Close
Radio Radio Radio Radio

Después de 943 días: Ñuble sin mascarillas, aforos ni Pase de Movilidad

Mauricio Ulloa Ganz

El jueves 22 de septiembre la ministra de Salud Ximena Aguilera anunció el fin de los aforos, del uso obligatorio de las mascarillas y la suspensión del Pase de Movilidad (con algunas excepciones). De acuerdo a la autoridad sanitaria, el alto nivel de vacunación en el país y la disminución de los casos de Covid-19 fueron primordiales para que el país avanzara a fase de Apertura a contar de este sábado.

Durante esta semana la Seremi de Salud de Ñuble dio a conocer que la Región ocupa el quinto lugar a nivel país, y está por sobre el promedio nacional, en administración de cuartas dosis de la vacuna. Conforme a los registros del Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI) se han administrado 1 millón 804 mil 330 dosis de vacuna contra el Covid-19 en Ñuble.

En este contexto, La Discusión conversó con diversas voces ciudadanas y gremiales para saber sus observaciones, dudas e incluso temores sobre el nuevo panorama sanitario en la Región a 943 días del anuncio del primer caso de Covid-19 en el país. [bg_collapse view=”button-orange” color=”#4a4949″ expand_text=”Leer más” collapse_text=”Menos” inline_css=”width: 100%” ]

Durante el primer fin de semana con la nuevas medidas aún un número no menor de vecinos y vecinas seguían usando mascarillas.

El académico e investigador del Departamento de Sociología de la Universidad de Concepción, Rodrigo Ganter, explicó que esto podría cambiar con el transcurso del tiempo: “De todas formas, habrá un período de transición hasta ir reduciendo su uso, pero tengo la impresión que la mascarilla llegó para quedarse como un elemento que se hizo parte de nuestra vida cotidiana en algún otro momento o estación del año puede que vuelva, aunque con otras determinantes socio-sanitarias”.

Un triunfo de la cuarta dosis

A pesar de la alegría que significó la reapertura para los empresarios del rubro gastronómico y de entretención, la exigencia del Pase de Movilidad, una de las medidas más polémicas aplicadas durante la pandemia, se volvió un verdadero dolor de cabeza. Primero, por la estricta fiscalización, el riesgo de multas y el cierre temporal y en segundo lugar, debido a los clientes no vacunados que acusaron “discriminación” por parte de los locales que no contaban con terraza.

“Teníamos clientes que nos hacían bastantes reclamos y nosotros tampoco queríamos perder una venta, por lo que era difícil tratar eso’’, comentó July Llevul, presidenta de la Asociación Gremial de Gastronomía y Entretenimiento de Chillán (Gayen) sobre la polémica por el certificado de vacunación.

Sobre la suspensión del Pase de Movilidad y el fin a los aforos, la dirigente celebró la medida y agregó: “Nosotros lo esperábamos hace bastante tiempo, hay que aprender a convivir con esta situación y la verdad es que era necesario. Nos ayuda bastante porque vamos a poder atender con toda tranquilidad al interior”.

Uno de los temas pendientes para los empresarios locales son las terrazas, debido a que durante la emergencia sanitaria los locatarios han estado exentos del pago de permisos municipales por el uso de la vía pública: “Seguimos viendo ese tema porque como se está acabando la pandemia, hay nuevas normativas. Estamos atentos y trabajando con la Municipalidad (de Chillán) y los concejales para pronto iniciar el proceso de pago de las terrazas”.

Apoderados y padres tranquilos

Otro espacio de especial preocupación para los vecinos de Ñuble son los establecimientos de educación, donde el uso de mascarillas por parte de profesores, funcionarios y estudiantes es opcional. En el Instituto Santa María de Chillán, desde el Centro de Padres, su presidenta Olga Alarcón, dijo que se toman la medida con tranquilidad, por la buena respuesta del colegio ante la crisis sanitaria, y agregó que se apegarán a la normativa vigente: “Siempre respetando a quien quiera mandar a su hijo con mascarilla. Nosotros no tenemos ningún antecedente de que haya algún curso que esté en desacuerdo con la medida”.

Por otra parte, en la Escuela Ramón Vinay de la misma comuna, Inés Flores, presidenta del Centro de Padres, explicó que como escuela aún no han tenido Consejo Escolar, ni reunión de apoderados para profundizar en el tema, sin embargo, expresó que por mientras se están comunicado a nivel de cursos y que “hay papás que han manifestado su intención de seguir enviando a sus niños con mascarillas”.

Conductores escépticos

Humberto Llanos, presidente de la Asociación Gremial de Dueños de Taxibuses Urbanos de Chillán y representante legal de la empresa operadora con más buses de la comuna, sostuvo que su gremio ve con algo de escepticismo cómo los vecinos aplicarán la voluntariedad de la mascarilla. “El hecho de dejarlo opcional puede hacer que a una persona con alguna enfermedad crónica o un adulto mayor le puede molestar que otra persona vaya sin mascarilla. Espero que no se genere ese tipo de conflictos”, declaró Llanos.

Además, el dirigente gremial comentó que como directorio van a respetar la instrucción del Ministerio de Salud e hizo un llamado a la calma por parte de los vecinos: “La gente debe estar tranquila porque los buses son de nueve metros aproximadamente y tienen dos escotillas superiores por lo que hay instancias de ventilación”.

En la misma línea, el gremio de taxis colectivos presentó la misma inquietud sobre posibles desencuentros entre pasajeros, sobre todo, por el espacio en este tipo de transporte. Juan Campos, presidente de la Federación de Taxis Colectivos de Ñuble, aclaró que frente a esto aún no han tomado alguna determinación y agregó que “espero que esto decante y que veamos en la práctica cómo funciona y si hay algún inconveniente, planteárselo al Ministerio de Transportes”.

Así como se dejaron atrás las reglas más restrictivas de la pandemia, también hay medidas que continúan, como el plan de vacunación y el autocuidado, además de avances en tecnología y comunicaciones que ya son parte de la sociedad chilena. “La pandemia implicó una especie de acelerantes de la digitalización de las relaciones sociales y las interacciones interpersonales. El teletrabajo, la telemedicina, la teleeducación, son manifestación de aquello y en gran medida nos seguirán acompañando, incluso más allá de sus críticas y limitaciones también es algo que llegó para quedarse”, reflexionó Rodrigo Ganter.

[/bg_collapse]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top