Close
Radio Radio Radio Radio

Advierten que la credibilidad de los datos es clave para superar la pandemia

En las últimas semanas las cifras oficiales del Covid-19 en la región han estado en el centro del debate en las redes sociales, donde usuarios han cuestionado la estadística, cada vez que Ñuble aparece con cero exámenes PCR, lo que ha generado en algunas ocasiones variaciones en el reporte diario de los casos nuevos, y a la vez un manto de dudas sobre la capacidad de procesamiento de las muestras.

Frente a esa inquietud que ha sido abordada en los puntos de prensa virtuales, organizados por la Intendencia de Ñuble, una y otra vez las autoridades regionales han reconocido la falla tras las consultas de La Discusión, atribuyendo el error a cambios de horarios para el despacho de los exámenes y a la existencia de un solo laboratorio en la región.

Pero, pese a admitirse el problema por parte de las instituciones de Salud ¿Puede el desfase en la información de nuevos contagios, ocurrida dos veces en la última semana -domingo se informó 1 caso y martes 0 casos-, afectar el comportamiento social frente a la pandemia, o causar una falsa sensación de seguridad?.

Desde la perspectiva de la sociología, el académico de la Universidad Pedro de Valdivia, Kevin Villegas, recalca que el poder de la información influye en la conducta de la población.

“Cualquier mensaje puede incitar a conductas de las personas. Tenemos el ejemplo del presidente de EE.UU, cuando incitó a que la población consumiera cloro y llegó un montón de personas infectadas a los centros asistenciales. El manejo de la información es fundamental y de hecho, es uno de los aspectos que más se le critica al gobierno. Entonces si se va generar esa falsa sensación de seguridad, por supuesto. Ahí lo que se debe hacer es fortalecer otras cuestiones, hacer campañas para que la gente efectivamente se quede en casa y generar las condiciones”, sostiene.

Deslegitimidad

A juicio del sociólogo las críticas que se han generado por parte de la población hacia los informes oficiales Covid pueden agudizar la crisis de credibilidad que arrastran las instituciones en general.

“El Estado con todos sus estamentos viene deslegitimado ya hace un buen tiempo. Entonces, no enfrenta en buen pie una crisis sanitaria como la que tenemos. Claro que ese margen de error, por decirlo así, que te genera estadísticamente hablando el tener la capacidad de manejar una crisis de esta envergadura, da pie para que las personas especulen y piensen mal de la institución, como ya viene deslegitimada, calza dentro del cuadro que la gente tiene en su cabeza”, señala.

Similar es la opinión del sociólogo Juan Cristóbal Torres, quien aseguró existe incertidumbre en la población, respecto a la veracidad de los datos que entregan las autoridades de gobierno.

“La incertidumbre que provoca en la gente estás variaciones o problemas logísticos referentes a la publicación de los resultados, se acrecienta sobre todo en el contexto de que la pandemia la está administrando un gobierno tremendamente deslegitimado, antes de la pandemia, incluso antes del estallido social, y esa situación de baja popularidad, junto con la administración de la pandemia, se aumenta y amplifica cuando la ciudadanía advierte ciertas incoherencias en la entrega de la información”, explica.

Asegura que mayoritariamente esas incoherencias son cuestionadas en las redes sociales, donde no necesariamente prima la veracidad, al contrario, “prima el que comenta más o lo que comenta cualquier persona, sin necesariamente saber si esto es verídico o falso. Existe también gente que entiende lo que quiere entender, y por más que se le explique, no entiende”.

Torres agrega “la gente tiene más tiempo de andar en la casa y de andar en las redes sociales, todo eso alimenta mucho el que la gente especule y no acuda a las fuentes oficiales, y se quede muchas veces con lo que comentan otras personas en las redes sociales, porque en definitiva lo que ocurrió allí fue un problema técnico, pero la gente no lo asume así, sino como una cuestión casi política, de manipulación y manejo de esta pandemia”.

Considera que probablemente la credibilidad en las instituciones sería distinta, si antes de iniciada la pandemia, el gobierno hubiese tenido mayor nivel de aprobación.

