Close
Radio Radio Radio Radio

48,7% de los ñublensinos cree que su ingreso subirá en 12 meses

Un 48,7 % de los ñublensinos cree que subirá el ingres o de su hogar en los próximos 12 meses, cifra muy por sobre el 9% que piensa que bajará y el 39,6% que estima que se mantendrá igual.

Así lo reveló el estudio “Pulso de la economía de la Región de Ñuble”, de la Facultad de Ciencias Em-presariales de la Universidad del Bío-Bío (FACE UBB) y la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble (Corñuble), que fue aplicado el 10 y 11 de mayo a 1.000 personas de la región.

A partir del análisis de las respuestas, el estudio concluye que existe una expectativa optimista respecto del futuro, tanto de la economía regional como del hogar.Un 54,9% afirma que la situación económica de la región en un año más será mejor que la actual, mientras que un 9,5% estima que será peor y un 30% que será igual.

Este optimismo, sin embargo, no se observa respecto de la situación económica futura del país, ya que solo un 31,8% piensa que será mejor, un 28,6% cree que será peor y un 36,3% prevé que será igual.Pero este optimismo contrasta con el 47,6 % que asegura que alguien de su fami lia s e enc uent ra sin empleo, y con el 81,8% que no tiene pensado comprar una vivienda en los próximos 12 meses.

Un elemento al que hay que poner atención, según el decano de la FACE UBB, Be-nito Umaña, es la percepción de desigualdad económica y territorial en la región, pues un 77% sostiene que hay desigualdad económica (“hay más pobres que ricos”) y un 85,7% considera que existe desigualdad económica entre las comunas de la región.Los encuestados destacan como los principales problemas del país: la se-guridad ciudadana (39,7%), la educación (26,2%) y la salud (19,2%); sin embargo, en términos de la creación de la Región de Ñuble, los consultados apuntan que los principales problemas de la región son: salud (28,8%), falta de empleo (27,3%) y bajos sueldos (18,7%).

Evaluación del Gobierno

En cuanto a las áreas más beneficiadas con la creación de la región, las más mencionadas son: infraestructura vial (27,6%) , turismo (22,6%) y seguridad ciudadana (13,6%).Al comparar con la versión 2018 de este estudio, las áreas más beneficiadas han cambiado. En aquel año la percepción era que las más beneficiadas eran: empleo, infraestructura vial y salud.

A pesar de lo anterior, un 40,3% considera que el proceso de instalación de la Región de Ñuble no ha sido adecuado en tiempo y forma, versus un 33,8% que valora positivamente este proceso. Asimismo, un 61,8% sostiene que el Gobierno no ha hecho los esfuerzos suficientes para potenciar el crecimiento económico de la Región de Ñuble, contra un 22,2% que piensa que sí.

Flexibilidad laboral

En cuanto a la propuesta de flexibilidad laboral im-pulsada por el Ejecutivo, un 44,6% señala que estaría dispuesto a concentrar sus horas de trabajo en 4 días para poder descansar 3 días, contra un 37,5% que dice no estar dispuesto.De igual forma, un 43,1% no está dispuesto a trabajar más horas a la semana, y un 36,2% sí lo está.En el eje de “percepción de migración y género de la Región de Ñuble”, destaca que un 77,4% de los encuestados señalan estar de acuerdo en la contratación de personas extranjeras.En lo que respecta a equidad de género, en términos de remuneraciones, un 63,7% está en desacuerdo con las remuneraciones que perciben las mujeres.

Expectativas

Según manifestó Umaña, “efectivamente, la situación de la gente se mantiene relativamente igual. No perciben una situación de cambio. Pero cuando se les pregunta por el futuro, hay optimismo, hay un tema de expectativas que las personas siguen manteniendo, pero una cosa negativa que se ve en varios aspectos es el tema del empleo, pues cuando se les pregunta sobre los principales problemas de la región destaca la falta de empleo, a diferencia de lo que responden cuando se les pregunta por los principales problemas del país, donde la seguridad ciudadana asoma como la más importante”.

El académico también hizo hincapié en el contraste entre las expectativas y la realidad, y subrayó que un 58,7% sostiene que no ha comprado un bien durable en los últimos tres meses, “y eso se mantiene igual, la gente no está comprando bienes durables y no pretende hacerlo. Es por ello que en línea con lo que se observa a nivel nacional, la gente no se atreve, porque ve que la situación no le ha llegado. Basta ver que de los tres principales problemas de la región que identifican los consultados, uno de ellos es la falta de empleo y el otro son los bajos sueldos.

