Close
Radio Radio Radio Radio

14 mil “segundas viviendas” se registran en la Región

La existencia de las llamadas “segundas viviendas”, constituye un fenómeno muy extendido en la Región de Ñuble, que llevó a que muchas personas de esta zona e incluso de otras ciudades del país adquirieran terrenos para tener una residencia con el objetivo de usarlas en vacaciones, feridos o incluso para arrendarlas y obtener utilidades extras.

El tema cobró relevancia cuando el acceso a aquellas quedó absolutamente restringido como consecuencia de las medidas implementadas por el Gobierno para detener los contagios por Coronavirus, entre las cuales se cuentan la cuarentena en los domicilios conocidos de los ciudadanos.

A pesar de ello, desde que comenzó la pandemia y desde que fueron adoptadas medidas para impedir su propagación, frecuentemente se observa el intento de muchas personas para llegar hasta esos inmubles con el fin de pasar en ellas el confinamiento, verificar su estado, realizar mantenciones o comprobar el resultado de trabajos encomendados en ellas.

Hasta ahora, no existe una cifra absolutamente certera respecto de la cantidad de segundas moradas que existen en la Región, pero hay estadísticas emanadas desde fuentes gubernamentales y del propio Censo de 2017 que dan luces al respecto.

La temática es ciertamente compleja de dilucidar por cuanto muchas de las casas construidas no han pasado por las Direcciones de Obras, sino que existe cierta informalidad e incluso muchas forman parte de subdivisiones irregulares o loteos brujos o están tan alejadas de los centros urbanos que pocas noticias se tienen de ellas.

Pero, existe una aproximación bastante acertada respecto de este fenómeno, luego de que el Centro de Estudios de la Realidad Regional, CERR, efectuara un análisis estadístico a partir de fuentes oficiales, cuyos datos concuerdan con la información empírica. En este sentido, las comunas con mayor número de casas registradas por la entidad, son justamente aquellas catalogadas como turísticas, como Quillón, Pinto, Cobquecura, Chillán, entre otras.

Zonas turísticas

Renato Segura Domíngez, director del CERR, indicó que de acuerdo con el “Informe de Intensidad Turística y Definición de Destinos Turísticos” de Sernatur, de los 89 destinos turísticos registrados en el país, la Región de Ñuble aporta con 5 zonas de interés.

En el listado, aparecen El Valle de Las Trancas–Termas de Chillán; Cobquecura y Quillón que son considerados como zonas turísticas emergentes y Valle del Itata y San Fabián clasificados en nivel potencial.

De manera adicional, remarca Segura, las cifras del Censo 2017 registran 14 mil viviendas de la Región de Ñuble clasificadas como “de temporada (vacacional u otro)”, muchas de las cuales corresponden a la segunda vivienda para familias de ingreso medio o superior.

El ingeniero civil apunta que “la distribución comunal de dichas viviendas la encabezan Quillón, Pinto, Chillán y Cobquecura, todas ellas clasificadas dentro de los destinos turísticos del país”.

La segunda vivienda, plantea el especialista, ha sido una de las alternativas que han utilizado las familias en Chile para disfrutar de sus merecidas vacaciones.

Pero no solamente ese es el fin pues las familias que invierten en ellas las ven como un patrimonio económico importante que puede valorizarse con el correr del tiempo, sobretodo las que están en áreas de gran potencial turístico.

“La Región de Ñuble ha sido uno de los lugares del país que ha concentrado el interés de los turistas, permitiendo importantes inversiones inmobiliarias y generando actividad económica a través del sector servicios”, destaca Segura.

“El terremoto del año 2010, las constantes erupciones del volcán Chillán, los incendios forestales y la actual crisis sanitaria, han puesto en serias dificultades un desarrollo más acelerado de la segunda vivienda para quienes gustan en disfrutar los atractivos turísticos que existen en la región para las distintas estaciones del año. Sin embargo, a pesar de todas las dificultades, las bellezas naturales inmanentes a la región permiten avizorar una rápida recuperación de un sector económico que se ha mostrado resiliente frente a las dificultades”, destaca en su informe.

Controles

Durante los últimas semanas, se han incrementado los llamados a los turistas para que no se trasladen hacia sectores turísticos o a propietarios de segundas viviendas. En este sentido, por ejemplo, en la zona de Itata, la gobernadora Rossana Yáñez, reiteró el llamado a los turistas a evitar llegar a las zonas costeras de Itata. En los últimos días han sido cursado 8 sumarios sanitarios por este motivo, y se han devuelto 16 vehículos.