Para el expresidente del Colegio Médico, Carlos Rojas, quien en la actualidad está a cargo del proyecto de la construcción del futuro hospital regional, reconoce que el trabajo que se ha realizado para abordar la pandemia no ha sido fácil, y destaca, que aun así se ha logrado montar una logística que ni los países desarrollados han desplegado durante la emergencia sanitaria.

“Chile es uno de los países que más testea en el mundo. Reparar en un error de un día por una desinteligencia, creo que es una mala fe”, recalca el médico, quien asegura que todos los datos son ingresado al sistema de igual manera.

Si bien valora la actitud de las autoridades para aclarar error y acallar rumores en redes que hablaban de una supuesta manipulación de información, advierte que una nueva falla de esta naturaleza podría afectar la conducta de la gente.

“Por cierto que eso no es conveniente. Si esta desinteligencia se estuviese repitiendo, claro que va terminar afectando la credibilidad y el ánimo de la gente, pero esto ya se aclaró en forma conveniente. Para mí los argumentos me parecían razonables y conozco un poco cuál es el camino y la lógica de eso. Así que tengo la impresión que eso queda superado”, indica.

Transparencia

En relación a los cuestionamientos y críticas de la ciudadanía por la información oficial entregada durante la pandemia, el intendente de la Región de Ñuble, Martín Arrau, señaló que la manera de abordar estas situaciones es aclarando las irregularidades, como la ocurrida con la demora en la información de los tests PCR y casos diarios de Covid.

“Entregamos la información diariamente, fue un tema que abordamos esos días que hubo problemas y como siempre, con la verdad por delante se informó el problema sucedido. Entregamos la información total y completamente, y estamos siempre abiertos a aclararla, esa es la mejor política comunicacional que puede existir con total transparencia y aceptando los errores en su justa medida”, destaca.

Evolución de la tendencia

Para la doctora en Bioestadística y académica del Instituto de Matemática y Física de la Universidad de Talca, Gloria Icaza, es importante aclarar que el desfase en la entrega de información, en uno o dos días, no afecta el análisis de la evolución de la curva de contagio, ya que las tendencias se obtienen a partir de promedios de al menos cinco días.

“Por eso lo que yo hago es mirar las tendencias, y éstas no se ven de acuerdo a lo que pasa en un día. Lo que pasa en un día no es determinante bajo ningún punto de vista. (…) Por eso es importante la educación a la población, a través de la labor de los periodistas, constantemente transmitiendo, las tendencias y destacar que realmente un día no sirve para inferir que la cosa cambio”, explica.

La académica reconoce que las autoridades han asumido el desafío de la pandemia en un escenario complejo y demandante, marcado por cuestionamientos que no se gatillan por este episodio en particular, sino más bien a partir de octubre pasado con el estallido social.

“El clima de desconfianza venía de antes. Han habido comunicaciones no muy claras, promesas de entregar más datos, también hay un nivel de desconocimiento. Ahora todo el mundo quiere tener los datos, pero hay una ley de protección de datos sensibles. Se sabe que hay problemas para tener en línea todos estos datos, que se van produciendo diariamente que es un gran desafío, que implica esta pandemia de tener en línea todo, de preocuparse de la atención hospitalaria, del seguimiento y del manejo de los datos. Es un sistema súper complejo”, manifiesta.

Por su parte, el académico y epidemiólogo de la Universidad de Santiago de Chile (Usach), Christian García, enfatiza que el hecho de que un día se reporten cero casos nuevos no significa que se haya controlado la pandemia.

“Esto hay que verlo como si fuese un incendio forestal, es decir, la primera gran ola es el incendio y después hay que estar muy atento a las reactivaciones o las pequeñas micro epidemias que se van a generar, por tanto el sistema de salud, la Seremi y los servicios de salud tienen que estar muy preparados para detectar rápidamente a esos poquitos casos que van a ver, hacer cuarentena de todo su círculo cercano para controlar y evitar una segunda ola que incluso puede ser peor que la primera”, dice.

Texto: Susana Núñez/ Antonieta Meleán

Foto: Agencia Uno

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/