Close
Radio Radio Radio Radio

“Quiero jugadores versátiles, con hambre y que se dejen entrenar”

El técnico de Ñublense, Jaime García, por estos días carga baterías en su natal Cartagena, disfrutando a su madre María Eugenia Arévalo, pero no deja de planificar la temporada 2023 y el plantel que encarará la Copa Libertadores, el Torneo Nacional y la Copa Chile.

“Estamos buscando dos centrales, tengo ganas que se quede Lorenzo Reyes. Estamos viendo dos extremos, dos volantes, partiendo por la base del año pasado. Caroca quiero que siga por su calidad como persona y jugador. Han llegado algunos nombres, pero primará la forma que me gusta de jugar. Tengo que barajar nombres”, detalla García, quien reconoció que “se ve lejana la opción de renovar a Nicolás Vargas, de parte mía, ahora estamos viendo centrales para que no nos pase lo de otros años, estamos haciendo evaluaciones en lo futbolístico y personal para elegir bien para el 2023”, detalla.

El sello de lo que busca

El entrenador del Rojo está enfocado en reforzar el plantel y es probable que arriben Pablo Aránguiz y Juan Leiva.

“Estamos enfocados en traer jugadores en los puestos donde no tuvimos recambio natural, como un lateral derecho, izquierdo, de los que están con contrato veremos si se va alguno para traer ahí un jugador, tratando de mejorar todo lo del año pasado para que nos queden orificios en la construcción. ¿Aránguiz y Leiva? Si me preguntan, sí, sí me gustaría que llegaran, quizá no han tenido continuidad, pero si llegan con ganas y compromiso y entienden que nadie tiene el puesto asegurado como titular, bienvenido, pero me gustan ambos jugadores. ¿Joe Abrigo? Me dejó una grata impresión como jugador y persona, me gusta, veremos si puede llegar. La idea es ir seguir cerrando con tranquilidad, porque la pretemporada arranca el 19 de diciembre en Paso Alejo”, subraya, antes de precisar la clase de jugador que desea en su plantel 2023.

“Acá tiene que haber un compromiso del jugador, que se adapte rápido a nuestra identidad. Que el jugador sienta eso. Que se dejen trabajar. Doy libertades, pero sin confundirse, porque deben valorarlo, porque la idea es que se sientan en casa, pero que dejen el corazón en la cancha. Seguirá la misma línea futbolística del buen juego, ser agresivos, de salir a jugar a cualquier lado con protagonismo, pero dependerá de que lleguen jugadores rápidos, potentes, después viene el trabajo nuestro. Quiero tener ojalá dos partidos internacionales más algunos locales. Nadie llegará con un contrato de titular, todos deben estar a disposición, ir mostrando sus cualidades a medida que vamos trabajando. Queremos jugadores versátiles”, recalca García, quien pretende contar con un plantel de 24 jugadores “picados y con hambre” y que lleguen lo antes posible para que se adapten “a la fuerte pretemporada”.

Sueña despierto

Con respecto al debut en Copa Libertadores, en abril, y su meta en el Torneo Nacional, García sueña despierto.

“Me gustaría debutar con Boca Junior o River Plate, un club potente para ver en qué pie estamos, Mi sueño de verdad personal es levantar la copa, quizá pudo ser este año, pero hay un trabajo de tiempo. Pero también soy realista, ver el plantel y los jugadores que llegan. Hemos ido creciendo como institución y ahora hay que equivocarse lo menos posible a la hora de traer jugadores”, remarca.

El entrenador más exitoso en la historia del club chillanejo revela que algunos jugadores jóvenes saldrán a préstamo, porque “en cuatro años que llevo es difícil mejorar todo en cadetes, considerando cómo es la realidad del fútbol chileno. Hay que entregar más herramientas para que lleguen bien formados y no deformados. Ojalá tenerlos desde los siete años, porque cuando tengan 16 o 17 se les hará complicado entrenar en el equipo”.

García iniciará su quinto año en Chillán y solo pide que la hinchada lo siga apoyando como hasta ahora. “Lo más noble que he conocido en el fútbol es la cercanía con la gente que me ha entregado el fútbol. Creo que llegué donde me he hecho técnico, tomando el mejor aprendizaje, la opción de dirigir un club cambiando la mentalidad, y lo más fuerte o feo, son los comentarios chaqueteros, los dimes y diretes, lo que no se dice a la cara. Yo no les prometo nada, solo mucho trabajo, sigo siendo el mismo que llegó con una ilusión y seguiremos cerca de los hinchas terminando un proceso lindo que espero siga con uno extraordinario y cuando viva malos momentos espero que me apoyen, cuando sientan que flaqueo, me tienen que apoyar, iluminar y transmitir buena onda. Lo mismo que los jugadores, vamos paso a paso, No hay que volverse locos, porque el fútbol ha premiado a Ñublense por todo lo que ha hecho”, sentencia ilusionado.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top