Carpeta con confesión de sacerdotes homosexuales fue destruida

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Víctor Orellana 09:50 PM 2018-06-29

2009 fue el homicidio del sacerdote Cristian Fernández Fletá.

Luego que en 2014 LA DISCUSIÓN averiguara, a través de fuentes en off the record, que de los 16 sacerdotes entrevistados por la PDI en el marco de las investigaciones por el homicidio del cura Cristian Fernández Fletá, en 2009, ocho confesaran ser homosexuales y participar de fiestas en ese contexto, el interés por acceder a esa información no ha sido solo de la prensa local y nacional, sino que hasta del propio obispo de Chillán, Carlos Pellegrin, quien ha pedido, de manera infructuosa, acceder a esos archivos.

Una posibilidad de llegar a esa información era entrar a la carpeta por la puerta de la defensa. Giovanni Gotelli, abogado que defendió al único acusado del caso (José Cartes) quien fue absuelto por unanimidad, era interviniente oficial. “Me vinieron a preguntar lo mismo de varios medios así que pedí una copia de la carpeta al Ministerio Público”, dijo.

La respuesta llegó por correo y decía lo siguiente: “estimado colega, le informamos que lamentablemente la carpeta que usted ha solicitado fue destruida conforme a los protocolos internos que dicen relación con las investigaciones que han sido declaradas como cerradas”.

El obispo de Chillán sostiene que fueron al menos tres las oportunidades en que pidió formalmente la carpeta de investigación para dar con los nombres y colaborar, de esa manera, con los lineamientos actuales del Vaticano de “limpiar” la Iglesia chilena de curas envueltos en delitos de abusos y violaciones a menores y de los escándalos sexuales que la han afectado.

“Pero siempre se me negó el acceso, porque me decían que yo no era parte interviniente en el caso”, ha explicado la autoridad eclesiástica chillaneja.

Enterado de que en estos años ha estado pidiendo algo que ya ni existe, el obispo Pellegrin dijo a LA DISCUSIÓN que “me parece un tema gravísimo, solo queda preguntar por qué antecedentes de ese tipo pueden desaparecer”.

Uno de los factores que más preocupa a la autoridad eclesiástica es que se trunque y quede en nada el esfuerzo que han hecho por dar con los nombres de estos ocho sacerdotes. “Esto pone en el tapete una vez más este tema, pero por otro lado debo insistir en que yo jamás recibí ninguna información oficial al respecto, y como lo he dicho en reiteradas ocasiones, nunca tuve acceso a esos documentos”.

Pedirán cambiar protocolo

La destrucción del material fue confirmada por la Fiscalía Regional, a través de su canal de comunicaciones.

“Existe un protocolo de la Fiscalía a nivel nacional que dice que las carpetas de investigaciones que ya se declararon cerradas (como en el caso del homicidio de Fernández), pasado una cierta cantidad de años se destruyen por una razón práctica, y es que no hay espacio para mantenerlas”, explicaron.

Al respecto el senador Felipe Harboe, quien fue subsecretario del Interior, dijo que “es a estas alturas algo fuera de toda lógica que se destruyan carpetas de investigación, considerando que estamos en plena era de la digitalización y las reparticiones públicas deben estar al día con las tecnologías”.

El parlamentario aclaró que no requiere la creación o la modificación de una ley para cambiar estos protocolos internos del Ministerio Público y que hacen referencia a la destrucción de las carpetas de investigaciones cerradas pasado los cinco años.

“Creo que es necesario plantear formalmente al Ministerio Público que a través de un instructivo interno ordene a todas las fiscalías del país que digitalicen los archivos de investigación, sobre todo cuando contienen información valiosa y que pueden ayudar a esclarecer o el mismo caso ante una nueva prueba, o a resolver otros, como lo que hoy está sucediendo con los casos de abusos al interior de la Iglesia en Chile”, afirmó.

Comentarios