Close
Radio Radio Radio Radio

En 10 días aumentó la buena calidad del aire en Chillán entre abril y mediados de mayo

Mauricio Ulloa

Un total de 37 días con calidad de aire óptima para el ser humano, tuvo Chillán entre el 1 de abril y 12 de mayo del presente año, de acuerdo a los registros que entrega el monitor de la estación Purén, perteneciente al Sistema de Información Nacional de Calidad del Aire (Sinca) del Ministerio de Medio Ambiente.

La cifra es superior en 10 días a igual lapso del 2016, año en que empezó a ejecutarse el Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) de la intercomuna Chillán – Chillán Viejo y su plan de Gestión de Episodios Críticos (GEC).

Según la herramienta de monitoreo, durante el tiempo considerado en el análisis periodístico (42 días), se constató 36 días de aire bueno el 2017, 30 el año 2018, 32 el 2019, 37 el 2020 y 35 días el 2021.

Respecto a la cantidad de jornadas con alta saturación del aire por material particulado fino respirable MP2,5 causado en mayor medida por la combustión de leña domiciliaria para la calefacción, el registro revela una disminución de episodios críticos equivalente al 66 por ciento.

El monitor de la estación Purén detalla que en las últimas seis semanas se han confirmado tres días con elevados índices de contaminación por MP2,5 (correspondiente a dos alertas y una preemergencia ambiental), seis menos que las detectadas el 2016 (cinco alertas y cuatro preemergencias).

Asimismo, el lapso de los años 2020 y 2017 son los que menos días con niveles altos de polución se corroboró, con una preemergencia y dos alertas respectivamente (ver tabla aparte).

El doctor en Medio Ambiente de la Universidad de Concepción, Ricardo Barra Ríos, destacó las mediciones que dan cuenta de que en el último mes y medio, Chillán gozó de una mayor cantidad de días con mejor calidad del aire en comparación a igual periodo de hace ocho años.

El académico afirmó que son múltiples los factores que están incidiendo en los resultados de la calidad del aire en las últimas semanas en Chillán; por ejemplo, las políticas públicas implementadas con el PPDA (como el recambio de calefactores), restricción al uso de leña en días proyectados como de alta saturación, precipitaciones, características del clima, calidad de los vientos, educación cívica de la ciudadanía, etc.

Ante esto, opinó que la tarea importante del Ministerio de Medio Ambiente será analizar todos los factores y hacerles un seguimiento para fortalecer todos aquellos que implique un trabajo técnico y propio de la cartera.

“Es importante analizar lo que ha ido pasando con los datos de la calidad del aire, porque los factores que lo determinan son variados. Es fundamental hacerles seguimiento para verificar si las medidas que el plan de descontaminación ha propuesto, están siendo o no efectivas; es una muy buena forma de evaluar su efectividad”, explicó.

Ricardo Barra Ríos advirtió que el Ministerio de Medio Ambiente deberá poner mucho énfasis en la observación de las redes de monitoreo, especialmente la local, para determinar si es que lo que se ha visto hasta el momento es una tendencia que pueda mantenerse en el tiempo.

Prevención

Una de las iniciativas principales, entendida como la columna vertebral del PPDA en su tarea de prevenir el aumento de la contaminación por uso de leña en la intercomuna Chillán – Chillán Viejo, es el programa de Recambio de Calefactores.

Desde la implementación del documento intercomunal a fines de marzo del 2016, son 7.792 las familias que han resultado beneficiadas con calefactores más limpios y amigables, a través de la iniciativa que ejecuta la Seremi del Medio Ambiente de Ñuble junto al Gobierno Regional de Ñuble.

Si bien el programa partió ofreciendo equipos en base a pellet, parafina y gas, el ofrecimiento gubernamental se amplió hacia la electricidad con postulaciones a artefactos de aire acondicionado.

De hecho, desde el pasado lunes y hasta el próximo 23 de mayo, los vecinos(as) de la intercomuna podrán postular a este beneficio, el cual apunta a que las familias locales opten por usar energías más eficientes, ayudando así a disminuir la polución.

Junto a la política de recambio y considerando que el uso de leña para la calefacción es predominante en los hogares de la intercomuna de Ñuble, la Seremi de Medio Ambiente, junto a otros organismos como la Seremi de Salud, Conaf y la Municipalidad de Chillán y Chillán Viejo (con apoyo de Carabineros) constantemente realizan operativos que buscan sacar del mercado biomasa verde, sin proceso óptimo de secado (con más del 25% de humedad) y el que no respeta los planes de manejo, cosecha o producción establecido por la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Esta labor se hizo más notoria a inicios de la pandemia, cuando las instituciones comunales, provinciales y regionales, potenciaron la campaña de fiscalización a la leña que se comercializa y que se utiliza en el territorio, ante el temor de que su mal uso ayude no solo a la generación de altos niveles de saturación, sino que también a la dispersión del Covid-19 en las partículas emitidas por las chimeneas caseras.

De igual manera, el trabajo colaborativo de las dependencias públicas, a la que se suma la Seremi de Energía y Corfo, se orienta a la promoción y puesta en valor de la leña seca, la cual con su empleo responsable disminuye la posibilidad de generar emisiones contaminantes en exceso. Es así que se impulsa la formalización de comerciantes de leña con sello de calidad, a quienes se les ofrece subsidios para mejorar los galpones y espacios de acopio del producto.

Restricción

El PPDA intercomunal considera un plan operacional GEC que se aplica entre el 1 de abril y 30 de septiembre, mientras dure su vigencia de 10 años que finaliza el 2025.

El plan fija una serie de restricciones al uso de leña y cualquier tipo de biomasa, durante los días que son proyectados como de alta saturación por MP2,5. Para ello, define cinco tipos de calidad de aire: Bueno y Regular, estados en el que no se prohíbe el uso de leña; Alerta y Preemergencia, etapas en que se especifica horarios en que está permitido la combustión y Emergencia Ambiental, estado en que se prohíbe el uso de cualquier calefactor a biomasa que no esté certificado por el Ministerio de Medio Ambiente.

Durante los primeros 12 días del plan operacional GEC del presente año, el gobierno ha declarado cuatro jornadas de aire Bueno, seis con calidad del aire correspondiente a Regular y dos Alertas. Los anuncios son hechos en base al cruce de datos meteorológicos y climatológicos, como la calidad de los vientos, temperatura, posibilidad de lluvias, etc., lo que finalmente dan los estados predictivos que se decretan.

Lo que establece el PPDA es que cuando el gobierno entregue un pronóstico de calidad del aire saturado, ya sea Alerta, Preemergencia o Emergencia Ambiental, la Seremi de Salud y su personal de fiscalización deberá recorrer las calles de la intercomuna para evaluar el buen uso de la leña durante la calefacción.

El documento de descontaminación y la normativa sanitaria vigente, otorgan facultades a la Seremi de Salud para iniciar sumarios sanitarios a las personas que no respeten las restricciones al uso de biomasa durante los periodos proyectados como de alta saturación por MP2,5.

Texto: Jorge Chávez

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top