Close
Radio Radio Radio Radio

El “duopolio” quiere reivindicarse en la futura Constituyente

Las dos listas más “tradicionales” que competirán en la próxima elección de convencionales constituyentes en el distrito 19 quieren dejar atrás el estigma de representar al “duopolio”.

Mezclando experiencia, juventud y candidatos independientes, Vamos por Chile, que reúne en Ñuble a RN, la UDI y Evópoli; y la Lista del Apruebo, que representa al PPD y a la DC en el territorio, se la jugarán por llegar a la Constituyente, de la mano de exautoridades, académicos y jóvenes profesionales y dirigentes sociales.

En Vamos por Chile, la lista la encabeza Margarita Letelier, quien junto al exintendente, Martín Arrau, representan a la UDI.

“Creo que hay una prioridad urgente, que no tiene colores políticos. Todos debemos remar juntos para volver a construir confianza entre la gente y sus representantes. Éste es un vínculo cada día más débil, lleno de apatía, que quita fuerza a cada proyecto o idea que surge desde el mundo político, sin importar lo buena que sea. Debemos recuperar el respeto y fomentar los incentivos para la generación de empleo. Pero para ello, es esencial recuperar la confianza, por eso para mí es una de mis tres principales líneas de trabajo”, sostuvo Arrau.

Para ello, dijo, tienen ideas concretas que tienen que ver con reducir el número de “políticos” en el parlamento y otros organismos; con reducir sus sueldos e ingresos por otros conceptos, como las asignaciones; con castigar la corrupción y los delitos a la fe pública; con poner límites al “pituto” en el servicio público, y con empoderar a la gente con educación cívica, para que dejen de prometerle lo que no les corresponde.

Esta última, dijo Arrau, “es una idea que hemos tomado en nuestras manos y que llevamos a cabo en las 21 comunas de nuestra región. Creo que hay otros aspectos a modificar o reforzar en nuestra carta fundamental, pero esta línea de la confianza es primordial para dar a todo el resto un piso de credibilidad y sustentabilidad en los años. Debemos pensar en la Constitución propiamente tal, pero también en el futuro en que ésta será válida, y en las generaciones que crecerán en torno a ella”, aseveró.

En representación de Evópoli, otra exautoridad intenta llegar a la convención. Se trata de la exgobernadora de Itata, Rossana Yáñez, quien junto al dirigente juvenil del partido, Lucas Vidal, aspiran a obtener buenos resultados en abril.

“Entre mis propuestas están un Estado eficiente, también asegurar la inclusión política de nuestros pueblos originarios, lograr una vida digna para todas y todos, eliminar las inequidades y desigualdades como la diferencia entre hombres y mujeres; y asegurar derechos sociales en Salud, Previsión, Educación y Vivienda. Las decisiones se deben tomar desde el territorio, con participación e información de la propia ciudadanía. Quiero poner especial énfasis en el mundo rural y en la promoción del crecimiento económico y la innovación, en mejorar el acceso a la cultura, artes, ciencias y deporte, y tender hacia un desarrollo sustentable”, afirmó.

Lucas Vidal, en tanto, cree que la nueva Constitución debiese ser una que abra paso a un nuevo Estado, con servicios públicos de excelencia, donde prime el mérito al servicio de los ciudadanos y no de los políticos de turno.

“Solo así podremos hacer frente a los inmensos desafíos sociales que tenemos. Debe, además, garantizar igual dignidad de trato, para dejar de distinguirnos entre ciudadanos de primera y segunda categoría, eso se plasma estableciendo derechos esenciales para la vida en democracia. También debe descentralizar Chile, porque Santiago no es lo único que importa, por eso debemos fortalecer el localismo, para asegurar un desarrollo sustentable, equitativo y solidario entre las comunas y regiones del territorio nacional. Por último, agua para la vida, entendida como un elemento esencial para la vida y la producción de alimentos, por eso debemos consagrar en la nueva Constitución su calidad de bien nacional de uso público y el consumo humano como prioridad”, sostuvo.

En representación de RN compiten la independiente Natalia Reyes y Carlos Pinochet.

La abogada y académica manifestó que “en materia orgánica, es importante el equilibrio del poder, si no se distribuye equitativamente, se produce concentración de poder, y eso es precisamente lo que se busca evitar. Por otro lado, tan importante como la forma de gobierno es la forma de Estado, actualmente, somos un Estado Unitario, eso implica que hay un solo centro de impulsión política, que extiende su accionar a todo el territorio. Volvemos a ver concentración de poder. Tenemos que avanzar hacia una descentralización territorial, mayor autonomía desde las regiones, y mayor preocupación por las regiones que se encuentran en situación de rezago, como sería el caso de Ñuble”.

En cuanto a los derechos fundamentales, dijo, “corresponde revisar el catalogo actual, fortaleciendo la vida, la educación, la salud, y consagrando nuevos derechos, como sería el derecho a la vivienda digna y de calidad, que actualmente no está considerado, pero que es muy importante para las familias chilenas, porque se trata de un tema que nos afecta en nuestro bienestar diario”.

Carlos Pinochet, en tanto, apuesta por el fortalecimiento de la gran clase media, el derecho a la vivienda y el acceso a una ciudad más justa.

