Close
Radio

Entre la promesa, la intención y la realidad

Las campañas políticas se nutren de promesas, los que gobiernan se encapsulan en intenciones, mientras que las pymes enfrentan la dura realidad. Para muestra un botón.

Promesa de campaña: “trabajo decente y crecimiento económico”. Intención del gobierno: “promover a las pymes”. Realidad de la participación de las pymes locales en las compras públicas en Ñuble (enero 2020): “12% del total de las compras públicas, proveedores de la región Metropolitana se llevan el 53%”.

En Chile, la torta está muy mal repartida. Lamentablemente, las autoridades no muestran mucha voluntad en cambiar esta realidad. Frente a la publicación del estudio de Cerregional que revela las limitaciones que enfrentan las empresas locales para vender al Estado, “se trabaja para fomentar la participación de proveedores locales en el mercado público” fue la respuesta de la máxima autoridad regional. Ante la evidencia de la magra participación de la pyme local, se justifica aduciendo que a pesar de dar prioridad a la empresa local, estas no cumplen con los requisitos para los servicios que requiere la Intendencia. Con este argumento se busca explicar la razón por la cual dos de cada tres pesos que compra dicho organismo, se lo llevan proveedores foráneos a la región.

No se debe olvidar que las pymes de Ñuble se desarrollaron al alero de la región madre. En este ambiente, prácticamente era un milagro transformarse en proveedor de las compras públicas de la región del Biobío. Es lógico que una vez creada la nueva región, las pymes no estaban preparadas para enfrentar la emergente demanda de bienes y servicios que requerían los organismos públicos establecido en la región o, simplemente, las pymes locales se acostumbraron a no participar del mercado público, por los muchos intentos fallidos que registraron en su experiencia acumulada.

Transcurridos dos años de gobierno, ¿qué esfuerzo ha hecho la autoridad regional para desarrollar a los proveedores del mercado público local? La realidad muestra que muy poco y, si lo ha hecho, con resultados más que discretos.

El desarrollo de proveedores consiste en la construcción de relaciones duraderas entre el Estado y sus proveedores, fundamentadas en principios y valores compartidos que garanticen la sostenibilidad de los mismos. Esto significa que la autoridad regional debe darse la tarea de convocar a los gremios empresariales para comprometer la voluntad de sus asociados en participar competitivamente de las licitaciones públicas que se generan en los organismos públicos con residencia en la región. A su vez, la autoridad regional, debe instalar una política pública regional que priorice la compra a proveedores locales, en cuya primera etapa de funcionamiento, implique un proceso de acompañamiento al proveedor (Convenio Marco) para que en un período razonable (no superior a dos años) las empresas puedan estar en condiciones de competir de igual a igual, con el resto de los proveedores, en las licitaciones públicas de Ñuble y de las demás regiones del país.

La realidad, por más dura que sea, debemos ser capaces de revelarla. Es función de la autoridad regional reconocerla, sumar manos y corazones para diseñar los cambios y acometer personalmente la tarea de cambiarla.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top