¿Quién dijo que ellas no podían practicarlo?

Por: R.Oses /C.Díaz Fotografía: V.Orellana/Archivos 09:15 PM 2017-05-13

Una boxeadora, una karateca, una piloto de automovilismo y una incansable exponente del trail running. Todas confirman el empoderamiento de la mujer ñublensina en deportes dominados por los hombres.

Ninoska Abarca, piloto 

“Actualmente hay mujeres en el rally que son navegantes, por lo que para mí tampoco tenía mucha gracia ser piloteada por un nombre. Quería insertar más a la mujer y demostrar que podía estar en este deporte, por lo que decidí formar una dupla femenina”, explica.

Categórica es Ninoska Abarca (26), quien desde septiembre del 2016 comenzó su incursión en el rally a nivel regional, primero como navegante, y ya desde el presente año como piloto en un binomio femenino junto a su amiga Valeria Jara (28).

Su vínculo con el mundo motor nace inculcado por su propio padre, subiéndose por primera vez a una moto a los cuatro años, y hoy viviendo una experiencia que la tiene muy contenta y que cada vez le motiva más.

“Hasta la hora estoy muy contenta. Lo que más me llamaba la atención era el que en su mayoría hayan sido hombres los que fueran relacionados con el rally. Quería demostrar que no hay ningún impedimento para que las mujeres lo podamos practicar, solamente por un tema de gusto”, precisa la chillaneja, quien agrega que nunca consideró privarse de conducir, “porque supuestamente es de hombres”.

En rigor su actual pareja y piloto de rally local, Rafael Cerda, le mostró el deporte, que la dejó maravillada, asumiendo que “yo quería ser piloto al tiro” (ríe).

Ninoska estuvo como navegante tres fechas del Rally Bío Bío en su versión 2016, y actualmente en el 2017 ya suma dos como piloto, recibiendo buenas críticas de parte del resto de los competidores, en un ambiente que, asegura, ya no tiene prejuicios alguno hacia su género.

“Cada vez me siento más motivada al correr. Nunca han hecho diferencias con nosotras y nos integran como participantes más”, sentencia.

Daniela San Martín, boxeadora

Menuda, delicada, alegre y simpática. Pocos se imaginarían que la alumna de cuarto medio del Colegio Concepción, de 17 años, Daniela San Martín, fue la única exponente femenina que se subió al ring en la pasada velada de boxeo del Club Olimpo.

“Desde pequeña siempre me llamó la atención, la verdad, veía a mis primos cuando pequeños y yo los acompañaba, hasta que un día, ya después de meditarlo,  me decidí y empecé a buscar lugares para entrenar, llegando finalmente al Club Olimpo”, cuenta la deportista, que tuvo que superar las críticas iniciales por practicar un deporte dominado por hombres.

“Al principio hubo ciertas críticas hacia mi persona por practicar este deporte, como que me iba a volver más bruta, en resumen un “marimacho”,  pero hay que simplemente ignorar si al final uno sabe lo que es y lo que no”, argumenta, antes de explicar su pasión por el boxeo.

“Lo encuentro un deporte muy completo, el tema de superación personal, la adrenalina de subirse al ring, la sensación de satisfacción por haber ganado, la motivación de volver a intentarlo, simplemente me encanta”, detalla.

Daniela cree que cada vez las mujeres están demostrando “ser mejor que los hombres” en varios deportes.

Sobre su estilo, es enfática: “me considero una boxeadora rápida, con fuerza, buenos reflejos, aunque siempre se puede mejorar”.

Su meta es mejorar la técnica, controlar la frustración y llegar a ser una boxeadora destacada. Quiere brillar a nivel nacional y clama por el desarrollo del boxeo en las universidades.

Confirma por qué una mujer, lejos de los prejuicios, debe practicar boxeo: “les preguntaría, simplemente, ¿por qué no? ¿Qué me lo impide? Sinceramente creo que hay que liberarse de la idea de que la práctica de cierto deporte depende de tu sexo”.
 

María Paz Navarro, karateka

La sonrisa de María Paz Navarro ilumina.Pero en el tatami la cambia por una mirada penetrante para golpear en el momento preciso.Tras pasar por varias disciplinas, a los 10 años descubrió el karate y se enamoró de este arte marcial tras ganar su primera medalla.

Su ingreso a un deporte rudo dominado por hombres derribó prejuicios.

