Close
Radio Radio Radio Radio

“Espero que el agua no entre dentro de mi casa”

Elvis Ortiz utiliza su canoa para realizar paseos por el río de Cobquecura. Ahora lo hace para ayudar a sus vecinos de calle Independencia, inundada por el desborde del río, ocasionado por los más de 70 milímetros de aguas lluvias que cayeron en la comuna desde la madrugada.

Elvis traslada a los vecinos por la calle, mientras espera que el agua entre a su casa, su escuela de surf,  que tiene hace nueve años, ya fue anegada. “Tengo la canoa para trasladar a los vecinos que necesiten ayuda. Mis cosas de la escuelita ya están todas inundadas, mis ovejas y mis gatos están dentro de la casa, cuando termine de ayudar a los vecinos los iré a rescatar”, relata mientras su perro “Cachito” se sostiene sobre un porta tablas de surf a diez centímetros del agua.

“Hace ocho años también ocurrió esto. Ya no hay solución, solo hay que esperar que baje la venida de las aguas, la naturaleza es así”, dice. Su esposa y sus hijos ya abandonaron la casa. El agua sobrepasa los 80 centímetros desde la vereda.

En tanto, Carmen Pérez acomoda sus muebles e intenta alejarlos del piso. “Todo está lleno de agua, espero que no entre dentro de mi casa, ya he resguardado mis cosas”, afirma. Solo cuatro centímetros separan a su vivienda de la inundación.

“Entendemos que es difícil y que la autoridad comunal no puede hacer mucho, con las cosas del tiempo no se juega, el clima es como el mar, impredecible”, enfatiza Óscar Placencia, mariscador de la zona. Los pobladores de las calles aledañas, trabajan organizados colocando sacos de arena para evitar que el agua entre a sus viviendas.

Buchupureo aislado

Bomberos de la comuna trabajó durante toda la mañana para habilitar el camino que conecta Cobquecura y Buchupureo, el cual presentó al menos cinco derrumbes producto de las lluvias. En el sector costero colapsaron puentes y algunas calles quedaron complentamente aisladas.

Cristian Torres, agricultor de Buchupureo, observa la calle inundada, donde los vecinos solo pueden cruzar a caballo. Detrás, hay una vega -terreno bajo ubicado cerca de un río- donde pastaba su ganado. Pero ahora solo ve agua. “Los animales están perdidos en el agua. cómo cruzo a rescatarlos”, se pregunta.

Carlos Espinoza, también agricultor, sostiene que “somos un pueblecito abandonado, en el que se corta la luz durante doce días y no hay dónde reclamar, nos sentimos desprotegidos. Nuestras siembras de trébol para fardos están inundadas”.

Al cierre de esta edición, el alcalde de la comuna, Julio Fuentes, cifró en 30 las viviendas anegadas. “Independiente de que tengamos un apoyo o no desde el gobierno central, lo que nos interesa es que nuestra gente tenga una vialidad expedita y que esté comunicada”, sostuvo. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top