Close
Radio Radio Radio Radio

Fernando Bórquez: “El subsecretario me dijo que yo salía por razones políticas”

Hacía meses que se especulaba con la salida del seremi de Agricultura, Fernando Bórquez, de su cargo.

Ésta se concretó finalmente el pasado viernes, luego de una compleja convivencia del independiente con el diputado de RN, Frank Sauerbaum, quien siempre quiso en dicho cargo al exdelegado ministerial, Juan Carlos Molina, el nombre que corre hoy con ventaja en el partido para asumir la cartera.

Leer más: Frank Sauerbaum: “Si quiere buscar culpables en otros lados, allá él”

Lejos ya de sus funciones, Bórquez sostiene abiertamente que su alejamiento se debió a motivaciones políticas, y cuestiona en duros términos las presiones recibidas por el parlamentario, y el actual subsecretario del ramo, José Pinochet.

– ¿Su salida fue voluntaria o se la solicitaron?

– Hubo un poco de ambas cosas. Desde que fui nombrado seremi en el Biobío, sistemáticamente el diputado Frank Sauerbaum hizo comentarios en torno a que no estaba de acuerdo con mi trabajo y que no le servía para sus intereses. Posteriormente, durante dos años esto se incrementó y es un hecho conocido, constantemente se habló de mi salida. Siempre se dijo que yo tenía un buen perfil técnico, pero un mal perfil político, situación que me genera dudas, pues participé en dos clases magistrales que nos hizo el exministro Chadwick en las que nos habló de lo que era ser un buen político, que había que estar en contacto con la gente. Cuando lo escuché, sentí que era lo que yo he hecho siempre, por lo que mi conclusión es que tan ignorante en cuanto a política no soy. En lo que sí soy ignorante es en la politiquería baja, que es la que predomina a nivel nacional.

– ¿Quién le comunicó su salida?

– Cuando se nombra al nuevo subsecretario, José Pinochet, comenzaron los problemas. Como no podían sacarme, esta cosa fue escalando, a tal punto que la primera semana de enero me llama el intendente y me dice que el ministro del Interior le comunicó la necesidad de hacer un cambio en Agricultura. Poco después, el subsecretario me comunicó mi salida inminente, y me conminó a renunciar. Lo siguieron haciendo su jefe de Gabinete y otros personeros. Yo no iba a hacerlo hasta hablar con el ministro, y me tomé unos días de vacaciones, en los que decidí que no me interesaba realmente seguir, porque además de la presión del parlamentario, estaba incluso siendo maltratado por personal de la Subsecretaría. A esta altura de mi vida no estoy para pasar por esto, yo vine a contribuir a mi región. Tengo experiencia y recorrido no solo como académico, sino también como dirigente agrícola y agricultor. Conozco perfectamente cómo funcionan los agricultores, cómo piensan, y tengo llegada en el sector. Desgraciadamente duró menos de lo que hubiera querido.

– Durante el tiempo que ejerció como seremi, ¿Se sintió apoyado?

– Siempre me sentí respaldado por los agricultores; por el ministro de Agricultura; por el anterior subsecretario y por el intendente Arrau. También me sentí apoyado por una parte de RN; la UDI y Evópoli. Incluso, por parlamentarios de oposición.

“Ha tenido problemas con mucha gente”

– ¿Qué le han dicho los agricultores sobre su salida?

– Hay que comprender la idiosincrasia de los agricultores, sobre todo, en una región rural como ésta donde hay pequeños productores que requieren diversificar su matriz de manera asociativa, como logramos hacerlo finalmente con los viñateros, a quienes les propusimos un trabajo a largo plazo. Conversé mucho con ellos en todas las comunas, y lo que ahora me dicen es ‘logramos confiar en ud. y ahora nos deja botados’.

– ¿Durante su gestión sintió que le solicitaron acciones ajenas a la condición de su cargo?

– No. La verdad es que con el diputado Sauerbaum solo nos saludábamos. En alguna oportunidad, a instancias del ministro, quien me dijo que hablara con él, lo llamé. Quedamos de reunirnos, pero no pasó nada. Con el subsecretario tuvimos una conversación franca y me indicó que yo salía por razones políticas. Si uno hace un análisis, pesa más ser un buen político que un buen profesional; pesa más que una persona, con fondos del Estado, contribuya a ayudar a una campaña política, en vez de trabajar para la comunidad. Y yo para esas cosas no estoy. No puede una persona utilizar un cargo que es de funcionario público, pagado por todos los chilenos, para intereses particulares.

– ¿Su compleja relación con el diputado Sauerbaum la viven también otras autoridades regionales?

– Él (Sauerbaum) ha tenido problemas con mucha gente. Basta recordar cuando se retiró Ignacio Vera de la Seremi de Obras Públicas, él dijo que había sido muy complicado trabajar con el diputado. Él ha querido en todas partes meter a su gente, y desde cierto punto de vista es natural querer tener gente del mismo sector, pero de ahí a hacer una persecución por casi dos años, creo que no corresponde. Quizás si él se hubiera sumado a lo que yo estaba haciendo, le habría ido mejor. Es otra la modalidad que él tiene.

– ¿Seguirá en política, o retomará sus labores académicas?

– Nunca quise meterme en política porque sabía que era cochina, y ahora, después de esta experiencia, creo que es más cochina de lo que pensé. Yo no respiro por la herida, mi currículum está hecho. Para asumir como seremi debí renunciar a hacer clases en cuatro universidades y a ser acreditador internacional, labor esta última que retomaré a fin de mes, cuando vaya a acreditar a la U. Nacional de Colombia. También tengo la opción de retomar un cuarto de jornada en la U. de Concepción. Por ahí va mi futuro.

Foto: Mauricio Ulloa

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/