los distintos materiales que se usan para este tipo de construcciones. Todo esto, asegura Angélica “apunta a cuidar nuestro ambiente y a disminuir la contaminación que tenemos en Chillán”.

En la misma línea, las construcciones de estas edificaciones también deben ir de la mano con las nuevas tecnologías. El arquitecto Claudio Martínez, comentó que estas construcciones, por ejemplo, “pueden controlar la temperatura interior sin utilizar energía, a través de paneles que permitan la entrada del sol. Son cosas relativamente sencillas o posibles, que existen en algunas partes del mundo y en las cuales nosotros debemos empezar a pensar para incorporarlas a este Chillán del futuro. En ese sentido se puede llegar a soluciones que signifiquen disminuir el uso de la calefacción en invierno y el del aire acondicionado en verano”.

Digitalización y nuevas tecnologías

La inteligencia artificial y las nuevas tecnologías también forman parte del futuro de una ciudad. Existen actualmente diversos proyectos que van en ayuda de potenciar la educación en la digitalización de la población. Solo durante 2022, un total de 1.789 vecinos y vecinas de Ñuble aprendieron a usar internet y dispositivos móviles, gracias a distintos programas ejecutados por el Sence, los cuales tiene como objetivo impulsar y educar a personas que no tienen conocimientos digitales para que amplíen sus oportunidades en la búsqueda de empleo en línea y/o fortalecer los emprendimientos particulares en modalidad virtual. Así también existen proyectos de Indap que también buscan ayudar a agricultores a poder familiarizarse con las nuevas formas de cultivo a base de estas nuevas tecnologías.

En palabras del arquitecto Claudio Martínez “hay una cierta dificultad en establecer de qué modo eso que se llama inteligencia artificial se transforma en elementos concretos de lo que es la vida día a día en una ciudad. Un Chillán del futuro quizá es más simple, como por ejemplo ciudades que conserven la escala humana, porque finalmente la gente necesita elementos que faciliten su vida y la inteligencia artificial es un elemento de apoyo a eso. Por ejemplo, la climatización a través de métodos menos invasivos y que no usen combustibles fósiles. En alguna medida la ciudad el futuro debe ser sustentable”.

Contaminación y medio ambiente

En el Congreso Futuro, que se llevó a cabo el miércoles último con la exposición de diversos expertos internacionales, uno de los temas abordados fue el metaverso y toda la infraestructura física que conlleva la mayor demanda por servicios digitales, junto a la contaminación que genera y su posible y futura construcción en ciudades como Chillán. Marina Otero fue la expositora de esta temática. La experta, quien es doctora y arquitecta radicada en Países Bajos hace ya ocho años, comentó el cómo este mundo digital, a pesar de ser algo intangible, ocupa una infraestructura a gran escala en países europeos. “Estos centros de datos no solo consumen energía, sino que también mucha agua para el tema de la climatización de esos espacios y disipan mucha energía, incluyendo también CO2”, comentó la experta en su presentación.

Si bien, esta realidad se ve alejada de lo que pasa actualmente en Chile y en una ciudad como Chillán, esto implica que estas nuevas tecnologías, que finalmente son la base para la construcción futura de una ciudad, emiten mucha contaminación.

“La ciudad de Chillán como otras de Chile tiene importantes carencias urbanas y habitacionales que deberemos saber atender hacia el futuro, pero no a cualquier costo. El desarrollo de Chillán deberá tener en cuenta la necesidad de avanzar en la mitigación del cambio climático y sus nocivos efectos sociales, económicos y ambientales. Para esos propósitos el uso de la tecnología y la innovación en favor del desarrollo sostenible y del incremento de la calidad de vida de sus ciudadanos, será cada vez más importantes. Las llamadas Smart City son precisamente esas: debemos aspirar a ser una ciudad inteligente, considerando las posibilidades que ofrece el internet de las cosas, por ejemplo”, comenta Ariel Bobadilla director del Centro de Investigación en Tecnologías de la Construcción de la UBB.

