Close
Radio Radio Radio Radio

Someten a evaluación ambiental tercer proyecto eólico en la región

Cedida

Las energías renovables no convencionales se han transformado en el rubro más relevante en la cartera de proyectos de inversión en la región de Ñuble, y por su envergadura, los parques solares prevén convertirse en los próximos meses en los líderes.

El pasado 15 de septiembre ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) la declaración de impacto ambiental (DIA) del proyecto Parque Eólico Dañicalqui, que se emplazará en la comuna de Yungay, casi en límite con la comuna de Pemuco, al norte del estero Perquenco, y cuya línea de transmisión se extenderá hasta la comuna de Pemuco.

El parque eólico tendrá una potencia nominal de 95,2 MW, gracias a sus 14 aerogeneradores, produciendo energía eléctrica a partir de la energía cinética del viento, la cual se capta mediante las aspas, que es transformada en electricidad por un generador ubicado en la góndola de cada estructura.

La energía generada por el área del parque eólico será evacuada a través de la línea de transmisión eléctrica, con una tensión nominal de 220 kV y de una longitud de 5,37 kilómetros, la que se conectará a la Subestación Entre Ríos, propiedad de Transelec S.A., ubicada en la comuna de Pemuco, donde se inyecta la energía generada al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

No obstante, dado que puede causar impactos ambientales también en la región del Biobío -su sombra o área de influencia se extiende hasta la limítrofe comuna de Cabrero- el proyecto Dañicalqui fue presentado ante la Dirección Ejecutiva del SEA, en Santiago, debido a su carácter interregional, y no en Chillán.

Con una inversión total estimada de 120 millones de dólares, Dañicalqui es el segundo proyecto eólico de mayor envergadura en la región, después del parque Culenco, de la empresa alemana Plan 8 Unendliche Energie GmbH, que representará una inversión de US$300 millones, con una potencia de 248 MW, y que se emplazará en las comunas de Ninhue y San Carlos.

La iniciativa fue presentada por Eólica Dañicalqui SpA, ligada a la empresa penquista Consorcio Eólico, que en agosto pasado logró la aprobación ambiental de su primer proyecto energético en la región de Ñuble: el parque renovable Entre Cerros, conformado por un parque eólico (46,2 MW) y un parque fotovoltaico (43,8 MW), que se emplazará en Portezuelo y que representa una inversión de US$100,3 millones.

Y no es la última que presentarán, de hecho, en una reciente entrevista, Alex Ramos, gerente general de Consorcio Eólico, destacó el potencial que existe en la región para el desarrollo de este tipo de proyectos, y anticipó que ya están trabajando en el diseño de otro parque eólico en Ñuble, con una inversión cercana a los US$220 millones.

Consorcio Eólico ha desarrollado otros proyectos en las regiones del Biobío y La Araucanía. A la española Acciona le vendió dos en Renaico; mientras que a la norteamericana AES Chile, le vendió uno en Mulchén y otro en Los Ángeles.

En el contexto del proceso de descarbonización de la matriz energética chilena, que, entre otras medidas, implica la salida de las termoeléctricas del sistema, los proyectos de energías renovables son atractivos para las empresas generadoras, lo que permite anticipar que proyectos como Entre Cerros, y posteriormente, Dañicalqui, puedan ser vendidos sin dificultades. En ese sentido, Alex Ramos reveló que existen tres firmas interesadas en comprar Entre Cerros.

“Proyectos con las condiciones de Entre Cerros, que tenga una RCA en mano, con los pocos riesgos que implica su construcción, lo hace un proyecto distinto y, dada la fuerte demanda por energías renovables, lo hace un proyecto muy interesante para poner en el mercado”, planteó el profesional.

Y si el parque Entre Cerros podría comenzar su construcción en el cuarto trimestre de 2023, el parque eólico Dañicalqui podría partir el 31 de enero de 2024, según la DIA, en la medida que se logre cumplir sin contratiempos con la obtención de los permisos sectoriales y ambiental. Se estima que las obras se extenderán por 24 meses, durante los cuales se demandará una mano de obra promedio de 95 trabajadores, con un peak de 170.

Proyecto de Engie

A los proyectos ya mencionados -Entre Cerros, Culenco y Dañicalqui- pronto se sumará el Parque Eólico Pemuco.

