Close
Radio Radio Radio Radio

Efectividad de la restricción vehicular podrá ser medida dentro de dos semanas

Cristian Cáceres

En los últimos puntos de prensa realizados por el jefe de Defensa de Ñuble, junto a la Intendencia, la Seremi de Salud y el Servicio de Salud Ñuble, que se realizan a diario para informar la situación regional de la pandemia, el grueso de las preguntas hechas por la prensa se han relacionado a la efectividad de la medida de restricción vehicular, por número de patente.

La medida que busca desincentivar la concurrencia de los chillanejos al centro, y favorecer el distanciamiento peatonal, al habilitar algunas calzadas para el tránsito de las personas, ha despertado desde curiosidad al rechazo de algunos. Pero lo cierto es que los días de lluvia que han sido la mayoría en estas últimas semanas, no ha permitido evaluar con efectividad la estrategia. Esto porque la ausencia de personas en la calle podría ser más bien consecuencia de las precipitaciones que de esta estrategia sanitaria.

De todas formas, el intendente Martín Arrau advirtió que “es una medida mixta, antes de llegar a una cuarentena o a un cordón sanitario y lo que esperamos es que nos ayude a reducir las cifras, los números de contagio”.

Su validez no tiene respaldo en la historia, porque la restricción vehicular conocida hasta hoy a puntaba a reducir la congestión vehicular en las calles y la contaminación. Nunca se había adoptado en contexto de pandemia, por lo que “al igual que todo lo que se ha estado haciendo en la medicina, con la búsqueda de vacunas para contrarrestar el Covid-19, es meramente experimental, por esa razón se requiere de un tiempo de observación tras su implementación, antes de hacer conclusiones o entregar balances”, apunta Luis Contreras, ingeniero en Tránsito y asesor de diversas empresas de locomoción pública en el país.

Mientras que Contreras dice que “lo mínimo” que se debe esperar para conocer e impacto de una estrategia como esta es una semana, para el jefe de Defensa de Ñuble, general de Ejército, Rubén Segura, puede que el tiempo mínimo sea el doble.

“No hay medida que entregue certeza absoluta”, advierte el uniformado.

Y agrega que “expertos de Carabineros señalan que se requiere de un periodo de estudio de flujo vial de a lo menos 14 días considerando dos fines de semana, para analizar los resultados obtenidos ante la restricción vehicular implementada, debiendo contrastarlo con el tránsito vial existente previo a la implementación de la medida de mitigación”.

De todas formas, plantea que  “dentro de la práctica y verificado en terreno se logra apreciar una disminución de vehículos dentro del área urbana, lo que se puede interpretar en que sí se ha dado cumplimiento por parte de la ciudadanía dentro de los horarios de restricción”.

78 infracciones al viernes

Tras un primer día de marcha blanca, dedicado más que todo a labor educativa e informativa para conductores, en el que ni siquiera hubo esos llamados “partes de cortesía”, en la segunda jornada comenzaron las multas.

Entre el miércoles 24 y el viernes 26 de junio, se habían cursado un total de 78 multas a conductores que fueron sorprendidos circulando con sus autos restringidos.

Se trata de 78 notificaciones de un universo de 365 autos sorprendidos en esta condición, entre el martes y el viernes.

Mientras que solo el día martes se realizaron 277 llamados de atención por parte de Carabineros. El único día en que el “no sabía que había restricción”, se aceptó como excusa válida.

De todas maneras, conforme al general Segura  y la información levantada en terreno, “hemos apreciado una positiva respuesta por parte de la población ante las medidas aplicadas, se puede observar una menor cantidad de peatones transitando por las calles del sector urbano, advirtiendo además un mayor espacio vial, lo que ayuda considerablemente a mantener un distanciamiento físico de al menos un metro entre personas”.

Aún así, en la calle sigue habiendo cierto grado de confusión.

Eduardo Gómez, acomodador de autos de calle 5 de Abril, dice que “es difícil saber si hay menos autos, porque como dejaron dos de las tres pistas de la calle para circular, el atochamiento es mayor y al ojo pareciera que hubiera más autos, incluso”.

Por otro lado, advierte que “la pista que dejaron para que la gente camine con mayor distancia, en los días de lluvia no las ocupa nadie, ni siquiera para hacer filas. Pero véalo usted mismo y se va a dar cuenta altiro”.

Mientras que para, Marcelo San Martín, otro cuidador, “lo que causa atochamiento es que los colectivos y los autos particulares ocupan las mismas pistas, igual que las micros. En otras ciudades eso está regulado, y hay pistas de uso exclusivo para colectivos, taxis y micros y otras para autos particulares, y casi nunca hay taco”.

Temor a micros y colectivos

Leticia Reyes vive en la Villa Emmanuel y trabaja en una óptica en el centro de Chillán. “Y el día en que me toque restricción, voy a hacer lo mismo que hace una vecina que trabaja en la Universidad de Concepción, me voy a comprar uno de estos trajes de agua, amarillos, y me voy a ir caminando, pero cero posibilidades que me suba a un colectivo. A lo mejor a una micro, si es que van pocas personas, pero a un colectivo ni muerta”, comenta.

En efecto, en las redes sociales los chillanejos han manifestado cierto temor a que la restricción aumente la cantidad de personas usando locomoción colectiva para llegar al centro.

Ante esto, el general Segura dice que “las personas no deben tener temor. Todo lo que se está haciendo es para protegerlos; son medidas excepcionales, que llamamos a cooperar porque lo que está en juego es la vida de las personas. Comprendo la frustración. Ninguna de las medidas es popular, porque todas restringen algo. No obstante, nos encontramos en una situación excepcional, estamos en una pandemia mundial y nuestro interés está en evitar que las personas se enfermen”.

Ahora, con la restricción vehicular ha aumentado la fiscalización de locomoción colectiva, tanto a conductores como pasajeros, verificando el uso de los elementos mínimos preventivos como mascarillas, guantes o antiparras.

Cambio en los horarios

Finalmente, desde la intendencia, se informó que como manera de evitar que las personas que viven lejos del centro y deben venir a trabajar, se modificaron los horarios de vigencia de las restricciones.

En adelante comenzará a regir desde las 09.00 de la mañana, hasta las 17.00 horas. “Y es deber de cada uno saber qué días les toca restricción”, cerró el intendente.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/