Close

Padres chillanejos piden tratar enfermedad de su hija fuera de Ñuble

Sofía, una guagua de dos años y ochos meses, tiene una semana internada en el Hospital Herminda Martín tras ser diagnosticada con adenitis mesentérica, patología relacionada con la inflamación de los ganglios intestinales.

La enfermedad le ocasiona fuertes dolores abdominales y los tratamientos solo logran calmarlos durante una hora y media aproximadamente.

Familiares de la menor están devastados pues el cuadro de salud de Sofía no mejora. “Dejó de alimentarse por la boca, tuvieron que ponerle suero al 100% porque no se alimentaba nada y recién el día martes le hicieron un escáner y arrojó lo que al parecer le causa dolor, que era la inflamación de los ganglios de su intestino”, dijo Katherinne Coloma, madre de la niña.

Señaló que no tienen claridad sobre cuál es la razón de la dolorosa enfermedad que aqueja a la niña. “Los doctores dicen que ya esto debiera haber pasado y dicen que debiera estar asociado a algo pero no saben si es a su alergia alimentaria, o a una bacteria, a un virus, un parásito. Estamos con un diagnóstico pero sin que se sane”, advirtió.

Agregó que “yo busco que ella se mejore, es mi única hija y estamos desechos como familia porque ella grita de dolor”.

Otro centro de salud

Coloma indicó que ha consultado con otros centros asistenciales fuera de la región donde puedan atender a la pequeña Sofía, pero no pueden asumir los elevados costos que implica el proceso, por ende, pide al Hospital de Chillán que derive a la niña a otro centro asistencial que cuente con los especialistas que traten la enfermedad.

Si aquí no saben como tratar la enfermedad que me la deriven a otro lado, he hecho consultas para sacarla de allí y llevarla a otro lado pero es algo super difícil y además de super caro. Pagar una ambulancia para que la lleve a otra ciudad es algo complejo para un ciudadano común”.

“El doctor me dice que la mejor opción sería Santiago pero eso se escapa de mis posibilidades porque no la puedo llevar en mi auto, es un viaje demasiado largo y a Sofía los medicamentos le duran una hora y media y después el dolor vuelve con gran intensidad”, añadió la progenitora.

Describe a Sofía como una niña alegre y conversadora. “Es un niña tan linda, le encanta cantar, bailar, habla muchísimo y ahora está en una camita tirada. Siento que si me voy a mi casa y la dejo ahí sola capaz llegó y su lucecita se haya apagado”, lamentó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top