Close
Radio Radio Radio Radio

Aniversario del acuerdo del 15-N: histórico, necesario y con una tarea aún pendiente

Ayer se cumplieron tres años de la firma del Acuerdo por la Paz y una Nueva Constitución, que buscó una salida política a la grave crisis social que vivía el país en aquel entonces.

Protagonista en primera persona de aquel momento histórico fue el entonces senador por Ñuble, Felipe Harboe, quien cree que se trató del acuerdo más importante de los últimos 50 años.

“Permitió dar una salida institucional a la peor crisis política que ha tenido Chile desde 1990. Fue un acuerdo que reunió a las fuerzas políticas democráticas, donde más allá de las diferencias legítimas, entendimos que Chile no podía pasar a engrosar la lista de los países que botaban a los presidentes electos, sino que la salida tenía que ser de carácter institucional. Modificar una Constitución que a luces de muchos era la que generaba el inmovilismo institucional y de cambios hacia una sociedad más justa. Además, el acuerdo también fue un acto de generosidad política, porque la política renunció a la legítima potestad de haber iniciado un proceso de reforma a través del parlamento, y le entregó a los ciudadanos la potestad de decidir”, aseveró.

Mirado con perspectiva, Harboe cree que “más allá que haya habido hechos de violencia, en general, se logró restablecer el imperio del derecho, encauzar las legítimas inquietudes ciudadanas, y todas las fuerzas se organizaron en torno a un objetivo, que era una nueva Constitución. Ahora, yo espero que al cumplirse tres años, quienes están sentados hoy en la mesa de acuerdos tengan la capacidad, generosidad y estatura suficiente para poder llegar prontamente a un acuerdo, que permita iniciar un proceso Constituyente que aprenda de los errores que cometimos nosotros, y le otorgue al país tener la posibilidad de tener un texto para una era transicional, entender que la Constitución no puede ser el espacio para definir las legítimas diferencias, sino más bien los mínimos comunes de convivencia social y democrática, con exclusión de la violencia”.

“El compromiso se debe cumplir”

Según el senador, Gustavo Sanhueza (UDI), “a diferencia de sus causas, el Acuerdo por la Paz y una Nueva Constitución firmado el 15 de noviembre será recordado transversalmente como la búsqueda de un camino de solución a la grave crisis política, social y de violencia que sufrió el país durante el estallido social. Antes de ese hecho político, no existe una lectura única sobre el fenómeno que gatilló la crisis. Si fue una insurrección, un intento revolucionario o un clamor legítimo de demandas insatisfechas. En eso, la historia expresará distintas visiones”.

Los políticos, agregó, “independientemente del color que abrazamos, debemos sacar lecciones profundas de la historia para evitar nuevas divisiones y fracturas en la sociedad, entender de mejor forma estos fenómenos y ponernos de acuerdo en aquellas materias que demanda la ciudadanía”.

Respecto de lo que viene, planteó que “no podemos olvidar que el 78% de los chilenos se pronunció a favor de una nueva Constitución, y ese compromiso se debe cumplir para cerrar este ciclo histórico. Sin embargo, este nuevo pacto no puede ser a costa de la focalización del Gobierno en las demandas de hoy, como la gravísima crisis de inseguridad y la recesión económica que está mermando la calidad de vida de las familias chilenas”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top