Quinchamalí estrenará mural con su historia agro-alfarera

Por: Carla Aliaga Fotografía: La Discusión 09:15 PM 2017-01-24

Tradición que se traspasa por generaciones, en manos de alfareras que son el verdadero tesoro vivo de Quinchamalí, es lo que se resaltará en la versión XXVII de la Feria de la Greda.

Tal como informó en el lanzamiento de la actividad la presidenta provisoria de la Unión de Artesanos de Quinchamalí, Victorina Gallegos, el público que asista al evento este fin de semana podrá aprender cómo se confeccionan las piezas de interés mundial. “En total serán cerca de 15 alfareras, las que no solo estarán exponiendo, sino también demostrando cómo se hace el trabajo y todo el proceso hasta tener una pieza terminada”, explicó.

Según detalló el alcalde Sergio Zarzar, Quinchamalí es un lugar “prodigio para nuestro país, donde está la mano artística, la creatividad, fundamentalmente de la mujer y algunos hombres que han escrito no solo una leyenda, sino que una historia en relación de cómo se puede trabajar nuestra tierra”.

Toda una semana de actividades es lo que traerá la versión XXVII del evento organizado por la Unión de Artesanos de Quinchamalí junto a la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Chillán, apoyado por el Programa “Quiero Mi Barrio”.

“Construye tu cacharro”
Durante nueve días las actividades se desarrollarán en el centro de eventos de la localidad (Camino Real) desde este sábado 28 de enero hasta el próximo domingo 5 de febrero, desde las 9.00 hasta pasadas las 21.00 horas.

La jefa del programa “Quiero mi Barrio” de Quinchamalí por parte del municipio, Doris Rivas, destacó el concurso “Construye tu cacharro”, entre otras entretenidas instancias, que consisten en tardes recreativas, especiales audiovisuales, “mateadas”, comidas típicas y muchas sorpresas. 

Mural histórico
Otro punto clave  será la entrega del mural histórico pintado en el lugar por el artista de la cooperativa Nómada Sur (consultora a cargo del libro y documental Historia de Barrio), Pablo Placencia, quien destacó la finalización de un trabajo que recogerá lo más representativo de Quinchamalí: su vocación agro alfarera.

“Para ejecutar este trabajo primero nos reunimos con los niños y niñas de la Escuela de Quinchamalí para que nos hablaran sobre  lo más representativo del barrio, y luego vimos todo esto con los dirigentes. Se habla del pasado ligado al ferrocarril y otros elementos representativos del barrio”, puntualizó Placencia.

Comentarios