Close
Radio Radio Radio Radio

Las historias de esfuerzo detrás del título de los Diablos Rojos

“Si no se sufre, no es Ñublense”, fue una de las frases más repetidas durante el año por hinchas del club chillanejo. Frase que se vio reflejada durante la campaña del campeón de la Primera B, que tuvo que luchar con más de alguna adversidad para conseguir el tan anhelado ascenso a la máxima categoría del fútbol chileno.

En el inicio del torneo, todo parecía ir bien para el equipo ñublensino: comenzaba ganando sus dos primeros encuentros ante Temuco y Magallanes, demostrando un buen fútbol, luego caería ante Rangers y posteriormente el virus del covid-19 aterrizaba en el país, disputando su duelo con Valdivia sin público y tras cartón, el fútbol chileno sería suspendido hasta nuevo aviso.

Casi 6 meses pasaron para que la escuadra de García volviera a la cancha, la incertidumbre se instalaba en la hinchada, debido al nivel físico y técnico de un equipo que al igual que los demás venían con entrenamientos mediante zoom.

Sin embargo, los “Diablos Rojos” lograron encontrar una regularidad de local, en donde consiguieron hacerse fuertes ganando casi todos sus partidos. El plantel sólo perdió uno, empató otro y ganó once. Regularidad que le permitió levantar el trofeo de campeón el día sábado precisamente de local, luego de vencer por 5 goles a 0 a Deportes Copiapó y conseguir el regreso a la Primera División.

Los casos positivos

El 10 de diciembre, cuando Ñublense venía en su mejor momento, afirmándose en el primer lugar del torneo, vendría un golpe fuerte para el plantel y sobre todo, para Jaime García. El equipo chillanejo confirmaba 6 casos positivos cuatro jugadores y dos pertenecientes al cuerpo técnico. Uno de ellos sería el oriundo de Cartagena y técnico ñublensino, que admitió que estuvo entre la vida y la muerte en el Hospital Herminda Martín, de Chillán. Tas lograr el título, el estratega expresó sus agradecimientos al personal de salud.

“Este título va para toda la gente enferma de Chillán y en especial para el personal de salud de todo Chile, la primera línea, que se arriesga por gente de nosotros, yo soy un agradecido de ellos”, declaró García entre lágrimas y acompañado de su madre.

Pinto y su dolido regreso

Mathías Pinto había sido pilar fundamental en la campaña del 2019, en donde el estallido social dejó estancado en Liguilla de Ascenso al “Rojo”, cuando tenía opciones de campeonar. Finalizado ese torneo, Pinto emigraría a Coquimbo a probar suerte en Primera División, sin embargo, en la primera mitad del torneo, sufrió la pérdida de su hermano mayor, teniendo un bajón anímico importante, pidiendo regresar a Ñublense para ser campeón y recuperar la confianza y la felicidad.

Pinto admitió que García peleó con los dirigentes para concretar su regreso en esta segunda rueda, respondiendo con 9 goles hasta el momento y siendo pilar fundamental en el ataque diablo.

“Este campeonato se lo dedico a mi familia, hijas y a mi hermano que no está, pero sé que me ilumina desde el cielo”, confesó un emocionado Pinto.

La garra charrúa

El portero uruguayo, Rodrigo Odriozola, fue titular gran parte del año, en donde ayudó a sumar puntos clave a Ñublense con grandes actuaciones. El meta ñublensino además, logró vencer el covid-19, donde agradeció a la Residencia Sanitaria de San Carlos, por los grandes cuidados con él.

Tras vencer el virus, Odriozola añoraba levantar el trofeo lo más pronto posible con Ñublense, mientras esperaba el nacimiento de su segunda hija.

La vida le puso dos momentos felices a Odriozola el mismo día, el 9 de enero logró el título con su equipo y el mismo día su señora daba a luz a Clara, a miles de kilómetros en la ciudad de San José en Uruguay. El portero “Diablo” ahora quedó liberado para viajar a su tierra natal y encontrarse con su familia.

Samurai en cuarentena

Tras el duelo ante Santa Cruz en la segunda rueda, Kimura desaparecería de las citaciones, volviendo al partido del título ante Copiapó. La hinchada se preguntaba porqué no venía jugando, sin embargo, el mismo jugador confesó a Dimensión Deportiva que se encontraba realizando una cuarentena preventiva, ya que en un examen había dado positivo, pero luego daría negativo.

Kimura finalmente aceptó hacer la cuarentena de manera solitaria, para que sus compañeros siguieran mojando la camiseta, mientras que al “Samurai” lo comía el ansia por saltar a la cancha. Pese a todo, el defensa ñublensino logró estar en el duelo más importante, para levantar el trofeo con sus compañeros.

El renacer del “Pollo” Navarrete

José Navarrete llegó proveniente de Fernández Vial, en donde en un principio, no tenía chances para ser parte del equipo titular y nadie daba un peso por él. Jaime García lo hizo subir 6 kilos y entrenar de manera intensa y fue así como José el “Pollo” Navarrete, comenzó a tomar protagonismo dentro del equipo, terminando el torneo como titular en la oncena del técnico ñublensino.

El oriundo de Cerro Navia, venció la pobreza y logró su revancha en el fútbol de la mano de García, dedicando el triunfo a su madre, hermanos y a su padrastro.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/