Close

Rosari Obregon

Qué pena que la delincuencia ya llegó a San Carlos. Esta era una ciudad tranquila, pero ahora hay que vivir enrejada, como si nosotros fuéramos los delincuentes!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top