Close
Radio Radio Radio Radio

Ñublense perdió el norte en Calama, pero sigue puntero

Felipe Venegas/Ñublense

Perdió una dura batalla, pero todavía puede ganar la guerra. Es que en la recta final, en eso se ha transformado el cierre del torneo de la encendida Primera B. Y lo comprobó este domingo Ñublense, el líder exclusivo de la categoría, al caer, con el ascendente Cobreloa, por 2-4 en el estadio “Zorros del Desierto”, pagando caro sus errores defensivos y el planteamiento inicial.

Esto porque el Rojo entró a jugar con línea de cinco defensores, prescindió de un enlace o armador y sorprendió con David Escalante en el ataque.

La propuesta no resultó ante un Cobreloa que salió con más osadía para hacer daño por las bandas y con Nicolás Maturana armando jugadas con mayor protagonismo.

Por la banda izquierda el local instaló a Cuadra que se dio un festín cada vez que encaró. Ñublense sufrió para gestar jugadas y se notaba desconectada la estructura ofensiva de la línea de volantes donde el nexo no estaba.

Maturana abrió la cuenta a los 18’ con un zapatazo fuera del área, que desvió Kimura, justificando el protagonismo de Cobreloa y tras un error en la salida de Óscar Ortega.

Ñublense se sacudió de la modorra y tras tomar la iniciativa para empezar a jugar en campo rival, llegó al empate por intermedio de Ortega, quien fue víctima de penal y anotó tras capturar el rebote perdido por Escalante, quien en la previa le pidió el servicio desde los doce pasos al “Buncho”.

Errores

La igualdad duró dos minutos ya que otra vez la fragilidad defensiva de Ñublense permitió el 2-1 de cabeza de Maximiliano Cuadra tras un pivoteo de Gabriel Tellas que cabeceó sin marca en el área.

El ingreso de Luis Valenzuela en el complemento le cambió el rostro a Ñublense, ya que ganó posesión de balón y pase habilitador para los delanteros. De sus pies salieron asistencias que Pinto, Ortega y Escalante no pudieron convertir en gol. El Rojo tuvo el empate en los primeros minutos del segundo tiempo cuando parecía que Cobreloa se iba del partido. Esa falta de finiquito la pagó caro el puntero, porque el local tras un destello individual de Cuadra anotó el 3-1 que fue un tanque de oxígeno para el equipo de Nelson Soto. La figura loína se llevó a todos los marcadores de la punta izquierda y ante la salida de Odriozola lo derrotó con un remate cruzado y suave.

Golpe de nocaut

Ñublense lejos de derrumbarse, reaccionó con otro gol de Ortega, quien robó una pelota en la salida de Cobreloa, pisó el área y sacó un derechazo ajustado que venció a Velasco.

La lamentable lesión de Luis Valenzuela le restó otra vez generación de juego al líder, pero Jaime García mandó a la cancha a Rozas, Avello y Pérez. Si bien el Rojo ganó en volumen ofensivo, no supo llegar al empate, mientras que el cuadro de Soto liquidó el partido con un contraataque por derecha que cerró por el centro del área Riveros.

En la recta final, marcada por la impotencia y frustración de Ñublense, se fue expulsado Jovany Campusano tras una fuerte infracción, y José Navarrete, quien había salido y se ganó la roja tras el pitazo final por reclamos.

El líder perdió el norte en Calama, pero sigue como líder exclusivo con 40 puntos, a cinco puntos de San Felipe, seis de Rangers y siete de Melipilla.

El próximo viernes a las 18.30 horas recibe, en otra final, a Temuco en el estadio Nelson Oyarzún de Chillán con la misión de desterrar los errores, asumir el protagonismo y volver al triunfo para dar otro paso rumbo a Primera.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/