Fusiones de escuelas: una realidad incómoda

Por: Edgar Brizuela 11:25 AM 2017-07-02

La fusión de escuelas es el próximo paso que debe dar la Municipalidad de Chillán. Pero es una realidad que se trata de esconder y posponer artificialmente utilizando argumentos que no parecen tener sustento técnico, privilegiándose temas subjetivos como la protección de “comunidades escolares” que sin embargo ocupan en algunos casos recintos deteriorados que no pasarían revisiones de la Superintendencia de Educación. Probablemente, las fusiones se producirán más por la fuerza de los hechos que por el convencimiento de las autoridades, en especial de concejales que hasta ahora han rechazado las integraciones de escuelas cercanas entre sí. 

La municipalidad tiene la posibilidad de avanzar en el cierre de al menos cuatro escuelas urbanas con baja matrícula y deficientes en infraestructura y mezclarlas con otras que poseen mejores edificaciones y en algunos casos una cantidad de estudiantes superior o muy similar. Entre las opciones que baraja la municipalidad se cuentan las fusiones de las escuelas Amalia Saavedra con Portugal; El Tejar con José María Caro; Israel con Rosita O’Higgins o el futuro Grupo Escolar de Collín y Quilamapu con Reyes de España.

Se suma la integración de Los Héroes con el Grupo Escolar (que funciona en el Liceo de Hombres) con la Escuela Gabriela Mistral eventualmente y la parvularia Federico Froebel. Hasta ahora, los directores que se han mostrado a favor son la de Los Héroes, Verónica Palacios Inzunza, y el del Grupo Escolar, Mario Mena, conscientes de que juntos darían forma a una escuela potenciada y con una infrastructura moderna.

El resto de los directores evita hablar del tema, amparados en instrucciones emanadas desde el Daem, que hasta ahora ha tenido una actitud ambivalente y poco clara sobre el tema, que surgió desde el interior de ese organismo hace unos cuatro años y que el año pasado fue confirmado por un estudio de Red desarrollado por una empresa externa. La entidad se enfrenta a un sistema que genera gastos enormes y que requiere cada año más de $2.000 millones como traspasos desde el municipio. Además, posee una dotación de unos 900 profesores, habilitada para trabajar con unos 20.000 alumnos, pero que solo atiende a los 10.000 que tiene en la actualidad la red de escuelas, lo que da una tasa de aproximadamente 11 estudiantes por profesor.

En estas condiciones, los concejales se han abierto a estudiar las fusiones. Sin ir más lejos, la presidenta de la Comisión Educación, Brígida Hormazábal, espera que el Daem logre un consenso entre los recintos que pueden ser unificados de tal manera que en una próxima reunión lleguen con compromisos formales. El tema debe ser analizado durante este año, pues se pretende que las fusiones se concreten a partir del 2018, por lo que en el próximo Padem debiera quedar establecido el destino de los recintos que serían cerrados definitivamente.

Hormazábal señaló que “el Daem tiene que desarollar las conversaciones entre colegios para ver la disposición que tienen para avanzar hacia la fusión de las escuelas” que tienen condiciones precarias de infraestructura y baja matrícula. Dependiendo de los contactos que promueve el Daem, se realizarán reuniones de la comisión del mismo nombre durante las próximas semanas. La idea es que los directores tengan tan buena disposición como la tuvieron los de Los Héroes y el Grupo Escolar, que se fusionarían.

Durante las reuniones realizadas a la fecha ha quedado medianamente claro que la municipalidad tendría que potenciar en el sector poniente la Escuela Portugal, mientras que la Amalia Saavedra, tras ser desocupada, podría dar paso a un parque, y el sitio albergar canchas deportivas para la comunidad escolar. Pocos dudan que existen establecimientos que tienen pocas oportunidades de prosperar en el futuro, por la baja matrícula que ostentan y porque la mala calidad de sus dependencias no pasarían la fiscalización de la Superintendencia de Educación.

Aparentemente, el cierre de algunas es cosa de tiempo y si no lo lleva a cabo la municipalidad podría ser asumido por las entidades que las controlarán en el futuro, cuando ocurra la desmunicipalización . Desde el Daem se indicó que “la fusión de escuelas es una sugerencia que apareció en el Estudio de Red que licitó el Daem. Dichas sugerencias deben ser vistas por todos los actores, en este caso, el Concejo Municipal, el Daem, directores, establecimientos, padres y apoderados, para tomar una decisión. A la fecha, las autoridades aún no han discutido el tema, por lo que el tema de la fusión hasta este momento no es efectivo”. 

Justamente, mientras el tema no sea discutido no pasa de ser una sugerencia, pero lo que es efectivo es que durante este año la temática será analizada en reuniones de comisión Educación, al interior de escuelas y dentro del Daem. Desde algunas unidades educacionales consultadas, existe cierto temor porque la amenaza de la fusión que comenzó a manifestarse hace unos años termine siendo una incómoda realidad que afecte a docentes y auxiliaries de la educación, lo que no ha podido ser descartado del todo.

El estudio

En las proyecciones que realizaron los profesionales de la consultora queda de manifiesto, en función de análisis estadísticos, demográficos y modelamientos de la demanda esperada, que la mayoría de los establecimientos de Chillán seguirá disminuyendo la cantidad de escolares en sus aulas, lo que se acrecentará con el eventual traspaso de los séptimos y octavos básicos a los liceos en el futuro. En el estudio municipal que sugiere las fusione se lee claramente que las escuelas Israel y Rosita O’Higgins deberán unificarse. En este caso, se produciría un traspaso desde la primera a la segunda “considerando el mal estado de la Escuela D-232 (Israel), así como también la cercanía existente entre ambos establecimientos (0,45 km.) y la similitud entre su población objetivo, proyectándose en conjunto un total de 280 matrículas en el año 2026”.

Además, el informe pone de manifiesto que sería recomendable el “traslado de matrículas desde la Escuela D-253 El Tejar hacia la Escuela Cardenal José María Caro, considerando la cercanía entre ambas (0,7 km.) y la similitud entre su población objetivo, proyectándose un total de 238 matrículas en 2026”.

Igualmente, los alumnos de la Escuela E-210 Amalia Saavedra deberían ser derivados hacia la Escuela F-229 República de Portugal, dada la cercanía (1,2 kms.) y la similitud entre su población objetivo, proyectándose en conjunto un total de 131 matrículas en el año 2026.

Finalmente se plantea el cierre de la Escuela F-224 Quilamapu, cuya matrícula sería desplazada a la Escuela E-254 Reyes de España, considerando su cercanía (0,78 km.) y a que comparten similares intereses, con lo que se formaría un recinto para 640 escolares.

Comentarios