Close
Radio Radio Radio Radio

Modo reactivación

Mauricio Ulloa

Si bien la reactivación del mercado laboral de fines del segundo semestre, impulsado por faenas agrícolas estacionales, ayudó a la recuperación del empleo en la Región, lo cierto es que la pandemia terminó destruyendo el año pasado alrededor de 24 mil puestos de trabajo, según el último informe que realizó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Indudablemente, la dinámica del empleo ha mejorado en Ñuble durante la temporada estival. En el trimestre móvil octubre-diciembre 2020, la tasa de desocupación regional fue 8,2%, aumentando en 0,9 puntos respecto a igual período de 2019, mientras que en comparación con septiembre-noviembre, disminuyó 1,0 punto, lo que se atribuye principalmente al dinamismo de las actividades agrícolas y en menor medida, al turismo.

No obstante, factores coyunturales y estructurales evitan que el ritmo de este crecimiento sea aún mucho mejor. Dentro del primer grupo están las cuarentenas y restricciones que Chillán y otras ciudades implementaron en enero –y que todavía se mantienen- para contrarrestar el impacto del segundo peak de la pandemia. Precisamente, han sido sectores como el comercio, tanto los más golpeados por los cierres como los que más puestos de trabajo han perdido.

En el segundo grupo aparece el preocupante desequilibrio con el que los empleos se están recuperando. Las mujeres y los jóvenes están retornando a los trabajos a un ritmo mucho menor que los hombres. Una tendencia similar se está presentando con los trabajadores informales.

Esta última fotografía del empleo tomada por el INE ratifica que la prioridad del Gobierno, como es la recuperación económica, debe ir acompañada de una estrategia de creación y protección de puestos de trabajo.

Basado en la famosa afirmación de John Maynard Keynes sobre la necesidad de abrir huecos para taparlos en su obra “Teoría general del empleo, el interés y el dinero” cuando analiza la necesidad de gasto público para impulsar la economía, se ha propuesto como política de choque para enfrentar el desempleo en el corto plazo un programa de empleo de emergencia, ejecutado por los gobiernos regionales y locales, con financiación del gobierno central, y sabiendo que en las regiones existen muchas obras por terminar -los huecos ya están abiertos, es necesario cerrarlos.

Puede sonar a un consejo de perogrullo decirle al Gobierno que apure las obras de infraestructura para reactivar la economía; otros dirán que primero hay que vacunar a todos y luego forzar la economía; en cambio, estamos convencidos que las dos cosas se pueden hacer en simultánea y se deben trabajar en varios frentes ahora que la percepción empieza a cambiar y se puede observar una luz al final del túnel.

El tiempo corre y avanza el segundo mes del año en medio de la esperanza de que los planes de vacunación nacional y mundial le cambien la cara al rumbo de la economía. Hay que entrar en modo reactivación y no hay otra manera de hacerlo que arrancar con la infraestructura atrasada y con obras que le garanticen a las comunas de Ñuble un avance en calidad de vida.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/