Close
Radio Radio Radio Radio

Luego de 23 meses bajan alerta del volcán a amarilla

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), actualizó la situación del Complejo Volcánico Nevados de Chillán, modificando la alerta naranja a amarilla, debido a que el ciclo eruptivo ha mostrado una disminución en los parámetros de vigilancia.

En el Reporte Especial de Actividad Volcánica (REAV) entregado por el servicio, se anuncia que “desde el 14 de diciembre de 2019 se ha evidenciado una disminución significativa de la ocurrencia y magnitud de las explosiones en concordancia con una baja generalizada de la actividad interna asociada a la dinámica de fluidos (sismicidad tipo LP y tremor)”, esto tras la alerta naranja decretada en abril de 2018.

“Es esperable la continuidad de actividad explosiva menor (columnas eruptivas menores a 4 km. de altura), con baja probabilidad de una erupción mayor en el corto plazo, y de esta manera la zona de potencial impacto queda restringida a un radio de 2 km. en torno al cráter activo”, agrega el comunicado.

Advertencia

El intendente Martín Arrau estuvo presente en la oficina regional de la Onemi para informar la situación del macizo, junto con hacer un llamado de atención a estar alerta a las condiciones naturales que presente la región.

“El llamado sin duda es a la calma a la población, pero a no desaprovechar la experiencia que hemos ganado en este tiempo que estuvimos con alerta naranja. Siempre hay que estar atento a las condiciones de la naturaleza y los riesgos naturales que tenemos en el país y en nuestra Región de Ñuble”, afirmó.

“Hay que seguir estando preparado para este tipo de eventualidades, pero contentos y conformes con esta rebaja de alerta que sin duda nos hace mirar este año con mayor optimismo en ciertas actividades que desarrollamos en los alrededores del nevado”, añadió la autoridad acerca de las ventajas que trae la modificación de la alerta.

Para la directora regional de Onemi, Gilda Grandón, el trabajo debe continuar ante cualquier eventualidad que presente el volcán, dado que la alerta amarilla también conlleva labores minuciosas para evitar cualquier tipo de inconvenientes.

“Desde el punto de vista de protección civil vamos a mantener la alerta amarilla, eso significa que todos los servicios vamos a seguir atentos y trabajando para responder ante eventuales situaciones de aumento de alerta. Tambien hay que seguir reforzando las recomendaciones, porque todavía existe un área restringida alrededor del cráter más pequeño de 2 kilómetros, pero de todas maneras tenemos que continuar con esas recomendaciones preventivas en la comunidad”, determinó.

“La alerta amarilla implica que tiene que haber una preparación y un alistamiento permanente, entonces eso significa estar revisando los planes de emergencia y eventualmente ejercitando los mismos con la comunidad u organismos”, aclaró sobre el significado que posee la alerta amarilla y sus implicancias.

“Todavía hay posibilidades de que exista actividad explosiva. Aunque tengamos un volcán que haya cesado su actividad, todavía está activo, así que muy probablemente vamos a ver algunos episodios de explosión”, cerró sobre la posibilidad de nuevas explosiones en el macizo.

Situación del volcán

El jefe de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica de Sernageomin, Álvaro Amigo, reveló los aspectos técnicos y las razones que llevaron a rebajar a alerta amarilla al Complejo Volcánico Nevados de Chillán.

“Hemos cumplido más de cuatro años en erupciones, es un ciclo eruptivo que nos ha mostrado diferentes facetas. Primero la aparición de cráteres nuevos, luego un solo gran cráter, después observamos dentro de el la aparición de un domo de lava que funciona como un tapón en el ducto y eso nos llevó a hacer el cambio desde la alerta amarilla a la naranja, por lo que una erupción mayor era esperable”, postuló.

“Con el transcurso de los meses la actividad interna ha ido disminuyendo, nuestra evaluación técnica sugiere que un escenario de erupción mayor está cada vez más alejado y va perdiendo una probabilidad importante. El llamado es a estar muy atento en la evaluación, porque ahora estamos bajando la alerta, pero no sabemos la evolución que va a tener. Aquello es algo que tenemos que hacer día a día, ya que todavía hay una zona de potencial impacto alrededor del volcán, que se estableció en dos kilómetros en función de lo que hemos observado estos últimos dos años”, agregó sobre la última actividad del volcán y advirtió sobre eventuales nuevos sucesos que podrían acontecer en el lugar.

Texto: Jorge Rubilar

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top