Close
Radio Radio Radio Radio

Inseguridad y abandono es la sensación en sectores periféricos de Chillán

Sensación de abandono e inseguridad, es lo que dejó la cuarentena en muchas poblaciones de la comuna de Chillán.

Así lo revelan los propios dirigentes de emblemáticos sectores de la ciudad reconociendo que han sido los mismos vecinos quienes han debido ahuyentar o retener a los delincuentes e irresponsables en sus sectores.

Juan Zúñiga, presidente de la Junta de vecinos de la Población Zañartu, es directo.

“Desde la hora en que comienza el toque de queda comienza la circulación habitual de gente, andan tocando la puerta y pidiendo cosas alrededor de las once o doce de la noche, vehículos también, pero no policiales, circulan para llegar al cordón sanitario que está más abajo” detalló.

“Hay un vecino que informó que debió dar un tiro al aire, porque todo el mundo dice lo mismo y me consta que si uno llama a los teléfonos de emergencia como el 133 no pasa nada y en el plan cuadrante simplemente la llamada no es respondida”, declaró el dirigente. “Especialmente nuestros adultos mayores están toda la noche despiertos”, lamentó, “incluso los vecinos detuvieron a un delincuente en uno de los patios de las viviendas y entiendo que fue incluso golpeado, no estoy seguro de si en reprimenda o por necesidad de detenerlo”, relató. “Esa es la respuesta de los vecinos cuando nadie acude a los llamados por ayuda, lamentablemente, la sensación de inseguridad que nos aborda cuando comienza el toque de queda es más inquietante que durante el día”, afirmó, “uno espera una capacidad de respuesta cuando una persona está siendo víctima de un robo o tiene una persona en su terreno, en su patio”, indicó.

Situación similar viven en la Población Purén.

“Si usted me dice en una escala del uno al siete le pondría un tres a la seguridad porque uno entiende la contingencia que hay, pero para los vecinos los robos a las casas han aumentado estos días”, explica Clara San Juan, presidenta de la junta de vecinos.

 “Se llama a Carabineros o a la PDI y no vienen o simplemente están en otro procedimiento, roban a las casas cuando la gente está durmiendo, pero qué vamos a hacer, no podemos hacer nada, no se puede mejorar”, manifestó.

Clara relató que “aquí hay muchos adultos mayores y les entran a robar porque llaman a carabineros y no vienen, y no van a andar yendo a tribunales o de un lado a otro, sencillamente se quedan ahí, no hay un equilibrio, los vecinos se despiertan con las ventanas abiertas y las puertas reventadas y sólo entonces llegan, es lo mismo de siempre, uno está en contacto como dirigente con sus vecinos a través de diferentes canales de comunicación, aquí faltó trabajar todos juntos”, concluyó.

Resguardo fuera de las cuatro avenidas

Gonzalo Montecinos, presidente de la Junta de Vecinos Islas del Sur Etapa 2, también siente la falta de seguridad de su comunidad.

“Nosotros sentimos que el resguardo está dentro de las cuatro avenidas, es cierto que debe concentrarse ahí porque todos necesitamos abastecernos, pero en las poblaciones nada”, indicó.

“Nosotros incluso nos hemos comunicado con la Unión Comunal, para que haga llegar nuestra queja porque nos preocupa bastante, apenas levantaron la cuarentena y la gente ya está de fiesta, se olvidaron de todas las cosas que están vigentes”, advirtió, Para el dirigente se necesita un aumento de los patrullajes del Ejército y Carabineros, “no todas las noches pero dos o tres en la semana, para ayudar a tomar conciencia”, solicitó.

“Con carabineros no hemos tenido contacto, es culpa de la gente pero necesitamos esta ayuda, nos faltan demasiadas herramientas y obviamente que nos consideren, nosotros somos dirigentes porque nos gusta, intentamos hacer las cosas bien, necesitamos apoyo, somos un abanico de soluciones para las autoridades y para eso estamos, pero también necesitamos que nos tomen en cuenta como tal, porque tenemos una mejor visión y sabemos cuáles son las familias más necesitadas y las que pueden abastecerse, sabemos el esfuerzo del municipio para llegar a los vecinos, pero nuevamente no fuimos considerados”, lamentó.

“Sienten que no son escuchados”

Cecilia Henríquez, presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán, confirma la sensación de inseguridad. “Es generalizado, nuestros dirigentes de las juntas de vecinos sienten que no son escuchados, han hecho un trabajo formidable en sus sectores, mapeando cesantía, madres solteras, adultos mayores, familias contagiadas a las que les facilitan su abastecimiento, colaborando en todo lo que pueden”, informó. “Sin embargo todo el trabajo que hicieron esperando ayudar a las autoridades ha sido en vano, no son considerados, el tema de la delincuencia es también preocupante, hemos leído de violaciones, asaltos y robos en los sectores lejanos al centro y los vecinos están realmente preocupados, tanto como de los contagios de la gente irresponsable”, señaló Henríquez.

En la región, hasta el 12 de abril, se experimentó un 18% de aumento anual en el delito de robo con intimidación, con 45 casos denunciados, de ellos 10 desde que rige el toque de queda.

Jefe militar defiende labor de seguridad

El general Cristian Vial, jefe de Defensa de Ñuble, destacó el 20 de abril último, que la tasa de delitos de mayor connotación social tuvo la baja más significativa de los últimos cinco años, con un descenso del 67%.

Además, la cantidad de procedimientos con detenidos aumentó en un 19% respecto a los meses anteriores a la emergencia sanitaria.

“Las medidas son siempre suficientes para la capacidad que se tiene, lo que se hace es ir variando las estrategias, por eso, esto (los patrullajes y fiscalizaciones) es un esfuerzo conjunto de las policías, del Ejército y de personal del Gobierno Regional”, explicó.

Foto: Agencia Uno

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/