Close
Radio Radio Radio Radio

Los vestigios que siguen recordando al megaterremoto en Ñuble

A 10 años del terremoto magnitud 8.8 grados Ritcher que afectó a la región de Ñuble, aún quedan huellas dejadas por la tragedia. Mientras que algunas de las comunas celebran haber culminado la etapa de reconstrucción de viviendas y obras emblemáticas tras el 27F, otras siguen en marcha con sus proyectos y a la espera de terminar este proceso que ha sido más largo de lo esperado.

Entre las obras pendientes, destacan el Liceo Industrial de Chillán y el Liceo de Yungay, ambos con una matrícula que supera los 1.000 alumnos y quienes desde hace una década cursan estudios en containers de emergencia, luego que el terremoto dejara los establecimientos inoperativos.

En el caso del Liceo de Yungay, cuenta con 33 salas de emergencia, que significaron 90 containers para su construcción, distribuidas como aulas, taller de electricidad, la biblioteca, la sala de computación, comedores, áreas administrativas entre otras. Desde hace cuatro años el municipio trabaja en el diseño de reconstrucción del liceo que se emplazará en su lugar de origen, frente a la plaza de comuna. La iniciativa contará prontamente con la Recomendación Social Favorable (RS) para que el diseño del proyecto sea financiado por el Gobierno Regional. La inversión total para la nueva obra promedia entre los $6 mil y $7 mil millones.

“El proyecto hoy en día lo que busca es la eliminación del establecimiento completo, por problemas estructurales y la normalización de las clases, acogiendo la nueva ley y extendiendo la media desde séptimo a cuarto medio”, explicó recientemente el arquitecto del Dirección de Educación Municipal (Daem) Yungay, Rodrigo Acuña.

En tanto, en el Liceo Industrial de Chillán, los más de sus 600 alumnos volverán en marzo a las 24 salas de container. La Seremi de Educación indicó que trabaja en la reconstrucción del recinto. “El año 2019 se ha avanzado bastante, finalizamos la etapa del rediseño y ahora se esta trabajando en la argumentación técnica, una consultoría que avala el rediseño que hubo que hacer por el tema de la disminución de la matrícula”, dijo María Inés Burchard, directora del establecimiento, quien destacó que posterior al terremoto, el liceo perdió la mitad de su matrícula.

En la capital de regional de Ñuble, el 27/F se registraron otros daños en escuelas. “El mega terremoto afectó preferentemente al Grupo Escolar y a los liceos Marta Brunet y Narciso Tondreau, los que fueron reparados en su oportunidad con la excepción del Internado del Narciso Tondreau, que por un tema de proyección de matrícula no se reconstruyó. En otros establecimientos se hicieron reparaciones en techumbre, muros, baños, sistema eléctrico”, señaló la Municipalidad de Chillán.

El exGrupo Escolar, recinto del que solo quedan ruinas, estaba conformado por las escuelas Barros Arana y Javiera Carrera, ubicadas en la avenida Argentina, “finalmente pasaron a constituir un solo establecimiento junto a la Escuela Los Héroes y el Liceo Narciso Tondreau”, dijo la entidad edilicia.

Obras en ejecución

En Coihueco una obra que resultó con serios daños estructurales y cuya reconstrucción continúa pendiente es el gimnasio municipal. En su ubicación actual se encuentra el Cesfam Michell Chandía Alarcón, inaugurado el año pasado y contempló una inversión superior a los $4.500 millones para obras, equipos y equipamiento.

Cabe mencionar que este terreno era uno de los pocos que cumplía con la capacidad para albergar el nuevo Cesfam, razón en la que se basó el jefe comunal y el concejo municipal para pensar en establecer el gimnasio en el terreno ubicado en la entrada del estadio municipal.

Según informó la municipalidad, a través de su departamento de Comunicaciones, el proyecto de reedificación del gimnasio municipal de Coihueco se encuentra en marcha y a la espera del RS por parte del Ministerio de Desarrollo Social.

