Close
Radio Radio Radio Radio

El 83,6% de familias de Ñuble sin acceso a vivienda, vive de allegada y en hacinamiento

LD

El 83,6% de las familias de la Región de Ñuble sin acceso a una casa propia, vive en condición de allegada, en hacinamiento o en viviendas irrecuperables, según los resultados arrojados por el estudio realizado por la Fundación Déficit Cero y el Centro de Políticas Públicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El trabajo estadístico indica que 2.617 hogares ñublensinos viven de allegados, 1.735 están de allegados y en hacinamiento y 1.473 familias conviven en hacinamiento no ampliable; asimismo, 447 núcleos habitan una vivienda irrecuperable.

El estudio precisa que el 29,9% del déficit, bajo las condiciones mencionadas anteriormente, se concentra en la capital de la región, mientras que la comuna de San Carlos, cabecera de la provincia del Punilla, tiene una participación del 9,4% (según los datos del Censo 2017).

Las familias en Ñuble que levantaron sus casas en campamentos suman 412, en tanto, las que pernoctan y hacen su vida en la calle ascienden a 280, representando un porcentaje cercano a los dos dígitos, alcanzando el 9,9%. (Ver cuadro aparte).

Proyectada actualmente la población regional en cerca de 500 mil personas, se tiene que al menos el 4% de los habitantes vive en condiciones no adecuadas.

Déficit y pobreza

En cuanto a la distribución por decil de ingresos del componente de hogares allegados, Déficit Cero advierte diferencias entre la región y lo observado a nivel nacional. Explican que, considerando todo el país, existe una distribución de viviendas relativamente homogénea entre los distintos deciles, mientras que en Ñuble el 24,4% se concentra en el cuarto decil y el 22,5% en el decil ocho.

Además destacan que, a diferencia de la situación nacional, en los primeros deciles (los de menores ingresos) no se observa una proporción importante de los hogares allegados. Mientras que en la región el 17,2% de las viviendas con hogares allegados se concentra en los primeros tres deciles, a nivel nacional dicha proporción alcanza el 32,4%.

Una particularidad encontrada por los responsables del estudio en el déficit por allegamiento, hacinamiento y por viviendas irrecuperables, es la alta presencia de familias en situación de pobreza por ingresos. La proporción de familias en situación de pobreza por ingresos en la región de Ñuble es mayor a la media nacional en todos los componentes del déficit habitacional, salvo en las familias que viven en viviendas irrecuperables, donde el promedio nacional es mayor.

En la región, el 21% de los hogares allegados presenta esta condición, mientras que a nivel nacional dicha proporción alcanza el 11,8%. Déficit Cero destaca que la presencia de familias en situación de pobreza por ingresos se observa también en los hogares hacinados y en viviendas irrecuperables.

Preocupación comunal

El alcalde de Chillán Viejo, Jorge Del Pozo, opinó que la realidad de la necesidad habitacional en su comuna sería incluso más dura de la que presenta la fundación responsable del informe.

“Solo en Chillán Viejo tenemos un déficit o estamos buscando el camino para que más de tres mil familias tengan su vivienda, si multiplicamos a las otras familias de la región seguramente nos quedamos cortos en la estimación. Debe haber una cifra oculta que nosotros hemos detectado y esperamos trabajar para, a corto plazo, empezar a dar soluciones porque este tema de tener una vivienda es muy sentido por la población”, detalla.

Jorge Del Pozo manifiesta que actualmente está gestionando con la Subdere la posibilidad de adquirir algunos sitios donde se puedan construir viviendas sociales, a razón de que esta política social es una línea de acción importante en un municipio. Igualmente, recalca que existe una buena coordinación con el seremi de Vivienda, Antonio Marchant, para la búsqueda de soluciones al tema.

De acuerdo al estudio, en San Nicolás al menos 100 familias viven en dos campamentos, convirtiéndose en la segunda comuna detrás de Quirihue con mayor cantidad de núcleos en espacios no urbanizados.

Al respecto, el jefe comunal Víctor Hugo Rice, indica que de acuerdo a la información recogida por el Departamento de Vivienda Municipal junto al Serviu Ñuble, el número de hogares ascendería a 45, distribuidos en tres campamentos diferentes.

“Todos ellos cuentan con subsidio de arriendo, mientras se encaminan a una solución definitiva. Como administración llegamos a robustecer esta importante unidad, totalizando ocho funcionarios, cinco sumados el último año, entre los que hay arquitectos, dibujante técnico, jurídico y trabajadoras sociales, permitiendo una labor más eficiente en esta área elemental como lo es la vivienda y saneamiento de títulos”, enfatiza la autoridad.

