Close
Radio Radio Radio Radio

“Soy un esperanzado de que este proceso va ser sanador para el país”

El ex senador y actual constituyente electo por Ñuble, Felipe Harboe (PPD), se refirió a los desafíos en la redacción de la nueva constitución y los temas que han marcado el debate en las últimas semanas. Desde su visión el proceso debe ser inclusivo, libre de prejuicios, conectado a la ciudadanía y con el foco puesto en el mandato y no en otras discusiones.

En entrevista con La Discusión, la figura de la ex Nueva Mayoría analizó la organización de la convención, su relación con sus pares, los temas que podrían generar controversia. Además, planteó sus puntos de vista frente a los “presos políticos” y el nuevo escenario político de las primarias.

– ¿Cuál es su balance de las primeras tres semanas de la convención?

– Creo que la convención ha ido de menos a más, ha tenido que partir de cero desde organizar el funcionamiento y, por tanto, claro lo que para algunos puede parecer una pérdida de tiempo, la verdad es que son las condiciones básicas de convivencia y yo en eso destaco los esfuerzos que se han hecho de todos los sectores para poder aportar a instalar y darnos una organización para poder funcionar. Sobre todo pensando en que la gran mayoría de las personas que integran la convención, no tienen experiencia en trabajo público ni tampoco en conducción de grupos colectivos que son complejos.

– ¿Siente que se avanza, o que se han detenido en cuestiones ajenas a la misión principal de los convencionales que es redactar la nueva carta magna?

– Siento que se está avanzando sobretodo en la última semana con la conformación de las comisiones transitorias. Creo que el haber conformado una comisión de Reglamento con un plazo de 30 días para que nos haga una propuesta, una comisión de Presupuesto para ver todos los temas propios administrativos y una comisión de Transparencia me parece muy bien. Creo que adicionalmente se complementa muy bien la formación de comisión de Participación ciudadana, porque es clave. El éxito de este proceso dependerá también no solo que tengamos un gran texto constitucional, que proponer, sino que el proceso sea participativo y esa participación no puede ser individual de cada constituyente, tiene que haber un proceso formal, colectivo de participación ciudadana y eso tiene que ser dirigido por la propia corporación

– ¿Se ha sentido desplazado, como integrante de la ex Nueva Mayoría, en la toma de decisiones? ¿Sus opiniones son tomadas en cuenta por la mesa?

– No me he sentido desplazado para nada, al contrario, hemos conversado con mucha gente. Uno aprende a escuchar, a ver los orígenes, las razones de las molestias de algunos, la frustración de otros, pero también muchos otros dicen que es distinto conocer el personaje en televisión y en el diario que a la persona que está compartiendo día a día. Hemos armado un grupo con independientes, militantes, de todos lados, y la verdad es que hemos tenido buena relación con la gran mayoría de las y los convencionales. Creo que lo que se ve afuera, no necesariamente es lo que ocurre adentro.

Las opiniones son tomadas en cuenta como las de cualquier constituyente. Tengo una buena relación con la gente de la mesa. Me han preguntado algunas cosas que son de experiencia práctica, pero mi ánimo no es ser ni consejero ni protagonista. Al contrario, hay que entender, que lo importante de esto, no son las o los constituyentes. Este no es un momento de lucimiento personales, aquí lo importante es el proceso y como uno es útil a ese proceso y por eso hay que dejar los egos de lado, las aspiraciones legítimas que cada uno pueda tener y ponerse a disposición para que las cosas funcionen.

– ¿Le interesa integrar alguna comisión de la que creen? ¿Cuál?

– Hemos definido en nuestro grupo que los integrantes de las comisiones, de reglamento va ser Fuhad Chahín, de la comisión de Transparencia; Besi Gallardo y para la comisión de Presupuesto; Eduardo Castillo. En consecuencia, estoy ayudando más bien en la organización del comité y buscando apoyo transversal para efecto de poder tener y optimizar la presencia de todos nosotros en las diferentes comisiones, pero siempre estoy disponible para apoyar en cualquiera. Participaré en muchas comisiones, naturalmente en Reglamento voy a ir algunas sesiones, etc.

-¿Cree los recientes resultados en las elecciones primarias puedan moderar las posiciones al interior de la convención, tomando en cuenta que ganaron las dos posiciones que buscan el centro político, el mismo sobre el cual se deberán tender puentes para buscar acuerdos en la convención?