El diseño del nuevo inmueble fue desarrollado durante los años 2018 y 2019 y en él se proyecta la construcción de 1.655 metros cuadrados que abarcan una serie de dependencias como oficina con baños, boletería, hall de acceso y kitchenette, multicancha de baby fútbol, básquetbol y voleibol, sala de musculación, escenario, bodega de material deportivo, bodega de implementación de aseo, primeros auxilios, cuatro camarines con baños para deportistas, camarín con baño para árbitro, graderías con capacidad para 608 personas, guardarropía y servicios higiénicos.

Casas patrimoniales

Si bien la mayoría de las casas patrimoniales del casco histórico que resultaron afectadas en Cobquecura, ya fueron reparadas gracias a un subsidio especial dirigido a ese tipo de viviendas, aún quedan algunos vestigios del mega sismo que son visibles en la calle principal de la comuna costera y preocupan al municipio. Levantar esa infraestructura en ruinas, aproximadamente entre 10 a 12 casas, no ha sido posible debido a trámites particulares que no han sido resueltos por los propietarios y herederos, lo que impide avanzar en su recuperación.

“Por ser zona típica, el Estado tuvo que crear por primera vez el subsidio patrimonial, por cuanto el subsidio tradicional no alcanzaba económicamente para la reconstrucción de estas viviendas del casco histórico. Dentro de otros compromisos, quedan todavía flotando algunos espacios en nuestra calle principal sin reconstruir que obedece a problemáticas de posesiones de esos terrenos que lamentablemente no se ha podido concretar hasta el día de hoy. Así también lo que quedó como alternativa, lo que iba a ser la ampliación de nuestra constanera por el lado sur hacia la playa y río Mure, lo que no hemos podido ver concretado”, explicó el alcalde Julio Fuentes.

Readecuación de proyectos

En Ránquil, el gimnasio municipal sigue siendo la deuda sin resolver tras el terremoto dado que quedó inhabilitado tras el 27/F por lo que se piensa en su demolición. Sin embargo, el impacto que dejó el movimiento telúrico fue oportunidad para redefinir la adecuación de los espacios y pensar en otras necesidades de la comuna.

Dada la cercanía de ese espacio con el municipio y por cumplir con las condiciones adecuadas, el alcalde confirmó que proyecta a futuro construir un nuevo Cesfam en ese lugar y reconstruir el gimnasio en otro punto.

“En el gimnasio hubo problemas en la techumbre, bajó el nivel de acceso a los baños, etc. Lo vamos a demoler, porque esperamos construir un Cesfam ahí. Estamos recién en el proceso, en pañales porque aún no hemos creado el código y hoy (martes) tuvimos reunión con el Servicio de Salud, quienes nos están ayudando en el diagnóstico que es bastante extenso, para fundamentar y solicitar el dinero para el diseño que bordea unos $70 millones aproximadamente. Eso también hay que postularlo al FNDR, y ahí con diseño en mano nuevamente postular”, explicó el alcalde Benito Bravo.

En el caso del gimnasio, el jefe comunal indicó que es más conveniente reconstruir este recinto en otro punto de la comuna, dado sus daños y antigüedad. “Ese gimnasio nosotros tuvimos la opción de postularlo a una reparación el año pasado por montos hasta $350 millones, pero por la Mideso se hizo un análisis con los profesionales y se estableció que no valía la pena hacer reparación, pues era más conveniente rehacerlo nuevo, porque éste era bastante antiguo”, expresó.

Esperan recursos

En términos generales alcalde de San Nicolás Víctor Toro destacó que hay huellas en la comuna que siguen recordando el impacto del 27/F. La planta de tratamiento de aguas servidas, ubicada en el sector de Puente Ñuble, la reconstrucción de la sede vecinal de Los Montes y el cierre perimetral del cementerio municipal esperan por recursos que permitan dar solución definitiva, ya que se postuló en algunos casos a fondos PMU de emergencia, sin lograr el éxito esperado.