El trabajo estadístico precisa que la capital de la provincia del Itata es la comuna con más cantidad de familias en campamentos (150); sin embargo, desde la municipalidad comentan que en su territorio no existen estos asentamientos y añaden que el sector llamado Pablo Neruda fue calificado como campamento solo por no tener la normativa de alcantarillado al día, situación que está en proceso de regularización.

Política pública

La Seremi de Vivienda y Urbanismo de Ñuble anuncia que viene realizando la actualización del registro de familias que no pueden tener acceso a una vivienda, esto, con el objetivo de trabajar con cifras más reales a las que en su momento arrojó el censo del año 2017, que daba cuenta de un déficit de más de nueve mil casas.

El jefe de la cartera regional, Antonio Marchant Mass, afirma que la proyección del Gobierno es entregar 260 mil viviendas en los próximos cuatro años, cifra que si bien no cubrirá la necesidad total, permitirá mitigar la escasez. Para ello, puntualiza el funcionario, se está trabajando de manera colaborativa con la Seremi de Bienes Nacionales en la elaboración de un catastro de terrenos fiscales donde se puedan ejecutar futuros proyectos habitacionales.

Sobre la existencia de campamentos, el seremi explica que una de las soluciones que ya se ha comenzado a aplicar es la de los barrios transitorios, siendo Ñuble una de las regiones pioneras en iniciar esta metodología de trabajo en el campamento Oro Verde de Chillán, gracias al convenio del Minvu con la Cámara Chilena de la Construcción. Según la autoridad, esta iniciativa permite entregar mejores condiciones de habitabilidad a las familias mientras esperan su vivienda definitiva.

A los barrios transitorios, destaca la autoridad, se le suman diferentes planes de trabajo realizados, como la relocalización, que consiste en relocalizar a las familias en un nuevo hogar a través de un subsidio para la adquisición de vivienda construida, construcción en nuevos terrenos o construcción en sitio propio. Radicación, que se trata de construir viviendas en los mismos terrenos luego de regularizarse e inscribirse a nombre de las familias y la Urbanización, que consiste en la instalación de servicios básicos y proyectos de recuperación de espacios en el terreno.

“Cuando se habla de soluciones para los campamentos no pensamos en una sola. Sin duda esta situación es un desafío que tenemos no solo como región, sino como país, pero debemos ser realistas; es imposible brindar solución a todos durante este Gobierno. Vamos a partir por aquellos que han estado más tiempo viviendo en estas condiciones y evaluaremos la mejor opción para cada una de las familias”, opina Antonio Marchant Mass.

Focalización de soluciones

Dar cuenta de la diversidad de la necesidad de vivienda en el país, identificando las particularidades y problemáticas distintas de cada región y comuna, es el objetivo del trabajo de la Fundación Déficit Cero.

“Es interesante indicar que, a diferencia de otras regiones, en Ñuble no hay una concentración tan alta del déficit en determinados distritos censales. Es importante considerar esta realidad regional, ya que permite enfrentar el problema desde esa óptica, que es muy distinta a la de las grandes ciudades. Lo interesante del estudio es que permite caracterizar el déficit según cada región o territorio. No podemos seguir enfrentando el déficit de vivienda con uno o dos instrumentos iguales para todo el país; cada región o ciudad debería identificar las mejores formas de enfrentar esta problemática”, detalla la directora de Incidencia de Déficit Cero, Trinidad Vidal.

Jorge Figueroa, Presidente de la Cámara Chilena de la Construcción en Chillán, manifiesta que su gremio ha impulsado con fuerza la Mesa de Asentamientos Precarios integrada por el Minvu, Serviu Ñuble, Municipalidad de Chillán y Techo Chile, consiguiendo la erradicación de los campamentos Oro Verde y Los Eucaliptus, permitiendo a las familias acceder a una vivienda digna.

“Continuaremos trabajando en conjunto con los estamentos públicos y privados, con el objetivo de colaborar en que la calidad de vida de los habitantes de la región de Ñuble mejore, en especial la de quienes aún no pueden acceder a una vivienda”, indica el ejecutivo.

El diagnóstico de Déficit Cero es que Chile está viviendo una de las peores crisis de acceso a la vivienda de las últimas décadas. La fundación asegura que a nivel nacional 641.421 familias necesitan de manera urgente una vivienda.

Las regiones que concentran el déficit habitacional son la Metropolitana, que lleva la delantera con un 49,4% del total nacional; seguida de Valparaíso, con un 11% del déficit; luego Biobío con un 6,4%; Antofagasta con un 5.8%; Tarapacá con 4.6% y el Maule, con un 4.3%, mientras que Ñuble concentra el 1,1% de la necesidad nacional.

Texto: Jorge Chávez

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top