El origen ñublensino del “chileno más peligroso” del mundo

Por: Nicole Contreras Fotografía: Agencia Uno 10:10 PM 2018-01-20

Richard Riquelme Vega (44), el “chileno más peligroso del mundo” estaba en la veintena cuando en la antigua discoteque Cielos, propiedad de sus padres, se presentaba Adrián y los Dados Negros. Al evento fueron invitados un grupo de italianos, con quienes sus progenitores hacían negocios. Después del show, para los hombres de la familia y los socios, la fiesta continuó en la casa de uno de ellos, quien les vendía alcohol traído desde Argentina. 

Nadie puede asegurar si “Ricardito” como le apodaban sus padres, estaba presente, o se encontraba en Holanda, país al que será extraditado por la “presunta comisión de los delitos de contrabando de drogas duras, blanqueo de dinero, pertenencia a organización criminal y posesión de armas ilegales”, según se explicó en la audiencia se extradición realizada esta semana. Algo ocurrió en esa casa, lo que según cercanos a la familia,  podría ser el indicio de su fama y prontuario posterior. 

Los Riquelme Vega son exiliados políticos, quienes recibieron asilo en Holanda y se quedaron a vivir allí por más de dos décadas, hasta que en los 90 decidieron regresar a Chile para convertirse en propietarios del complejo turístico Reymar, ubicado en el kilómetro 8 camino a Pinto, de cuya sociedad de inversiones también forma parte Richard. 

Un par de años después, en 1997, Riquelme iniciaba su extenso expediente en el extranjero -no presenta acusaciones en Chile-  siendo condenado a 11 años de cárcel en Alemania, por transporte de drogas. Él dijo que todo había sido producto de la mala decisión de acompañar a unos amigos, ya que era el único que hablaba alemán. Y es que su habilidad para hablar diferentes idiomas sería la herramienta que le permitiría desarrollar negocios por todo el continente europeo y en Dubai, y ser el presunto líder de una “organización criminal que se hace culpable del tráfico de cocaína, la preparación de asesinatos, posesión de armas y blanqueo de dinero”, de acuerdo a lo revelado en la audiencia donde se vio su extradición. 

Un familiar cercano lo recuerda como “un niño inteligente y despierto” que llegó a los pocos años de vida a las afueras de Amsterdam y en corto tiempo aprendió el holandés, para ayudar a traducir las noticias de la televisión a su abuela materna, quien los acompañó al exilio. A pesar de vivir en el centro de la ciudad y ellos en la periferia, la visitaban regularmente casi todos los fines de semana. Allí, aparte de su labor como traductor, disfrutaba de leer las revistas de caricaturas y jugar a las bolitas en la cocina de su abuela. 

Maletines con divisas extranjeras, joyas, autos Mercedes del año, relojes Cartier que incluso usaban los empleados, son los recuerdos de las personas que tuvieron acceso al cerrado clan familiar. Un accesorio era especialmente llamativo: el lagarto de oro que colgaba del cuello de la madre de Richard, que tenía dos piedras brillantes en sus ojos. Precisamente  la familia materna del denominado “Rico”, es la que tiene sus orígenes en la Región de Ñuble, razón por la que decidieron invertir en la zona. 

De la pobreza a la riqueza

Más de 70 años atrás la vida era otra, sin lujos. El abuelo materno de Riquelme vivía en San Miguel, un sector de la comuna de San Ignacio. Los vecinos recuerdan cómo giraba la manivela de su máquina de helados para llevar el sustento a su familia. Junto a su esposa vendían todo tipo de golosinas en el pueblo, donde son recordados como “gente humilde”. De su abuela aún no olvidan cómo sacaba lápices y gomas en la escuela, y la maestra la castigaba pidiéndole que se pusiera de pie frente a la pizarra durante toda la clase. La familia tenía un terreno en el que hoy se sitúa la villa  Mario Poblete.

A fines de los 60 uno de los hermanos mayores decidió ir a trabajar a la mina El Teniente, en Caletones, cerca de Rancagua. Para entonces la familia ya participaba en las campañas del Partido Socialista, lo que a futuro significaría su petición de exilio. Gracias a su hermano, Rosa consiguió un trabajo como cajera en la empresa. Allí conoció a su marido, Ricardo Riquelme, quien tenía una panadería en Sewell, localidad cercana a Caletones, que proveía de pan a los mineros.

Según su declaración en la audiencia, Richard tenía solo seis años cuando llegó a Holanda junto a su hermana Angélica y sus padres, quienes regresaron en el año 95 con un capital que les permitió invertir en el negocio de la entretención. De sus 44 años, Richard declara no haber pasado más de siete en el país. Solía frecuentar el complejo turístico en verano y practicar natación en las piscinas temperadas del restaurant El Pinar. Las personas que se cruzaron con él lo recuerdan como un muchacho “normal”, que “solía pasar desapercibido”.

Al “chileno más buscado” también se le acusa, según  la audiencia de extradición,  de participar en el asesinato de Samir Bouyakhirichan, conocido como Scarface y “como gestor de un embarque internacional de cocaína desde la República de Ecuador a la ciudad de Rotterdam”. También en el mismo documento se le adjudica encargar otros presuntos asesinatos, perpetrados por ex militares yugoslavos y estar vinculado con la banda Mocro War, mafia marroquí que colgó la cabeza de un miembro de un clan enemigo en la ventana de un café de Amsterdam. Vehículos con armamentos, cajas con dinero en efectivo y con droga, fueron algunas de sus posesiones incautadas por la justicia holandesa en 2016. El 19 de octubre de 2017 fue solicitada su extradición. De todos los cargos él se declara inocente.

Riquelme fue detenido el 24 de octubre por el OS-7 de Carabineros en una de las suites más caras de un hotel en Vitacura, acompañado por su pareja, rodeado de celulares y 36 millones de euros en efectivo. Los días anteriores a su detención cambiaba de auto cada dos días. Sus padres viajaron a Santiago para acompañarlo. Su madre se encuentra en mal estado de salud, debido a problemas pulmonares.

“No queremos hablar con el diario, porque confiamos en la justicia”, dijo una familiar abordada por LA DISCUSIÓN esta semana, sin entregar detalles. 

Comentarios