Historias de solidaridad se toman la Navidad en la provincia

Por: 04:15 PM 2016-12-24

En distintos puntos de la provincia se viven durante estas fechas diferentes gestos para alegrar a todos aquellos quienes, por alguna u otra razón, no puede disfrutan como corresponde de la Navidad.

Revisa a continuación algunas de las iniciativas lideradas por ñublensinos:

Carabineros “ayudantes de Santa”

Una bondadosa acción protagonizaron los uniformados de la Segunda Comisaría de Carabineros de Chillán, quienes durante los días previos a Navidad entregaron obsequios a los niños de diferentes sectores. Cinco funcionarios, quienes asumieron el rol de ayudantes del “Viejito Pascuero”, llegaron en una camioneta cargada con 50 juguetes para los menores de hasta 10 años pertenecientes a las localidades de Oro Verde, Malloa y camino a Pinto. 

Sorpresa causó el gesto navideño, que sacó sonrisas entre los menores y las agradecidas familias que valoraron la labor de los uniformados. “Ellos estaban sorprendidos y felices, no lo podían creer, de hecho nos preguntaron si éramos carabineros. Nosotros les preguntamos que si se había portado bien y les entregamos los regalos como ayudantes del ‘Viejito Pascuero’, ya que llegaron con gorritos”, dijo la subcomisario administrativo, teniente Bárbara Muñoz, a LaDiscusión.cl

Cena para personas en situación de calle

Al aire libre y frente a la parroquia San Vicente se hizo una especial cena de Navidad para las personas en situación de calle.  La iniciativa es gestada año a año por la agrupación local “Cuenta Conmigo”, quienes empapándose del espíritu de solidaridad prepararon todo para compartir una velada donde el ingrediente principal fue el cariño.

“A ellos les tenemos mucho cariño, en esta oportunidad les hicimos pollito asado y papitas mayo y le entregamos un regalito de acuerdo a lo que se pudo. La idea fue compartir con ellos, reírnos y pasar un rato agradable para que tuvieran una noche bonita”, dijo a LA DISCUSIÓN Lorena Pedreros”, integrante de la agrupación local.
Esta cena navideña, efectuada la noche del jueves 22 de diciembre, también fue compartida con más personas que viven en esta situación. De esta forma la segunda parte de la velada navideña se materializó en las cercanías del mercado de Chillán,  a las 22.30 horas.

Grupo de amigos festejó en sector rural

Cada año durante estas fechas un grupo de amigos de la ciudad se reúne para realizar una Fiesta de Navidad para niños y niñas que viven en un sector rural. Se trata de alumnos y alumnas de la escuela básica Antonio Machado, que crecen alejados del centro de Chillán por 25 kilómetros, en Quinquehua, camino a Nahueltoro, en un ambiente altamente vulnerable.

Esta historia de solidaridad comenzó el  año 2012, donde se le pudo dar alegría a niños de prekínder y kínder. Al año siguiente más personas se hicieron partícipes de esta iniciativa, por lo que se pudo realizar una fiesta en la que participaron niñas y niñas desde la prebásica hasta octavo año.

Hoy son 129 las personitas que sueñan y esperan con ansias este día, donde pueden compartir un momento agradable de la mano de juegos infantiles, obras de teatro, regalos y música. Destacó la puesta en escena del Coro Ultraestación, que compartió junto a los pequeños un  repertorio navideño.

Tribu de mamás comparte en hogar de niños

“Todo comenzó con la idea de ir a dejar ropa a un hogar en donde tuvieran bebés recién nacidos”, cuenta Vanessa González, gestora de la iniciativa. Recomendada por una trabajadora social llegó al hogar de niños “Nuestra Señora de la Esperanza”.

Después de llamar y hacer las averiguaciones correspondientes, Vannesa se puso en contacto con Carla través del Facebook Tribu de padres. Hicieron la primera visita juntas y al ver la alegría de los pequeños decidieron continuar con esta iniciativa, a la que se fueron sumando con el tiempo diversas personas y emprendedores locales.

Así esta “tribu” de madres tuvo la idea de ayudar y hacer algo distinto, para entregarle el entusiasmo de la magia navideña a estos pequeños, a quienes han apadrinado realizando una convivencia con la entrega de regalos, entre otras sorpresas.

“Creo y estoy convencida que hacer felices a estos niños es muy fácil. Es que con tan solo acompañarlos y hacerles pasar un momento distinto para ellos es lo máximo”, dijeron.

Comentarios