Close
Radio Radio Radio Radio

El mercado

Señor Director:

Interesante columna de Renato Segura: me sumo a su análisis. El mercado en sí no es ángel o demonio, es un instrumento de la economía; que sea ángel o demonio son las personas que intermedian en el mercado y el estadogobierno que tiene el deber de ser el regulador para una sociedad justa y equilibrada; que defienda a los menores de los mayores. Es donde entra principio de la subsidiaridad del Estado, cumpliendo el rol en la elaboración económica antimarxista que tiene su génesis en la enseñanza social del cristianismo, de proteger la vitalidad propia de la sociedad y el principio general, establece, que las sociedades mayores no deben invadir el ámbito de las menores si estas cumplen bien su finalidad y las mayores pueden y deben ayudar cada vez que así las sociedades menores lo requieran para que alcancen adecuadamente sus fines. En ese sentido, no debe haber distancia entre la enseñanza social del cristianismo con las versiones más ortodoxas del liberalismo económico. A su vez, el anticapitalismo nace de los malos capitalistas, que crean las condiciones para la mentalidad anticapitalista, culpando al mercado y el modelo económico subyacente del libre mercado.

Alfredo Schmidt Vivanco Ingeniero Agrónomo

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top