Umaña añadió que si bien un alto porcentaje (56%) piensa que la situación eco-nómica de la región es igual que hace un año, “la gente sigue teniendo expectativas de una mejora, y ahí está la oportunidad, creo yo, pero también la amenaza dependiendo de cómo se aborde”. “Es importante poner atención con la percepción de desigualdad económica, así como también con la des-igualdad entre las comunas, entonces, el problema ahí es que hay que hacer algo para evitar que se vuelva a replicar lo que Ñuble siempre reclamó del centralismo, y eso es una señal importante para la política pública”, advirtió.

En cuanto a la gestión de las autoridades, el decano de la FACE comentó que si bien un 40,3% es crítico del proceso de instalación, “eso no significa que haya una decepción, yo pienso que todavía hay una oportuni-dad para tomar esto como una señal clara de que se ve desigualdad, que a la gente le preocupa el tema del empleo, que no ve que eso le ha lle-gado, y en cuanto al proceso de instalación, hay que poner atención con ese 40%, lo que está asociado también a que las expectativas son altas.

Ahora, un punto a favor es que el gobierno regional todavía no cumple un año, muchas de las cosas que se tienen que ver no se ven en el corto plazo, pero es una señal importante”.

En línea con lo anterior, el profesional sostuvo que “otra cosa que me preocupa es que cuando tú le preguntas a la gente en qué se ha visto reflejada la instalación, des-taca la infraestructura vial, lo que por un lado es bueno, pero resulta que si la gente no lo ve adecuado, hay que tener cuidado con caer en el cortoplacismo, uno tiende a hacer cosas visibles, pero la pregunta es cuáles son las cosas que le importan a las personas y si eso va en una mirada de mediano y largo plazo estratégica con hitos importantes, que después las personas vean que eso va a generar un impacto.

Creo que hay que instalar hitos y la gente no ha visto esos hitos, por eso es que no llega”. En ese sentido, Umaña planteó que “la ventana de ser nueva región se va a cerrar en algún minuto”.

Optimismo

Por su parte, Patricio Po-blete, presidente de Corñu-ble, manifestó que hay una percepción distinta respecto de la situación del país y la situación de la región, en ese contexto, yo veo que si bien a nivel nacional no hemos visto hacia atrás, de que las cosas económicamente han me-jorado en el último tiempo, sí tenemos un poquito más de expectativas de que en el futuro, a nivel local como Ñuble, veo que esto podría deberse a la instalación de la región y las inversiones que vendrán, que de alguna forma a nivel local sí hay expectativas de crecimiento en términos económicos”.

El dirigente añadió que “me da la impresión de que los ñublensinos no nos re-signamos a los indicadores macroeconómicos que nos han caracterizado, sino que muy por el contrario, estamos con una óptica optimista respecto de la instalación de esta región, de la atracción de inversión pública focali-zada, así como también esta activación que se ha visto en términos de inversión privada principalmente en Chillán, por ejemplo, en el sector inmobiliario, esa realidad ha generado, de alguna forma, una óptica optimista”.

“No obstante lo anterior -continuó Poblete- me hace mucho ruido el bajo porcen-taje de personas que tiene pensado comprar una vivien-da en los próximos 12 meses, ¿de qué forma yo puedo estar optimista si no estoy sopesan-do una posibilidad concreta personal de invertir en una vivienda? Más aún cuando se está viviendo en la zona un desarrollo importante en términos de oferta”.

A partir de eso, el timonel de Corñuble apuntó al bajo nivel de ingresos de los en-cuestados, pues un 37,6% gana menos de $301.000, y un 72,6% gana menos de $750.000, de acuerdo a la ficha ténica del estudio.

“Sabemos que la economía regional es algo deprimida, casi monodependiente, que no demanda muchos pues-tos de trabajo de calidad o especializados, por lo tanto no remunera muy bien, y en consecuencia, la expectativa de ese grupo de personas es bastante interesante porque lo que está diciendo es que ‘voy a ganar más, pero aún así, no puedo pensar en des-tinar parte de mis ingresos a futuras inversiones en el corto plazo”, concluyó Poblete.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top