“La gente se impresiona un poco, porque dicen que soy muy femenina para el deporte, que no se me nota que hago karate y la verdad no ando contando que hago karate. Creo que no es necesario para la gente que no me conoce, pero más que discriminación, las personas se impactan. Es bueno para que se den cuenta que las deportistas no somos masculinas como lo piensa la mayoría”, reflexiona quien se fue entusiasmando en el tatami después de acumular triunfos.

Su visión sobre la irrupción del poder femenino en el deporte es enfática. “Por supuesto que las mujeres se han ganado un espacio, de hecho,  bueno aquí en las regiones no es tan masivo como en Santiago,  pero de a poco están llegando e integrándose mujeres a los deportes, motivándose y eso es lo mejor. Actualmente hay muchas karatecas a lo largo de Chile. Y nos hemos ganado nuestro espacio y respeto, ya que el equipo femenino de la selección nacional tiene muy buenos resultados a nivel nacional, incluso mejor que los hombres en algunas ocasiones”, resalta.

A nivel competitivo su meta es ser campeona Panamericana.

“Creo que he cumplido todas mis metas en su debido período y ritmo, no es fácil competir en un deporte individual y de contacto, creo que eso es lo que a la mayoría le juega en contra, la presión, ya sea para ganar o perder, recae solo en ti y eso lo hace difícil y aún tengo más metas y ganas de continuar. Pero creo que mi meta es salir campeona a nivel panamericano y por qué no puede ser mundial”, lanza.

Sobre los machistas que se oponen a la presencia femenina en el karate, asegura: “hasta el momento no he escuchado a nadie decir eso o por lo menos frente a mí, pero creo que las personas que dicen eso es más que nada por un tema de ignorancia, ya que no conocen el deporte en realidad, ni a las deportistas que lo practicamos, porque si se informaran quedarían encantados, estoy segura”.

¿Su sueño?  “Ser campeona de campeonas a nivel internacional con la selección antes de colgar los guantes”, anuncia.

Catalina Alegría, runner

Ya ha recorrido casi todo Chile con sus cumbres y desniveles, bajo la practica del trail running, y también en justas a nivel internacional.

Se trata de la chillaneja Catalina Alegría (28), quien ha sabido de dulce y agraz en el desarrollo de su pasión deportiva, precisamente por el hecho de ser mujer, específicamente a la hora de entrenar.

“El hecho de entrenar es una de las cosas que se nos hacen más difíciles. Ejemplo: para un hombre es llegar y meterse al cerro, y él va correr el riesgo que lo asalten. Pero para una mujer también está el riesgo que las manoseen, violen, no sé. A mí por ejemplo ya me pasaron experiencias así, incluyendo una en Chillán, y decidí nunca más salir a correr sola a un cerro. Y el día que nadie me pueda acompañar, no puedo entrenar así”, ejemplifica quien aclara no se trata de hacerse las sufridas, pero sí son puntos que se dejan ver como complicaciones para las mujeres en el deporte outdoor.

Alegría, quien fue tercera en damas subiendo el Machu Picchu (100 kms.) en 16 horas y 10 minutos en marzo de este año, apunta que también hay un prejuicio de parte de algunos hombres hacia ellas como género, donde dicen “que para las mujeres es más fácil ganar porque son menos compitiendo”.

“Pero somos menos por algo. No estamos tan preparadas físicamente como los hombres, lo que al final es una mochila para nosotras. Además que nos afecta el ciclo menstrual y un montón de cosas que a los hombres no”, profundiza Alegría, quien sostiene que actualmente “cada vez somos más, y la mujer tiene además harta cabeza y poder mental. No es mi caso muchas veces (ríe), pero la mayoría sí son fuertes en ese punto”.

A comienzos de mayo la chillaneja se adentró a competir en las puertas del Amazonas, en Bañados de Agua Santa,  en Ecuador, lugar donde lamentablemente llegó hasta la mitad de la competencia, afectada por un edema en el hueso de uno de sus tobillos, por no recuperarse del todo bien de lo hecho en Perú. Ahora entra en un receso de unas semanas para no hacer crónica su lesión.

Actualmente el team que integra la corredora Ferrari Trail Team tiene a cuatro mujeres y una treintena de hombres, donde aclara que se apuntó  ahí “por un tema de rendimiento”.

Originalmente el trail running era muy marcado para hombres, pero actualmente son muchas las mujeres que lo practican y muestran un gran nivel como Alegría.

Comentarios