Radio Radio Radio Radio

“Esta reforma produce un efecto negativo en la inversión”

La próxima semana comenzará la votación de la reforma tributaria en la Cámara de Diputados, una iniciativa que, tal como está propuesta, “desincentiva el ahorro y la inversión”, aseguró el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción-Ñuble, Ricardo Salman Aburdene.

El dirigente gremial sostuvo que “la reforma tributaria desincentiva el ahorro, tanto de las empresas como de las familias de clase media. Una consecuencia directa de esto es que habrá menos compradores para poner viviendas a disposición de su arriendo y probablemente a precios más altos, porque ahora los ingresos por arriendo quedarán gravados con un impuesto. Con ello estaremos agravando la escasez y el problema del déficit habitacional”.

Salman apuntó, además, que “afecta el ahorro de las empresas al penalizar con un 2,5% de impuestos las utilidades no repartidas, por lo tanto, queda menos respaldo de capital en la empresa para poder efectuar mejoras e inversiones que redundan en mayor productividad, necesaria para generar incrementos en los sueldos”. En ese sentido, subrayó que “el incentivo ya no está puesto en la inversión, sino en que la plata se retire y se gaste por parte de los dueños”.

Empresas

Asimismo, el empresario hizo hincapié en que esta reforma afecta tanto a las grandes empresas como a las pequeñas. “Con un mayor impuesto se desincentiva la inversión, y las grandes empresas, que son el 2% del total, pero responsables del 53% del empleo sectorial, unos 390.000 trabajadores en el país; se puede ver afectado directamente el empleo si estas empresas invierten menos. Si cayera en este segmento la inversión un 10%, estaríamos hablando de 39 mil empleos menos”.

Añadió que “cerca de 19 mil pymes que emplean a 300 mil personas en el país también se verán afectadas, puesto que sus ventas superan las 75.000 UF por año, lo que les impedirá acogerse al régimen tributario especial”, estrechando sus utilidades, y limitando las posibilidades de poder reinvertir y generar empleo.

Explicó que la desintegración tributaria “significará sumar al 27% de impuesto que pagan las empresas un 22% adicional correspondiente al retiro de sus dueños. Si los propietarios se encuentran en una tasa del global complementario más alta que ésta, podrán superar fácilmente la tasa del 50% de impuestos”.

Añadió que “para las grandes inversiones que requieren varios años para ejecutarse; para cuando lleguen los ingresos por venta no se podrán llevar en ese mismo ejercicio todos sus costos a gasto -solo el 50%- y con ello, la utilidad se inflará artificialmente, pagando impuestos por utilidades inexistentes. Con esto, cae la rentabilidad de los proyectos, y con ello la oferta de bienes, la inversión y el empleo”.

Respecto a la eliminación del incentivo del DFL-2 para los compradores de viviendas, que hoy está limitado a dos viviendas, indicó que sus ingresos quedarán gravados con el global complementario del impuesto a la renta. “Ya no será un incentivo para el ahorro de las familias”.

Subrayó que “los compradores de viviendas para arriendo pueden llegar a ser un 40% en un proyecto, estamos hablando de 20 mil unidades anuales que eventualmente podrían no estar disponibles como oferta de arriendo nueva, agravando la escasez y el déficit habitacional”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top