Close
Radio Radio Radio Radio

El libro que indaga en la vida y obra de Luz Montecinos en Ñuble

Álbum familiar

Hace algunos días se lanzó en San Fabián de Alico el libro que rememora la vida de Luz Montecinos, la poeta, profesora y talladora de maderas nobles que forjó amistad con personajes de la historia cultural como Pablo Neruda, David Alfaro Siqueiros, Alfonso Lagos Villar (ex propietario y director de Diario La Discusión), Margot Loyola y la misma Gabriela Mistral, entre otros. El libro se titula “Alico, vida y poesía de Luz Montecinos” y es fruto de un acabado trabajo de investigación desarrollado por su nieto, Juan Carlos Gacitúa Araneda.

El libro da cuenta de la biografía de Luz Montecinos, pero también de poemas de su autoría y anécdotas que Juan Carlos encontró durante el desarrollo de la investigación. Cartas, poesía y fotografías familiares forman parte de la publicación.

  [bg_collapse view=”button-orange” color=”#4a4949″ expand_text=”Leer más” collapse_text=”Menos” inline_css=”width: 100%” ]

Una de las historias que más llama la atención es que Luz habría conocido al matrimonio Parra Sandoval, popularmente conocido por tener a los hijos más ilustres de Chile. Juan Carlos en el libro lo relata de esta manera: “Clarisa Sandoval, costurera en San Fabián de Alico, trabajaba para doña Clotilde, madre de Luz, y era la persona idónea para hacer los recados familiares fuera del pueblo, en San Carlos o Chillán; hacer algunas compras o aprovechar de llevar y traer el correo. – ¡Si vas a echarte un novio, me lo presentas! ¿Oíste? – le repetía Clotilde, nada más enterarse que la muchacha ya tenía un pretendiente-. ¡No vas a llegar guatona del medio! En 1913, Clarisa presentó a su prometido el profesor Nicanor Parra. En el comedor familiar de Clotilde, los Sandoval y su patrona fueron testigos de la formalización del noviazgo. Luz recordaría este evento, más aún cuando su vida en distintas ocasiones se cruzaría de un modo u otro con los hijos de Clarisa y el profesor Parra”.

También se hace un recuerdo del himno del Colegio La Purísima Concepción de Chillán, cuya letra pertenece a Luz.

Otro episodio en su vida fue cuando conoce a Gabriela Mistral, poetisa que visitó Chillán en 1938. Luz en aquel entonces estuvo encargada de organizar un desfile de las escuelas. Ahí comenzó un intercambio epistolar que a Juan Carlos le llamó la atención. La admiración y amor de Luz por Gabriela es pleno. Como profesora de literatura, Luz es una de las grandes promotoras de la obra mistraliana entre los adultos, jóvenes y niños a quienes enseña. Las obras mistralianas como Desolación (1922) o Ternura (1923) forman parte de esas lecciones, pero es si duda su ejemplo y figura de mujer volcada a la tarea creativa lo que la deslumbra”, precisa en el libro.

Un año después de esta visita, sobrevino el terremoto de Chillán, en 1939. Luz envió a Gabriela fotografías del desastre, imágenes que hoy son parte del Museo Gabriela Mistral en Vicuña. En estad fotografías, Luz le describía el derrumbe de edificios emblemáticos como la antigua Catedral de Chillán, la Escuela Normal y la Botica El Sol.

Lanzamiento

El libro fue lanzado en San Fabián el fin de semana pasado. Juan Carlos advierte que “participaron el alcalde, parte del Concejo Municipal y la seremi de las Culturas, entre otras autoridades e invitados. Quisimos relevar la figura de Luz Montecinos como un personaje importante dentro del desarrollo cultural de San Fabián de Alico. La ceremonia contó con manifestaciones muy propia de la cultura sanfabianina como conjuntos folclóricos, cantoras y bailes tradicionales”, recordó.

“Para la comuna de San Fabián es importante relevar a aquellos que han contribuido a la cultura. Luz Montecinos fue una figura muy representativa de la cultura de San Fabián. Si bien desarrolló una carrera como profesora normalista en Chillán, siempre estuvo muy ligada a las tradiciones de San Fabián, a sus tradiciones, sus campesinos, sus arrieros, a las mujeres, a las cantoras y eso se nota en cada uno de sus poemas. Ella fue amiga íntima de Pablo Neruda, estableció amistad con Gabriela Mistral y si bien publicó su poesía en el Diario La Discusión de Chillán, nunca quiso escribir un libro. Creo que se debe a lo mismo, el estar en contacto permanente con poetas, artistas y cultores de la zona durante muchos años, ella interpretaba su trabajo con mucha humildad y dejó un legado tremendamente importante que estamos tratando de relevar”, indicó.

[/bg_collapse]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top