– Evidentemente Chile ha experimentado en el último tiempo una polarización de la cual, probablemente, la gran mayoría no se siente representada. La gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos vivir en paz y tranquilidad. Queremos que haya menos enfrentamiento, que haya cambios importantes, con un Chile más justo. Todo eso es importante. Pero entendemos que para poder redistribuir también hay que crecer, pero que el solo crecimiento sin la redistribución no genera disminución de desigualdades. En consecuencia, creo que las últimas elecciones primarias, por un lado, en el caso de Boric, lo que ocurrió es un triunfo importante frente a un candidato muy hostil y agresivo, que incluso amenazó ciertas libertades de información, con la famosa propuesta de censurar medios de comunicación. Y creo que Gabriel supo construir un relato de defensa de transformación y con defensa de libertades y eso fue muy importante. En el caso de Sichel, creo que da para un análisis mucho más profundo, porque el corazón de la derecha fue derrotado, en alma conservadora representada por Joaquín Lavin y el área más “social” representada por Desbordes y más técnica representada por Briones. Creo que ahí se produce un cambio más importante, pero también ambos son personas que son moderadas en sus planteamientos.

– ¿Qué opina de la presidenta de la convención hable en mapudungún?

-Me parece que está muy bien. El punto es que tengamos traductores ahí mismo para poder entender lo que dice. Si alguien habla, digamos, en chileno y no entiende mapudungún tiene que haber un traductor para ello y al revés también.

– ¿Le parece que hay que revisar la pertinencia de algunos símbolos patrios, como la bandera y el himno, como lo han planteado algunos sectores?

– No soy partidario de andar revisando símbolos patrios y la bandera. Esta es una convención constituyente para proponer una nueva Constitución, no para refundar una república o cambiar el nombre del país, o andar gobernando o ser jueces o hacer leyes. Tenemos que proponer un texto constitucional y la gente será la encargada de aprobar o rechazar.

– ¿Está de acuerdo con la realización de un test de drogas entre los convencionales, como propuso el constituyente Martín Arrau?

– Me parece bien, siempre es importante y ojalá en todo el sector público. Se implementó un tiempo atrás de manera aleatoria, pero probablemente deberíamos estar incorporados nosotros también. No hay problema en eso.

– ¿Cómo es su relación con los otros constituyentes de Ñuble? ¿Conversan, tienen contacto y con cuáles?

-Mi relación, en general, con los constitucionales es bastante buena, con los de Ñuble también. Tuve la oportunidad de estar en una reunión con Carolina Sepúlveda, o sea, vamos a tener muchas más coincidencias que diferencias y en el caso de César, probablemente, su gran causa tiene que ver con el agua y el medioambiente y probablemente vamos a coincidir mucho más en lo que uno cree y con Martín también. Aspiro tener buena relación con todos los y las constituyentes, no hago diferencias. Creo que el mandato que nos dio la ciudadanía es un mandato mayor, es hablar de política con mayúscula. Es hablar de una visión de sociedad y ,por tanto, viva la diversidad, bienvenida sea y vemos cómo nos ponemos de acuerdo.

– ¿Qué opinión tiene respecto a la petición de la convención, por mayoría, de amnistiar a los presos de la revuelta? ¿Es ese el camino o hay otro?

– Creo que no es el rol de la convención, yo voté en contra por varias razones. La primera porque no me parece que la convención deba estar entrometiendose en facultades de otros poderes del Estado, porque hacer eso implica también estar dispuesto a asumir que los otros poderes del Estado vengan a decirnos cómo tenemos hacer las cosas a nosotros y a mi me parece que eso no corresponde. En segundo lugar, porque asumir que hay presos políticos en Chile, es asumir que la policía, los fiscales y los jueces no tienen conciencia del rol de independencia que tienen que tener y sería asumir que ellos más bien están encarcelando gente por lo que piensa y no por lo que hacen y la verdad es que yo no estoy en condiciones de afirmar eso. Creo que las personas que están presas, hay causas penales detrás, hay saqueo, bombas incendiarias, homicidios frustrados, o sea, hay casos penales que podrían haber sido antes, durante o después de la revuelta. La pregunta es qué diferencia a esa persona de otro que cometió el mismo delito, pero no en el marco de una revuelta o vamos hacer que las revueltas sean una forma de impunidad para cometer delitos, que sería súper delicado. En tercer lugar, es una falta de respeto con los verdaderos presos políticos que hubo en Chile durante la dictadura, que fueron presos políticos por lo que pensaban o porque eran hijos de.

– Dado el actual escenario político y social del país, ¿cuáles serán las materias más difíciles de consensuar en la redacción de la nueva Constitución?

– Creo que se van a tener que despejar ciertos temas que son estructurales como el rol del Estado en la economía, el medio ambiente y cuál es la extensión de la protección del medio ambiente frente a la actividad económica, la extensión de los derechos y la participación de privados en la implementación o desarrollo de ciertos derechos, son los temas que van a generar controversia.

Texto: S. Núñez| P. Vicario

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top