Close
Radio Radio Radio Radio

15 recintos educativos de Ñuble piden volver a clases

Cristian Cáceres

Quince solicitudes se han presentado oficialmente hasta ahora en la Región de Ñuble para que establecimientos educacionales de cuatro comunas puedan eventualmente retornar a actividades lectivas,en la medida que cumplan con una serie de requerimientos sanitarios y haya acuerdo de las comunidades escolares.

Según informó el seremi de Educación, Daniel San Martín, “actualmente en la Región de Ñuble tenemos 15 solicitudes de apertura de establecimientos. Dos corresponden a la comuna de San Nicolás, seis a la comuna de Portezuelo, cinco a la comuna de Ránquil y dos a Ñiquén”.

Daniel San Martín subrayó que “como Ministerio hemos definido tres pilares fundamentales para el retorno a clases presenciales, estos son que sea seguro, voluntario y gradual”.

De esta manera, precisó la autoridad educacional, “los establecimientos que se encuentren en comunas que estén en Fase 3 y 4 podrán, de forma voluntaria, solicitar su apertura a la Seremi de Educación”.

Para que los alumnos vuelvan a clases no basta con esa aprobación que emane de el ente regulador, pues si se autoriza, “los apoderados podrán decidir libremente si su estudiante se incorpora o no”.

Además, para que escuelas y liceos comiencen a retomar la normalidad según las normas establecidas, los sostenedores tendrán que satisfacer una serie de requisitos.

“Este retorno debe producirse cumpliendo con todas las medidas sanitarias y los protocolos definidos en conjunto con el Ministerio de Salud y de forma gradual, comenzando, por ejemplo, con los cursos mayores”, comentó el seremi.

La autoridad regional agregó que “de acuerdo a lo establecido, aquellas solicitudes recibidas de establecimientos que se encuentran en localidades en Fase 3, como Seremía de Educación nos corresponde solicitar a la Seremi de Salud su pronunciamiento respecto a si las condiciones sanitarias permiten o no la reapertura”.

Por otro lado, recalcó, “como Mineduc hacemos entrega a los establecimientos de un protocolo de limpieza y desinfección y un protocolo de medidas sanitarias, así como también, junto a Junaeb, de un kit inicial de cuidado sanitario”.

Junto con todo ello, cada establecimiento debe preparar un Plan de Reapertura, el que debe ser verificado por la Seremi de Educación, quien verificará si la petición cumple con los requisitos necesarios.

“Una vez que desde la Seremi de Salud se indique que las condiciones son favorables para la reapertura y se apruebe el plan del establecimiento, desde la Seremi de Educación se aprueba la reapertura”, enfatizó Daniel San Martín.

Chillán

En el caso de Chillán, no están dadas aún las condiciones para pensar en reabrir establecimientos, al menos en lo que respecta a los que son administrados por el Departamento de Educación Municipal (Daem).

Si bien en la capital regional se levantará la cuarentena, según se informó hoy, la ciudad está lejos de las fases en que se podría solicitar formalmente la vuelta a las actividades presenciales.

El director del Daem, Nelson Marín, comentó hoy que “en esta fase de cuarentena y confinamiento se hace impensable un retorno presencial a clases. La posibilidad de retorno se evalúa cuando la autoridad sanitaria determina que las condiciones lo permiten, situación que en la actualidad, para Chillán, no se cumplen ni se observan”.

Agregó que “cuando las condiciones sanitarias estén, que en el itinerario establecido por el Ministerio de Salud se contemplan en la fase o paso 4, recién ahí se puede hacer la solicitud al Mineduc para que evalúen en retorno, que la autoridad contempla como voluntario, de parte de apoderados y alumnos”.

Para Marín, es necesario observar el comportamiento de la epidemia en la capital regional antes de realizar planes de retorno masivo a las aulas de las 36 escuelas y liceos que registran poco más de 8.000 alumnos.

En consonancia con ello, el Plan de Desarrollo de la Educación Municipal (Padem 2021), considera la realización de clases presenciales, pero en la medida de lo posible y de acuerdo a estándares de ocupación de salas que sean avalados por las autoridades del ramo.