La multinacional francesa Engie, cuya filial Engie Chile tenía proyectado en la década pasada levantar una central termoeléctrica a gas natural en el sector Los Chequenes, en la comuna de Pemuco, desistió de esa iniciativa en el contexto del proceso de descarbonización de la matriz energética, y apostó por un proyecto eólico con una inversión que bordearía los US$200 millones, según fuentes de la empresa.

Engie ha desarrollado un intenso trabajo de socialización de su proyecto Parque Eólico Pemuco, tanto con autoridades locales como también con la comunidad, y se espera que en los próximos meses ingrese la respectiva declaración de impacto ambiental al SEA.

Con más de cien años de historia y una potencia total de generación en el país que llega a 2.200 MW, se ha convertido en uno de los líderes en el desarrollo de energías renovables no convencionales, como parque solares y eólicos, al tiempo que avanza en el proceso de cierre de sus termoeléctricas.

Infraestructura de transmisión

Para el seremi de Energía, Ricardo León, el sector energético está en franco crecimiento en la región de Ñuble, lo que se explica por sus favorables condiciones para el desarrollo de parques eólicos y fotovoltaicos, “siendo lo más probable que se aumente el uso de baterías y eso permita la operación de estos sistemas de manera menos intermitente. No obstante, en la Región, mientras no resolvamos los problemas de conectividad energética, el crecimiento de este tipo de proyectos será relevante, pero menor que en el resto del país”, advirtió.

En ese sentido, la autoridad apuntó al déficit de infraestructura de transmisión eléctrica en la región como uno de los principales frenos al desarrollo de proyectos, no solo energéticos, sino que en distintos sectores.

“En Ñuble hay un rezago importante de las inversiones en capacidad de transmisión. Estamos abordando este tema, coordinando los distintos actores públicos y privados de la Región y a nivel nacional, y creemos que podremos solucionar este problema estructural en este periodo”, expresó León.

El titular de Energía en la región enfatizó que “debemos resolver este problema de déficit de capacidad, que se arrastra desde hace un par de años por diversos factores. Hemos armado una mesa de trabajo con el Gobierno Regional, la academia, las empresas eléctricas y gremios productivos que ha permitido visualizar mejor el problema y aunar esfuerzos para avanzar en las soluciones”.

“Pero no nos vamos a quedar solo en mesas y diálogos -continuó la autoridad-. Ya hay una propuesta de expansión de las redes de transmisión desarrollada por el Coordinador Eléctrico Nacional, y revisada por parte de la Mesa que es bien potente en inversión”, concluyó el seremi.

“Proyectos eólicos, como el de Engie, se van a conectar a la subestación Las Delicias, que está con harta holgura, por lo que es lógico que la zona sur de la región comience a poblarse de proyectos más grandes. Hay que recordar que esa subestación se levantó con el propósito de recibir la energía que iba a generar la central termoeléctrica Las Arcillas, de Engie, que finalmente, no se concretó, de hecho, es una de las subestaciones más grandes de Chile”.

En ese contexto, destacó el gran interés de desarrolladores e inversionistas por instalar proyectos de generación en la zona sur de la región. “Hay gente buscando terrenos, sé de un proyecto que se evalúa en esa zona, pero no es oficial”.

En cuanto a la provincia de Itata, León subrayó que ya obtuvo su aprobación ambiental el parque Entre Cerros, de Portezuelo, que se conectará a la subestación Hualte, en Ninhue, y que está en evaluación en el SEA el proyecto Culenco, que apuesta por conectarse a la futura subestación Las Delicias, en Quirihue, que es parte del megaproyecto de transmisión Mataquito-Hualqui, un proyecto clave para esa zona, porque en Itata hoy no existe la holgura para nuevos proyectos con la actual infraestructura de transmisión.

El seremi subrayó que “desde el punto de vista estratégico, estos proyectos de generación son relevantes, porque la región tiene un rezago en cuanto a capacidad instalada (200 MW aproximadamente) respecto a otras regiones, entonces, es bien positivo lo que está pasando, con proyectos eólicos que vienen a diversificar la matriz regional, porque la región ha ido creciendo en los últimos años con proyectos fotovoltaicos, pero que no superan los 9 MW; y lo que estamos viendo ahora son proyectos eólicos grandes, en que bastará con que dos de esos se conecten a red y habremos duplicado nuestra capacidad instalada de Ñuble”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top