En el territorio, existe fiscalización exhaustiva, tanto en los 7 controles preventivos de Salud que hay en los ingresos de las comunas de la provincia de Itata, como en las zonas costeras de Cobquecura, Coelemu y Trehuaco. En ellas, la autoridad sanitaria de Ñuble, junto a personal de la Gobernación Provincial de Itata, el apoyo del Ejército de Chile, Carabineros y personal de seguridad municipal, han realizado controles permanentes.

“Vemos con preocupación cómo siguen llegando personas a nuestro borde costero, ya sea para instalarse en sus segundas viviendas o casas de veraneo, así como surfistas o personas que van por el día a la costa. Le hemos repetido, y lo seguiremos haciendo, que no queremos turistas en Itata, en este momento debemos estar todos preocupados de cuidarnos, y en el caso de segundas viviendas, seguimos fiscalizando a diario y cursaremos los sumarios sanitarios correspondientes si se infringe la normativa en esta materia”, enfatizó Yáñez.

Zonas de interés

El alcalde de Pinto, Manuel Guzmán, indicó que en la comuna cordillerana existe una cantidad importante de viviendas alternativas construidas por personas que tienen residencia oficial en ciudades de todo el país.

La autoridad, agregó, que “eligen a nuestro territorio por las bondades del clima, por los numerosos atractivos existentes, tanto en verano como en invierno, a lo que se suman el ecosistema y en general muchas cualidades naturales y paisajísticas”.

La demanda por establecerse en esa comuna, agregó, ha derivado en que exista una cantidad hasta ahora no cuantificada de inmuebles habitacionales que han sido levantados sin cumplir con requerimientos municipales.

En este sentido, informó que antes de que fuera declarada la pandemia, como municipio habían estado trabajando en realizar un catastro de las segundas viviendas existente como así mismo en registrar las cabañas que no tienen autorización, con el fin que normalicen los pagos al municipio.

Cobquecura

En el caso de la comuna litoral, el alcalde Julio Fuentes Alarcón, planteó que efectivamente “existe una alta cantidad de casas que pertenecen a familias que tienen origen en otras comunas de la Región y del país y que en la actualidad no pueden ocuparlas”. Agregó que no hay cifras exactas, pero “me atrevo a decir que deben ser más de mil unidades”.

A pesar de los controles, agregó, muchas familias insisten en acceder a sus propiedades con el fin de pasar la cuarentena, visitarlas para conocer el estado en que están, realizar reparaciones, mantenciones, entre otras razones.

La municipalidad, si bien tiene un estricto protocolo para frenar ingreso de foráneos, para lo cual cuentan con apoyo de autoridades de Gobierno y Ejército en diferentes puntos, en algunas ocasiones se ha flexibilizado la medida justamente para lograr que los propietarios puedan conocer el estado de propiedades. Pero se trata de casos excepcionales y los datos de aquellos (identificación de personas y vehículos) quedan registrados así como el compromiso de retirarse en un plazo determinado.

En el caso de San Fabián, relata el alcalde Claudio Almuna, han realizado permanentes fiscalizaciones y en este sentido tienen 12 sumarios sanitarios vinculados a la ocupación de segundas viviendas.

Al igual que en otras comunas de la Región, subraya, los dueños de cabañas llegan para ponerse al día de las condiciones en las que se encuentran o para verificar que no hayan sido víctimas de robo, algo que ha sido descrito en la zona, por estar desocupadas y en muchos casos sin resguardo de ningún tipo.

Corredores

La corredora de propiedades, María Luisa Solar, explicó que las segundas viviendas son un fenómeno ampliamente extendido en la Región y que en el caso de Chillán, muchas familias han apostado por tener residencias alternativas en Pinto, Quillón o Pingueral.

Además de utilizarlas para ocuparlas en días feriados, muchas las han usado para arrendarlas sobre todo en temporadas de alta afluencia de turistas, como en el verano en el caso de Pingueral o en invierno en Pinto.

El corredor de propiedades, Patricio Rozas, agregó que a pesar de que las ventas de terrenos y de casas han bajado ostensiblemente, igualmente hay personas sobre todo de ciudades del norte como Antofagasta, Calama y otras que consultan por terrenos en Chillán para construir viviendas a futuro.

“Se trata de personas que están cansadas de Santiago u otras ciudades grandes y que ante la amenaza de nuevas epidemias, desechan el modelo de departamentos y quieren su parcela de 5.000 metros cuadrados con viviendas de grandes espacios. Ellos pretenden invertir en la zona, tienen recursos y para cuando pase esta amenaza, esperan tener un terreno bien habilitado que además les puede servir como inversión a futuro.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/