Rechazan recurso de chillanejas que evitaron la vacuna contra papiloma

Por: Fotografía: La Discusión 05:30 PM 2016-11-08

La Corte de Apelaciones de Chillán, en un juicio inédito a nivel nacional, rechazó los recursos de protección interpuestos por 9 madres de la Provincia de Ñuble en contra de la Ministra de Salud, Carmen Castillo y de cualquier otra autoridad del Ministerio de Salud, a objeto de ordenar la suspensión indefinida de la administración de la vacuna contra el virus del papiloma humano; y por el contrario, determinó la inoculación de manera obligatoria.

El VPH es un virus común, con más de 40 tipos que infectan las mucosas de las personas, siendo la mayoría de las infecciones asintomáticas y pasajeras. Algunos de los tipos cancerígenos de este virus pueden persistir y causar cáncer de cuello uterino y otros canceres menos frecuentes, como los de ano, pene, vulva, vagina y cavidad bucofaríngea. Otros tipos no cancerígenos pueden causar verrugas genitales y verrugas en las vías respiratorias de los niños (Papilomatosis respiratoria).

Los recursos de protección estaban orientados a que se suspendiera la inoculación en los rangos etarios agregados en virtud del Decreto Exento Nº 865 de 2015 (Minsal), y también a que se ordenara dar cumplimiento a la Ley 20.584, informando a padres y apoderados de las alumnas acerca de las ventajas, desventajas y posibles efectos adversos, debiéndose respetar la decisión de éstos de aceptarla o rechazarla.   Para su argumentación, apelaron a que se estarían vulnerando diversas garantías consagradas en cuerpos legales, como el derecho a la vida y a la integración física y psíquica; el respeto y protección de la vida privada y pública y la honrar de la persona y su familia, entre otros aspectos.

Los magistrados expresaron no hubo violación de ninguna garantía constitucional, ya que la normativa se encuentra en concordancia con el artículo 19, correspondiente al derecho a la protección de la salud; y tal como argumentó el Ministerio de Salud, dentro del ejercicio de sus atribuciones legales, se encuentra obligado a ejercer la disposición constitucional que impone al Estado el deber de proteger el libre e igualitario acceso a las acciones de promoción, protección y recuperación de la salud y rehabilitación del individuo.

La Corte establece que las medidas adoptadas en virtud  del Decreto Exento Nº 865 de 2015, están concebidas en un ámbito de acción sanitaria de carácter preventivo, en la que esas acciones cumplen su objetivo en la medida en que la población a quien están dirigidas las reciba en su conjunto y no sólo una parte de ellas.

Establece que la obligatoriedad del Decreto ha sido dictada conforme a la Ley, y se encuentra en estricta concordancia con la garantía constitucional consagrada en el numeral 9º del artículo 19 de la Constitución Política de Chile, como es el derecho a la protección de la salud.

Finalmente señala que los padres tienen la opción de negarse a la vacunación, por cuanto existe el documento “rechazo informado”, que implica un proceso de educación previa y que de persistir el rechazo, permite su firma, señalando que la persona “declara saber que las vacunas son obligatorias y puede ser sujeto de acciones legales debido a su negativa”.

En conclusión, se desestima la acción por no estar afectado los derechos fundamentales contemplados en el artículo 19 numeral 1 y 4 de la Constitución Política de la República, invocado por las recurrentes.

El Seremi de Salud del Biobío, Mauricio Careaga, si bien declaró que no se comentan los fallos judiciales, pero que valora el hecho, indicando que es concordante con un amplio respaldo clínico y evidencia científica respecto a la vacuna, y que la ha hecho acreedora del apoyo explícito de la Sociedad Chilena de Infectología; del Panel de Expertos del Consejo Asesor de Vacunas y Estrategias de Vacunación  del Ministerio de Salud; de la Agencia Nacional de Medicamentos del Instituto de Salud Pública; de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología adulto e infantil, de la Sociedad Chilena de Pediatría (SOCHIPE), además del Grupo Asesor de Vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otras prestigiosas instituciones.

Respaldo Clínico Local

El Pediatra e Infectólogo local, Marcelo Maturana, señaló que “el uso de la vacuna contra VPH es una medida de salud pública altamente eficaz, y en todos los países donde se aplica, ha demostrado una disminución significativa de la mortalidad por cáncer cervicouterino. La aplicación de la vacuna VPH por parte del Estado es una política con una elevada relación costo beneficio, ya que además logra disminuir la brecha social del acceso a la vacuna y la segregación social del cáncer cervicouterino”.

Respecto a la seguridad de la vacuna, agregó que “esta ha sido motivo de estrecha vigilancia por los organismos reguladores a nivel mundial, tales como OMS, FDA y otros; y si bien puede considerar algunos efectos adversos locales, tales como dolor en la zona de punción, es considerada una vacuna segura en todas las revisiones de seguridad que se han hecho, sin demostrarse efectos adversos serios a largo plazo”.

En tanto, el Pediatra y profesor Emérito de la Universidad de Concepción (UDEC), Alberto Moreno, indicó que “la vacuna no solo protege y previene el cáncer cérvico uterino, sino que también tiene un impacto comprobado en las manifestaciones cutáneo mucosas del contagio del virus, como son las verrugas genitales y ano genitales, que cada vez son más frecuentes de acuerdo con la epidemiologia de las infecciones de transmisión sexual”.

“Frente a las dudas que pueden tener los padres con la seguridad de esta vacunación, es importante señalar que Las vacunas para VPH disponibles han sido muy bien estudiadas en extensos ensayos clínicos y una serie de evaluaciones, tal vez de los más completos y extensos que se conozcan para una vacuna. La evidencia apoya un excelente perfil de seguridad, semejante a la mayoría de las vacunas inactivadas”, agregó.

Comentarios