La presidenta de la Comisión Educación del Concejo, Brígida Hormazábal, comentó que “lo más probable es que a partir de esta pandemia las cosas no vuelvan a ser como eran antes y las clases telemáticas se mantendrán en el tiempo”.

Además, indicó que para lograr el retorno de los alumnos será necesario reducir el aforo de las aulas, establecer nuevos horarios, modificar los recintos, entre otras materias, para lo cual se necesitarán inversiones desde el Daem y una reestructuración del sistema educacional.

Voluntad de los padres

Otro tema que incidirá en el retorno a clases es la voluntad de padres y apoderados para que sus hijos se inserten nuevamente en recintos que para muchos no poseen las características necesarias para resguardar su salud.

En el caso de los privados y particulares subvencionados, la situación está siendo analizada por cada establecimiento educacional, los cuales manejan diversos escenarios que se pueden presentar en el futuro.

Fernando Molina Gutiérrez, director del Instituto Santa María de Chillán, precisa que respecto del retorno y de la asistencia de los estudiantes al establecimiento, que “lo primero es que la decisión no depende de nosotros como Colegio, sino que de los padres enviarlos. Ellos tienen la primera y la última palabra. Aun así, nosotros estamos preparados para un eventual retorno con todos los protocolos que se requieren para esto y fruto de un trabajo entre la Dirección, el Comité Paritario y el Consejo Escolar”.

“La seguridad de los niños es una prioridad para nosotros y lo que hemos resuelto es que, de regresar, se hará bajo el principio de flexibilidad con clases telemáticas para la mayoría y semipresenciales solo para los alumnos de tercero y cuarto medio. A medida que las condiciones se vayan dando, podríamos eventualmente ir sumando cursos. También, está establecido que por sala habrá menos alumnos que en periodos normales. Un panorama que podría repetirse durante el año 2021, por lo menos durante todo el primer semestre”, explicó.

“Nosotros estamos preparados, pero la inseguridad que existe en torno al tema es tremenda. Por eso planeamos este itinerario de trabajo para regresar cuando las condiciones estén dadas y siempre y cuando los apoderados y padres autoricen el regreso de nuestros alumnos”, complementó.

Comunas

En el caso de las comunas, Benito Bravo Delgado, alcalde de Ránquil, una de las que han pedido oficialmente retomar las actividades lectivas, indicó que pidieron efectivamente la vuelta voluntaria a clases en cuatro recintos rurales que tienen pocos alumnos y donde no hay contagios, y en el Liceo Virginio Arias de Ñipas.

La autoridad destacó que “si se dan las condiciones, el retorno será absolutamente voluntario de parte de alumnos y apoderados. En nuestro liceo Virginio Arias hay algunos alumnos que han pedido retornar, pero todo está supeditado al interés de alumnos, padres y profesores”.

El alcalde de Pinto, Manuel Guzmán, indicó que en la actualidad trabajan en generar las condiciones para el retorno a clases.

“Están creados y socializados los protocolos para evitar contagios de Covid-19 por establecimiento educacional, para todos los estudiantes, profesores, asistentes de la educación y eventuales personas externas. Pero hay que esperar que bajen considerablemente la cantidad de contagiados,  tanto en la comuna como en la región, para recién tomar la decisión de solicitar la autorización del Servicio de Salud”, dijo la autoridad comunal.

El edil comentó que finalmente “lo importante es que los padres y apoderados digan y den su opinión con respecto al retorno o no a clase. Para mi eso es muy relevante, que sea a través de una participación responsable” de las comunidades escolares.

De la misma manera, el alcalde de Bulnes, Jorge Hidalgo, indicó que “trabajamos en que las escuelas y el sistema educacional esté en condiciones de asegurar a los alumnos un retorno seguro, pero la decisión final será de los padres, y en ese sentido no queremos forzar las decisiones de ellos”.

El edil agregó que “a nuestro entender, los que requieren atención personalizada son los menores de cursos inferiores que necesitan sentar las bases para leer y escribir, y además los de los cursos superiores como los cuartos medios, que requieren potenciar sus aprendizajes antes de dar las prueba para ingresar a la Universidad o instituciones castrenses”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/