Close
Radio Radio Radio Radio

La pesadilla del emprendedor informal

Esperanzadora fue la convocatoria que realizó Sercotec en Ñuble para postular a “Capital Semilla Emprende 2022”. El fondo permitía cofinanciar un plan de trabajo destinado a implementar un proyecto de negocio para salir de la informalidad. Los destinatarios eran emprendedores de Ñuble, mayores de 18 años, sin inicio de actividades en primera categoría ante el Servicio de Impuestos Internos, y con ideas de negocio de carácter multisectorial.

Con la promesa de financiar acciones de capacitación, asistencia técnica y marketing, además de inversiones en bienes necesarios para cumplir con el objetivo del proyecto, la convocatoria a nivel nacional entusiasmó a emprendedores locales.

Acudieron masivamente al llamado del ente público con la esperanza de acceder a un subsidio neto en un rango de $3 y $3,5 millones, aportando un cofinanciamiento de 2% del subsidio otorgado.

De los 588 emprendedores que postularon, es muy probable que pocos repararan en los recursos asignados por el nivel central. Para la Región de Ñuble se consideraban 30 beneficiarios. Es decir, el 95% de los emprendedores locales, al momento de postular, no tenían ninguna chance de acceder a los fondos para formalizar su idea de negocio.

La informalidad laboral en Ñuble afecta a uno de cada tres ocupados de la fuerza de trabajo. Una parte significativa de dicho segmento de trabajadores corresponde a autoempleo, cuyos ingresos no quedan registrados. Mala cosa si se considera que los ingresos precarios de la informalidad es una barrera colosal para que el emprendimiento se desarrolle.

En efecto, no pueden acceder a nuevos mercados o participar en los de mayor tamaño; no tienen forma de acreditar ingresos para acceder a financiamiento; y la informalidad impide que los emprendedores puedan optar a contratos públicos, fondos concursables o acceder a las herramientas que provee el ecosistema emprendedor.

En materia de fomento al emprendimiento, la política pública que diseña el gobierno central carece de una adecuada focalización acorde a la realidad territorial. Tampoco se hace cargo del efecto que pueda tener, en la informalidad local, las expectativas incumplidas en la disponibilidad de financiamiento para las inversiones requeridas. No puede ser de otra forma si se considera que para los cientos de emprendedores que atienden al llamado, el diseño del estímulo emprendedor es incapaz de proveer los recursos para cumplir con su objetivo. Queda la impresión de un mal chiste cuando el voluntarismo del planificador supera con holgura la capacidad real para cumplir con los planes trazados. Por otro lado, el bajo presupuesto y la alta cobertura que busca el nivel central, terminan por diluir los esfuerzos para lograr el impulso que permita avanzar hacia el desarrollo económico.

Mientras tanto, avanza el emprendimiento informal dejando una estela de expectativas incumplidas, pobreza y subdesarrollo. A estas alturas parece de Perogrullo indicar la importancia en materia de descentralización en las decisiones de los organismos públicos sectoriales cuya misión sea desarrollar la capacidad emprendedora de los habitantes del territorio.

Finalmente, en lo que parecía ser la materialización de un sueño emprendedor, se transformó en pesadilla para el 95% de los ñublesinos que postularon.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top