“Tenemos una planta de tratamiento de aguas servidas en el sector Puente Ñuble, que fue dañada por el terremoto y nunca ha podido ser reparada en su plenitud, porque en su momento se informó, pero no pudimos obtener los recursos. Se hicieron unas reparaciones menores, lo que permitió que siga funcionando”, dijo el jefe comunal.

Edificios consistoriales

Desde municipio de Coelemu informaron de manera puntual, a través de su departamento de Comunicaciones, que siguen pendientes el edificio consistorial, la reposición Escuela Felipe Cubillo, el Plan Mitigación Perales y el bypass desde cementerio a Puente Itata.

De igual manera, está a la espera de ser entregado el nuevo edificio consistorial en la comuna de Trehuaco. Su alcalde, Luis Cuevas, indicó que tras el 27/F la municipalidad resultó con serios daños estructurales y también su sistema eléctrico y alcantarillado. La nueva y moderna infraestructura municipal significó una inversión de $800 millones por parte de fondos del Gobierno regional y la Subdere.

“Está en etapa final, ya se hizo la primera recepción y está en proceso de sacar las observaciones por parte de la empresa, en síntesis, estamos en el proceso de recepción. (…) Se cambió completamente, porque había una construcción muy pequeña para lo que era el edificio. La municipalidad arrendaba oficinas y teníamos una serie de construcciones aledañas, donde funcionábamos en distintos sectores. Ahora tenemos solo un edificio moderno y de tres pisos. Mientras tanto estamos funcionando en el internado básico de la comuna”, comentó.

Bomberos esperan cuartel

En tanto, en Ñiquén dos infraestructuras emblemáticas siguen reflejando los efectos del 27, se trata del cuartel de la Segunda Compañía de Bomberos de Ñiquén Estación y la iglesia Zemita.

Una parte de la infraestructura bomberil cayó producto del terremoto y la otra se pudo restaurar, mientras que en el caso del templo católico el techo no quedó en buenas condiciones y sufre filtraciones producto de la lluvia, lo que preocupa al municipio porque pone en riesgo el patrimonio de la comuna.

“Hemos estado en reuniones con el presidente nacional de Bomberos y con el Ministerio de Interior. El tema es que a nivel nacional hay una partida pendiente de $500 millones para la reconstrucción que no se había traspasado. El problema que tenía el terreno donde estaba construido el cuartel no estaba saneado y eso lo hicimos como municipio hace cuatro años, y lo que falta es que traspasen los recursos para que pueda construir. Mientras tanto los voluntarios están funcionando en un galpón de emergencia y en una mediagua”, detalló el alcalde Manuel Pino.

Recuperación de iglesia

La parroquia Nuestra Señora del Rosario, en Ninhue, fue una de las grandes pérdidas materiales que dejó el gran terremoto. A 10 años de aquél día, la iglesia tiene 85% de avance de reconstrucción gracias a las gestiones del padre Nelson Jara quien realizó las gestiones para conseguir los recursos que provienen en su mayoría de la Corporación Adveniat, los feligreses y aportes externos.

“Lo único que nos queda por recuperar es el templo parroquial que fue demolido. Los bienes municipales solo sufrieron algunas agrietarudas y solo necesitaron algunas modificaciones posteriores de cubierta y ese tipo de cosas y eso ya se recuperó”, detalló Roberto Contreras, alcalde (s) de Ninhue.

La nueva iglesia católica está emplazada en su lugar de origen, frente al paseo peatonal de la comuna, el diseño arquitectónico es diferente y más amplio. “De la antigua parroquia sólo se va a mantener lo que se usaba como campanario, que será restaurado”, agregó.

Texto: M. Meleán| S.Núñez

Foto: Mauricio Ulloa

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/