“En materia previsional, es necesario desarrollar un sistema mixto de pensiones, en el cual exista un aumento de cotización para mejorar la capitalización individual de las personas y establecer una pensión básica universal con piso mínimo en la línea de la pobreza. Por otra parte, abordaré con mucha fuerza el sistema de salud, la Constitución debe mantener la libertad de las personas para que puedan emprender y desarrollar soluciones en esta área, pero no se debe permitir el lucro excesivo con algo tan esencial para el ser humano como es la salud. Además se debe contemplar la opción de crear un plan universal sanitario para todos los chilenos, actualmente la gente vive con el miedo a enfermarse porque sabe que no tendrá los recursos para cumplir sus tratamientos”, planteó.

Lista del Apruebo

Scarlet Hidalgo, del PPD encabeza la lista de los partidos de la ex Concertación.

“La nueva Constitución debería reconocernos como un Estado plurinacional, soberano, independiente, democrático, pluricultural y multiétnico, reconociendo a los pueblos originarios. Unitario y descentralizado, con municipios fuertes y con financiamiento adecuado. Con un semi-presidencialismo con Presidente de la República y Primer Ministro. Un Tribunal Constitucional, al que se le debe suprimir el control preventivo y eliminar la inaplicabilidad de inconstitucionalidad, ya que estas materias debe resolverlas el Poder Judicial. Debemos avanzar también para tener un parlamento unicameral”, sostuvo.

Una Constitución del siglo XXI, dijo, “debe incorporar los derechos digitales como prioritarios. Debe sentar las bases que indiquen que el Estado debe dejar de ser Subsidiario, hoy las líneas de inversión y determinación de necesidades las realiza el privado, luego, donde el privado no llega, invierte el Estado; eso lo debemos cambiar. El Estado debe determinar primero cuáles son las necesidades, por tanto, se requiere un Estado social de derechos que asegure primero derechos, y luego, entregue garantías sociales, lo que permite un nuevo sistema de salud, un nuevo sistema previsional, una nueva mirada en vivienda y en educación pública”.

Y agregó: “Es necesario que se establezca el resguardo del medio ambiente, la naturaleza y los animales. Debemos asegurar el agua para el consumo humano y la agricultura, por lo que debemos renovar la matriz energética ocupando energías verdes”.

Junto a Rebeca Pavez (ind.-PPD) y a su compañero de lista “probado”, como es el exsenador Felipe Harboe (PPD), esperan efectuar cambios de fondo.

“Descentralización y el Derecho al Agua serán los ejes principales de mi campaña”, sostuvo el exparlamentario.

Con respecto al agua, dijo, “si bien hoy la ley reconoce al agua como un bien nacional de uso público, ello no ha sido suficiente para garantizar el acceso a este recurso básico para los habitantes en nuestro país. Por ello, se requiere elevarlo a rango constitucional para que las reformas legales que se hagan, consideren de manera obligatoria tal condición y, por tanto, se pueda terminar con su acumulación sin uso, especulación y la venta de derechos de agua, que han sido entregados gratuitamente por el Estado”.

Otro eje central de la campaña del exsenador por la Región de Ñuble, es la descentralización.

“Chile debe asumirse como un Estado unitario descentralizado plurinacional. Necesitamos una ocupación inteligente de nuestro territorio que provea a las familias oportunidades similares de crecer y desarrollarse. Debemos distribuir el poder hacia las comunas y regiones, para que sus autoridades puedan resolver localmente sus necesidades. Asimismo, hay que considerar que parte de los impuestos que pagan las empresas queden en las comunas y regiones donde realizan su actividad productiva, para aportar decididamente al financiamiento de una mejor calidad de vida”.

Por otra parte, sostuvo, “en el catálogo de derechos sociales, queremos destacar el Derecho a la Salud. La pandemia nos dejó una gran lección: el sistema de salud pública sigue siendo el de mayor masividad y que, puesto en tensión, responde adecuadamente. Por ello es que debemos ser capaces de instalar en la Constitución, no sólo el derecho de acceso a la salud, sino que incorporar elementos cuantitativos que obliguen a gobernantes (independiente del color político) a garantizar su oportunidad y calidad”.

Desde la DC, las cartas de la Lista del Apruebo son Marcia Wall e Iván Paul.

“Es muy relevante para la DC lograr grandes acuerdos en la convención constituyente, para producir una nueva Constitución que sea muy distinta de la actual tanto en legitimidad, como en contenido. Es muy importante que en la parte dogmática o de principios, se declare Chile como un país solidario, donde la dignidad de las personas, y por tanto, los derechos humanos, sean punto central de la relación entre la ciudadanía y el Estado. De estos derechos humanos, como el derecho a la salud, educación, vivienda, medio ambiente sano, entre otros muchos, la idea es que sean garantizados por la Constitución con mecanismos muy claros de reclamación cuando estos no se cumplan, como los tribunales de justicia o algún otro órgano”, afirmó Iván Paul.

Puntos importantes para la DC son el enfoque de género en toda la Constitución, inclusión de grupos que han sido tradicionalmente postergados, como niños y niñas, discapacitados, y la diversidad sexual, resguardando a las personas de toda discriminación. También el reconocimiento a los pueblos originarios, declarándose un país pluricultural o plurinacional; la declaración del agua como un bien de uso público, imprescindible para cumplir muchos otros derechos”.

En la parte administrativa, añadió, “nos pronunciamos por un régimen político semipresidencial, un parlamento bicameral, un tribunal constitucional con ministros designados más técnica que políticamente, sin competencia para hacer prevenciones de constitucionalidad ex ante, y además, que sean un número impar para evitar la potestad de su presidente o presidenta para definir los empates.

Postulamos también avanzar hacia una democracia más deliberativa, con iniciativa de ley ciudadana y otros mecanismos de participación”, sentenció Paul.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/