Transporte futuro

En Santiago, el transporte público hizo su transición digital con la incorporación de la tarjeta Bip, la cual se usa para pagar el Transantiago y metro y que fue en su tiempo una revolución, alcanzando estándares europeos y el camino para dejar atrás el pasaje en dinero físico. A su vez, la aplicación de Red Metropolitana de Movilidad, indica los horarios de los buses y el metro, estaciones, precios, mapas y múltiples funciones que permiten que los pasajeros puedan ver en tiempo real el funcionamiento y los recorridos del transporte público.

Por otro lado, en Europa, se está trabajando para que el transporte pueda reducir emisiones contaminantes en un 90%, aumentando la conectividad y transfiriendo más pasajeros, haciendo más hincapié en la movilidad urbana sostenible y facilitando la elección de diferentes opciones de transporte en un sistema multimodal eficiente.

Los avances son muchos y en ese aspecto en la región se espera por lo pronto disminuir los agentes contaminantes. En ese sentido, los expertos concuerdan, por el momento, en una cosa: Disminuir la congestión vehicular. Ariel Bobadilla comenta que “pensamos que será necesario innovar incorporando progresivamente tecnologías limpias no contaminantes que mitiguen, de la forma más costo eficiente posible, los problemas de congestión

vehicular que presenta la ciudad en algunos sectores. Considerar además la demanda proyectada de requerimientos de interconexión y evaluar la posibilidad de establecer eficientes planes de transporte público, que contribuyan a descongestionar el tráfico vehicular privado”

En esa misma línea, Angélica Caro comenta que ve al transporte público como clave para descongestionar la ciudad del gran volumen de vehículos que hay en circulación. Ante eso propone que se creen zonas “que limiten el movimiento de vehículos particulares, por ejemplo, en lugares céntricos donde se privilegie que las personas caminemos. Creo que el transporte público puede ser algo clave y que potencie la descontaminación de la ciudad, desde el punto de vista de los ruidos y de lo que sabemos que contaminan los vehículos”.

El futuro de la agricultura

Durante los últimos años, los procesos agrícolas han ido en aumento en la región y se proyecta que siga así durante el futuro. Por ejemplo, la región viene mostrando un aumento sostenido de los cultivos frutícolas en los últimos diez años. El fuerte aumento de la superficie de frutales en la región de Ñuble el año 2022 alcanzó las 19.221 hectáreas, lo que representa un incremento de 35,5% respecto al catastro anterior de 2019, cuando registró 14.181 hectáreas.

“Es sabido que existen diversas tecnologías que apoyan el desarrollo agrícola, así como también experiencias a nivel global. Creo que la comunidad de agricultores de Ñuble tiene el desafío de actualizarse y capacitarse en estas materias, para poder usar de manera adecuada tecnologías como sensores, sistemas de riego o drones. El futuro del rubro va justamente por la innovación y a transitar de métodos tradicionales de cultivo a aquellos que se puedan apoyar con tecnologías”, comenta Angélica Caro.

En esa misma línea el presidente de la CChC de Chillán mencionó que existen dos grandes “cuellos de botellas” existentes en la región. El primero es el embalse Punilla “que va a permitir dar riego a miles de hectáreas nuevas nos regalas hoy y a decenas de miles de empleos en el rubro y en su proceso de construcción. El segundo, es la falta de disponibilidad de energía para tener un desarrollo como obras de riego tecnificado y de inversiones que aporten un mayor valor agregado como la agroindustria. Una vez superadas estas deficiencias, hay que aportar con más soluciones habitacionales para las comunas de la región. Los avances tecnológicos están presentes en la agricultura y por eso es importante avanzar con más fibra óptica en toda la región”.

Todas estas proyecciones vienen a aclarar el panorama para Chillán de aquí al futuro próximo y a comprender a que caminos apunta nuestra región.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top