Close
Radio

Estudios que inmovilizan la gestión pública

Cuando los estudios se transforman en una norma para la gestión pública territorial, prevalecen los problemas que aquejan a las comunidades.

La Universidad Austral a través de la “formulación de condiciones bases para la estrategia regional de desarrollo de la  R e gión de Ñuble a partir de procesos participativos” de enero 2019, entregó los resultados de su participación en la posta encargada para la elaboración de la estrategia regional de desarrollo de Ñuble. En abril de 2019, la Universidad de Chile tomó el relevo para “definir lineamientos estratégicos, objetivos y acciones para el desarrollo local”, en palabras de la máxima autoridad regional, “los trabajos serán desarrollados durante 210 días por un equipo multidisciplinario de profesionales que contará con presencia en la región, en conjunto con el equipo del Gobierno Regional de Ñuble” (transcurridos 270 días, aún no se conoce la carta de navegación de la región).

Para quienes participamos activamente en las voces que pregonaban en la necesidad de otorgar la independencia administrativa de Ñuble, fuimos muy claros en señalar que, los grandes desafíos para cambiar el destino de los ñublesinos, lo tenían las nuevas autoridades del gobierno regional. El 11 de marzo de 2018 asumió el equipo responsable de los destinos de la nueva región del país.

En septiembre de 2019, la Cámara de Comercio de Chillán, con el apoyo de Cerregional, propuso al gobierno regional la creación de una zona franca agroindustrial de exportación, con el objeto de generar un poder de compra para agregar valor a la producción del empobrecido sector agrícola de la región. La respuesta de la autoridad la conocimos cinco meses después por la prensa.

A continuación, rescato parte de las respuestas de la autoridad que me deja más dudas que certezas de su real nivel de comprensión de la realidad social y económica del territorio.

“Se requiere hacer un mayor análisis de la propuesta (…)”; todavía estamos esperando que nos reciba para escucharla. “Pero uno ve los costos que puede tener (la zona franca agroindustrial)”; difícil saber dónde los vio, toda vez que los estudios disponibles no están relacionados al sector industrial. “El costo más importante es lo que deja de percibir el  F i sco por la no recaudación tributaria”; ¿y los beneficios que genera al sector agrícola de la región, al comercio, a los salarios, a la disminución de la pobreza, a la creación de empleos, etc.? “Los productos que vamos a embalar o procesar acá se van a dejar de embalar o procesar en otras regiones (…)”; sorprende su visión centralista para una autoridad que debe a buscar sinergias para desarrollar la región que dirige. “Más eficiente que una zona franca es lo que estamos haciendo hoy a través de Corfo y ProChile (…)”, difícil saberlo si lo que están haciendo aún no se implementa. Finalmente, el broche de oro: “estamos haciendo un análisis interno, y si vemos que no es suficiente, tendremos que licitar un estudio una vez que termine el estudio del Banco Mundial en marzo”; es decir, debemos esperar un estudio para comenzar otro estudio.

El tiempo se agota, en octubre se eligen los gobernadores regionales (¿más estudios?) y la región sigue al final de la tabla en sus indicadores sociales y económicos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top