Close
Radio Radio Radio Radio

“Queremos que el sello de nuestro trabajo sea la seguridad pública”

Cristian Cáceres

Diecisiete días cumple hoy como delegado Presidencial Regional el militante de Revolución Democrática Claudio Ferrada Alarcón (35). Han sido poco más de dos semanas intensas, en que la autoridad se ha entrevistado con distintos actores locales, y en las que debió lidiar con una cuarentena por Covid, pero que en el balance general, califica como “muy productivas”.

“Agradezco mucho la confianza que ha depositado el Presidente en este delegado, y también en los delegados provinciales. Demuestra una nueva forma de gobernar. Lo tomo con mucha humildad, pero también con mucha responsabilidad, porque entiendo los desafíos que tiene esta región a la perfección. Soy chillanejo, nacido y criado acá, comprendo la dinámica regional y la dinámica política local, y creo que tenemos las capacidades técnicas y políticas necesarias para liderar este proceso”, afirmó.

-Previo a su designación hubo roces internos entre Apruebo Dignidad y el PPD. Este último partido incluso se bajó de la mesa de negociación, lo que luego se revirtió. ¿Están zanjadas estas diferencias?

– Para ser sincero, creo que nunca hubo diferencias. Efectivamente el PPD se bajó en un principio del acuerdo, pero prontamente corrigieron el rumbo y volvieron a unirse a la mesa, porque el ejercicio que hicimos fue bastante democrático y casi único. Si bien hay un par de regiones que tienen acuerdo completo con todo el espectro del conglomerado de izquierda, desde el PC hasta el PPD, pasando por independientes y movimientos; acá hubo una validación de base. Claramente hubo asperezas con un grupo pequeño de exmilitantes de RD, pero eso ya está bien zanjado, pues ellos ya pertenecen a otra colectividad, lo cual me parece perfecto, pues entiendo la libertad individual de cada uno. Nosotros venimos con una nueva dinámica, pero también entendemos el juego político, y sabemos que no estamos aislados de nada, también vamos a sufrir con algunas secuelas de la antigua política. No queremos ser inocentes, y no lo somos.

-Incluso después de su nominación hubo una acusación de una militante de RD en su contra, por supuesta vulneración de derechos políticos. ¿En qué quedó eso?

-Sí, hubo una resolución al respecto. La denuncia la efectuó una compañera nueva, con la que solo hablé un par de veces en reuniones o por teléfono, y no fue acogida. Es algo resuelto.

– ¿Cómo enfrenta su designación, teniendo en cuenta que la postura del Presidente Boric es eliminarlo a futuro? ¿Veremos una relación distinta con el gobernador? Porque varios han advertido que no hay un ánimo de opacar a la máxima autoridad regional…

– Esto fue un compromiso de campaña y tiene que ver con los ejes del programa de gobierno, que tienen que ver con cómo le otorgamos mayor autonomía a las regiones, cómo avanzamos en descentralización. Yo espero ser el último delegado Presidencial, sé que los tiempos legislativos son distintos a los que propone el Ejecutivo, no sé cuánto tiempo vaya a durar la Delegación Presidencial en los términos que hoy son conocidos, y espero que sea un plazo acotado. Asumí esta responsabilidad pensando que seré el último delegado de la Región de Ñuble, y así lo quiero, porque es una forma de darle un golpe al centralismo. También tenemos que ver cómo va a abordar este tema la nueva Constitución, pero hay una voluntad política real y esperamos que se cumpla, pretendo salir de acá con menos poder que con el que entré. La relación con el gobernador Crisóstomo es bastante buena, se ha ido tejiendo dentro de lo óptimo, este delegado no está para brillar por sí solo, lo que queremos es tener un rol colaborador, y así se lo manifesté a él, un rol de liderar procesos en pos del desarrollo de Ñuble y trabajar mancomunadamente en lo que se pueda. Bajo ningún punto de vista tener un enemigo o alguien que vaya a obstaculizar su trabajo. Pero muchas veces no basta con palabras, son los hechos los que nos definen, y el gobernador ha visto en este poco tiempo que las palabras y actitudes van en ese camino. Como izquierda no hemos sido capaces de coordinar esfuerzos, hay ahí un tirón de orejas para todas las fuerza progresistas, pues no hemos sido capaces de liderar, y ha faltado voluntad, sacar los personalismos de lado. Éste es un trabajo colectivo.

 ¿Y los seremis, delegado? ¿A qué se debe la tardanza en las designaciones?

– Se están haciendo todos los esfuerzos en Santiago, están testeando cada uno de los CV que hemos enviado, que en el caso de Ñuble, corresponden a un acuerdo regional. Queremos que este acuerdo se respete lo máximo posible, enviamos ternas para que evalúen los perfiles, y creo que se está haciendo un buen trabajo. No sé si hemos sido el gobierno que más se ha demorado, entiendo que algunos no tuvieron seremis hasta el 15 de abril, pero sé que a veces la ansiedad empieza a trabajar y que la vara con la cual se nos está midiendo es un poco más alta, y está bien, no estoy en contra de aquello, es el camino correcto. Si bien no hay una fecha clara, el Presidente hizo eco de algunas recomendaciones de ir apurando el proceso, y yo creo que en los próximos días deberíamos tener nombres. La tranquilidad que nos queda es que se está buscando a las personas más idóneas, y estoy muy confiado de la decisión que se tome en Santiago.

– ¿Han sentido intervención de los parlamentarios de la zona en las nominaciones?

– Eso tiene dos respuestas: en lo regional y en lo nacional. En lo regional ha habido un cambio de paradigma, la fuerza que tenían los antiguos parlamentarios se perdió, lo que me parece bien, porque normalmente influían en las decisiones que tenían que ver con las colectividades, y los partidos perdían fuerza. El acuerdo al que llegamos es de partidos y movimientos políticos. Sin perjuicio que a nivel nacional este tipo de presiones ocurren, puede haber ciertas peticiones en el comité político, no lo descarto; pero en Ñuble, la unidad de los partidos ha liderado este proceso, algo que no se ha dado en todas las regiones.

Seguridad pública

Hace unos días, los delegados Presidenciales se reunieron con la ministra del Interior, Izkia Siches, para delinear cambios en la política de seguridad.

“Habrá cambios en algunos protocolos y se dará mayor autonomía a las regiones para buscar su sello. En ese sentido, planteé en la reunión que el sello que queríamos en Ñuble era uno liderado por la Seguridad Pública, es una característica que quiero impulsar, porque nuestro territorio es privilegiado en cuanto a seguridad, aunque no nos demos cuenta. Eso no quiere decir que nos durmamos en los laureles y no sigamos trabajando para detener el avance de la delincuencia, estamos ya trabajando muy coordinadamente con las policías, el Ministerio Público y Gendarmería, para desarrollar mejores políticas, ya sea en prevención como en persecución. Estamos a tiempo de parar prácticas delictuales que se están importando, hemos visto una escalada recientemente, pero insistiremos en no mermar la calidad de vida. Será una línea principal de esta Delegación este tema”, aseveró.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top