Close
Radio Radio Radio Radio

La falta de finiquito le impidió a Ñublense festejar con su gente en casa

Comun. Antofagasta

Estaba todo para que fuera una gran fiesta.

El público retornaba después de casi cuatro meses al estadio Nelson Oyarzún, el sol radiante iluminaba la cancha y los diablos rojos sentían el aliento de casi 5 mil espectadores.

Sin embargo, los anfitriones no pudieron regalarle un triunfo a su gente en casa y tan solo empataron 1-1 con Antofagasta dejando escapar la opción de trepar nuevamente al liderato del torneo junto a Colo Colo.

Falta de finiquito

El equipo de Jaime García pagó caro su falta de finiquito, especialmente, en la primera etapa, durante la cual tuvo por lo menos cuatro ocasiones claras para abrir la cuenta.

La más clara, protagonizada por Patricio Rubio, quien debajo del arco le dio mal y falló ante Diego Sánchez.

¿Otras más? Una pifia de Aravena tras un centro pase de Cordero y otra del ariete cruzado que perdió un mano a mano con el golero de los nortinos.

Tanta farra le pasaría la cuenta porque Antofagasta, que apostó a aguantar y a salir en contraataque, fue equilibrando el partido con capacidad de quite y pelotazos a las bandas.

Ñublense rotó bien el balón, pero fue perdiendo consistencia en ofensiva tras malas decisiones en los últimos metros.

Lo pagó caro

Los diablos rojos no bajaron los brazos en el complemento y apostaron por seguir buscando el juego asociado desde adentro hacia afuera y viceversa, hasta que a los 52’, Fernando Cordero propició una gran jugada por la banda zurda , que tuvo juego asociado con Moya, Ribera y Rubio, y cuando penetraba en el área para terminar la jugada, el zaguero Vega impulsó la pelota en su propio arco.

Tras tanto buscar, Ñublense llegaba al gol y parecía que dejaba atrás su falta de gol inicial.

Pero desde la banca, Antofagasta comenzó a encontrar soluciones porque con el ingreso de Torres, López, Collao y Ledesma, ganó posesión de balón y profundidad.

Tras un lateral, López le ganó en el cabezazo a Del Pino Mago y en el segundo palo, Torres conectó y puso el 1-1.

A diferencia de los Pumas, las variantes desde la banca chillaneja no cambiaron la historia.

Pinto, Reynero y del Pino, no gravitaron en el juego e incluso Pinto, en una ocasión que pudo significar el triunfo agónico de Ñublense, se demoró una enormidad en tocársela a Rubio o Moya para dejarlos solo frente al arco, mientras Jaime García se tomaba la cabeza y explotaba en rabia.

El final fue caliente y polémico porque un despeje de Vargas rebotó en el PF de Antofagasta y se armó una trifulca que terminó con el profesional de los pumas expulsados y también con el delantero rojo, Sebastián Pérez, que estaba en la banca y corrió metros para meterse a la trifulca que se armó a un costado de la banca de los nortinos.

En el último suspiro del encendido y emocionante partido, Ñublense lo pudo perder cuando Garry Tello falló sólo ante Nicola Pérez que desvió milagrosamente el balón.

Ñublense falló en el finiquito, se durmió un segundo en defensa y lo pagó caro.

Suma 15 puntos, queda en el tercer puesto, a dos del líder Colo Colo y el próximo domingo visita a Palestino en La Cisterna.

El lamento de García

El técnico de Ñublense, Jaime García, reconoció que su equipo no tuvo la capacidad de marcar diferencias cuando tuvo las opciones.

“Tuvimos el poder para generar muchas ocasiones en el primer tiempo, pero no las convertimos. Ya en el segundo tiempo tiramos todo al ataque y quedamos expuestos y nos desordenamos. Antofagasta nos salió de contra y casi nos gana al final”, sentenció.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top