Close
Radio Radio Radio Radio

Ayuda a pymes y empleo

La agenda de “mínimos comunes” fue insuficiente para calmar el padecimiento de las empresas de Ñuble. Al menos esa fue la reacción de los gremios manifestada en la edición del 29 de mayo de La Discusión de Chillán.

Las cifras de empleo del trimestre febrero – abril de 2021 mostraron un incremento de la ocupación alineado con un crecimiento de la fuerza de trabajo. Esta es una señal que podría asociarse a la mayor demanda de trabajo como antesala de una incipiente recuperación económica que precede a la fuerte caída del producto interno bruto como ocurrió durante el año 2020.

La disonancia entre la mayor actividad económica y la percepción de la pertinencia de la agenda de ayuda impulsada por el gobierno, se explica por la heterogeneidad de los daños que la pandemia ha causado al comercio local. Para un sector importante del comercio – que tiene una participación marginal en el PIB, pero una alta incidencia en la generación de empleo local – la ayuda no resuelve la menor demanda que se genera en restricciones sanitarias que se ciernen sobre una pandemia que aún está lejos de dar señales de estar en retirada. La estrategia de la política pública ha sido apostar a los efectos favorables del plan de vacunación. Sin embargo, para muchas comunas de la región que han avanzado en el Plan Paso a Paso, sigue latente el riesgo de retroceso.

En este ambiente vastos sectores del comercio ven con inquietud la baja confiabilidad de la recuperación de la demanda. No son pocos los que están evaluando bajar su cortina a la formalidad y acceder a los beneficios universales que la pandemia otorga a los hogares. Las cifras de empleo del INE son coherentes con dicho escenario. En efecto, el mayor descenso de los ocupados se registró en la categoría “empleadores” con un -21,2%. En contrapartida, los trabajadores por cuenta propia y asalariados informales aumentaron en 16,8% 7,5% respectivamente.

Las apuestas conllevan un riesgo. En palabras del presidente de la Cámara de Comercio de Chillán “hay rubros que se han visto más afectados, como aquellos que deben cerrar en cuarentena”. En esta situación se encuentra el vestuario, el calzado, el rubro gastronómico, rubro entretención, y el rubro turismo. Para dichos sectores del comercio el primer Bono de un millón de pesos, o el segundo bono, equivalente a 3 meses de IVA (con un tope de $2 millones), o el subsidio especial para pagar las cotizaciones previsionales (por 4 meses), no será suficiente para seguir enfrentando los ingresos intermitentes por ventas que hacen palidecer los planes de ayuda fiscal.

El comercio pyme de Ñuble necesita tener la seguridad en la continuidad de su funcionamiento. Seguir dilatando dicha decisión solo contribuirá a profundizar el daño ocasionado por la pandemia, el cual en muchos casos ya es irreparable. La tímida ayuda de la política fiscal no hace otra cosa que profundizar el malestar de un importante sector de la economía que no puede seguir sosteniendo el empleo. Mientras mayor sea la incertidumbre en la normalización de los ingresos por ventas de las empresas acogidas al beneficio de suspensión del contrato de trabajo, menor será la chance que los trabajadores involucrados recuperen su empleo.

Es por ello que, enfrentar la pandemia protegiendo la vida y las fuentes laborales, no solo es un deber del Estado, también es una necesidad que claman millones de hogares afectados por la pandemia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/